Reportaje

GAMEFEST: probado Silent Hill Downpour

Por Sergio Gracia
-

Otra de las interesantes novedades que podremos probar en GAMEFEST 2011 es Silent Hill Downpour, sobre todo para todos los fans de la saga que esperan con ansias una nueva entrega 'como mandan los cánones'. ¿Lo conseguirá éste Downpour? Bueno, eso os toca a vosotros juzgarlo, pero nosotros intentaremos daros algunos detalles para que sepáis qué esperar.

En la demo que podemos probar en GAMEFEST 2011 nos encontramos en una extraña mina, en lo más profundo de la tierra. La oscuridad de los pasadizos y túneles y las paredes de roca humedecida ofrecen un buen escenario para llevarnos unos cuantos sustos, y vaya si nos los llevaremos. Como viene siendo habitual, se nos presentarán una serie de puzzles que deberemos resolver para poder avanzar. No son complicados, y no deberían llevarnos más de un par de minutos en resolverlos.

Al principio estaremos en una penumbra casi total, sólo obtendremos luz de algunos focos colocados en las principales instalaciones de la mina. No será hasta que encontremos un zippo cuando podamos alumbrar nuestro propio camino. Ahora bien, no siempre es recomendable llevar el mechero fuera, ya que ni nos permite correr, ni empuñar un arma y, lo que es aún más agobiante, nos limita mucho la visón frontal (únicamente iluminará un radio muy pequeño alrededor nuestra).

¿Que si hay armas? Pues claro, y nos harán falta en más de una ocasión. Podremos recoger palos, cuchillos, sillas, picos, hachas... todo ello para librarnos del enemigo de turno después de habernos llevado un susto de infarto. En los combates será necesario estudiar mínimamente el patrón de ataque del monstruo, pues eso de aporrear los botones como un loco no dará el mejor de los resultados.

Una de las grandes mejoras es, sin duda, la posibilidad de mirar a nuestra espalda sin tener que girarnos por completo, aunque con el miedo en el cuerpo probablemente nos encontremos abusando del botón y mirando 'cada dos por tres' hacia atrás, lo que resulta bastante divertido.

Lecturas recomendadas