Reportaje

Gameplay e impresiones de Super Mario Odyssey para Nintendo Switch

Por Elizabeth López
-

Nos subimos a bordo de la Odyssey en el showroom de Nintendo en Madrid para perdernos por algunos de los mundos de Super Mario Odyssey, el nuevo sandbox de Nintendo protagonizado por el bigotudo más famoso de los videojuegos. Jugarlo de nuevo nos ha convencido aun más de que estamos ante un duro competidor para Zelda Breath of the Wild, destinado a convertirse en el mejor juego de 2017.

Parece mentira que haya pasado ya casi un año desde que vimos el primer tráiler publicado por Nintendo con el que la compañía presentó en sociedad a Nintendo Switch, conocida hasta entonces como Nintendo NX. Menos de cuatro minutos necesitó la Gran N para causar un gran revuelo y generar una gran expectación por su nueva consola. Y es que no era para menos como hemos podido comprobar. 

En aquel vídeo, pudimos ver algunos de los títulos, tanto exclusivos como de third parties, que ya están disponibles en la consola como Mario Kart 8 Deluxe o Splatoon 2. Pero si hubo un juego irreconocible en dicho vídeo ese era Super Mario Odyssey, conocido hasta su presentación oficial como el "Super Mario de Nintendo Switch". Tan solo unos segundos de gameplay vistos en un televisor fueron más que suficientes para esperar con ganas la presentación de ese nuevo juego que parecía ser un sandbox con un mundo repleto de motivos mexicanos y que, para colmo, podría tratarse del sucesor de juegos tan sobresalientes y revolucionarios como Super Mario 64 o Super Mario Sunshine. Y, por suerte, no tuvimos que esperar mucho tiempo para verla y confirmar nuestras sospechas.

A principios de año, la Gran N realizó un Nintendo Direct que pasará a la historia, pues se convirtió en toda una declaración de intenciones por parte de la compañía, que prometía haber tomado nota de los errores del pasado y escuchar con atención a los jugadores. Para demostrarlo, no solo ofreció una cantidad considerable de detalles de Nintendo Switch, consola que vio la luz tan solo dos meses después, sino que presentó, no solo algunos de los juegos que formarían parte del catálogo de la consola este mismo año, sino de los venideros. Por suerte para nosotros, Super Mario Odyssey es un ejemplo de los del primer grupo y llegará a nuestras Nintendo Switch el próximo día 27 de octubre. 

Nosotros ya os ofrecimos unas primeras impresiones de Super Mario Odyssey desde el E3 2017, pero una vez no es, ni de lejos, suficiente para contaros todo lo que supone ponerse a los mandos de la Odyssey y conocer la nueva aventura de nuestro fontanero (retirado) favorito. Por lo que, a tan solo un mes de este gran esperado título, hemos podido echar una segunda partida y, gracias a ello, conocer un poco más el nuevo y gran título de Nintendo que está por llegar, exclusivamente, a Nintendo Switch. 

Super Mario Odyssey

Sombreros, tenedores y pulpos

A diferencia de la primera vez, que pudimos jugar tan solo media hora, hemos podido disfrutar de Super Mario Odyssey cerca de una hora y media, por lo que hemos tenido más tiempo para visitar los mundos disponibles para ello. Si en el E3 2017 visitamos dos reinos, el Urbano y el de las Arenas, en esta ocasión hemos logrado explorar tres: Villa Chistera en el Reino Sombrero, la playa Pulperre en el Reino Ribereño y el ya visto con más detalle durante la Gamescom 2017 Monte Delisubio en el Reino de los Fogones. En el encabezado de este reportaje podréis encontrar incluso un gameplay que hemos realizado para que podáis descubrir y ver por vosotros mismos, por primera vez, dos de los tres mundos que hemos mencionado anteriormente y de los que no se había visto material audiovisual apenas hasta ahora.

Así pues, tal y como os contamos desde la gran feria americana del videojuego, Super Mario Odyssey no está conformado por un gran mapa por el que podamos viajar libremente como en The Legend of Zelda: Breath of the Wild, sino por pequeños mundos constituidos con sus propias mecánicas y reglas. Este hecho es uno de los principales atractivos del juego, puesto que invita a explorar a cualquiera que se adentre en ellos para conocer todo el contenido que ofrecen, y que no es poco la verdad. Y es que hay que pensarse bien si queremos jugar Super Mario Odyssey o no, pues, os adelantamos, una vez empecéis, no querréis parar...

Super Mario Odyssey

Al estar formado por diferentes mundos, el juego posibilita la cabida de entornos y personajes únicos que cambian y se adaptan según en el que nos encontremos. En este sentido, nos podemos topar con, por ejemplo, tenedores parlantes en el Reino de los Fogones, mientras que en el Reino Ribereño podemos ver desde cangrejos hasta pulpos o criaturas marinas. No obstante, como su nombre indica, Super Mario Odyssey forma parte del universo Super Mario, por lo que también hay enemigos con los que nos hemos enfrentado cientos de veces a lo largo de la franquicia como los Goombas o los Hermanos Martillo, quienes incluso han sido adaptados al mundo en el que aparecen (sí, nos referimos a los divertidos lanza sartenes vistos durante la Gamescom 2017...).

Broodals para siempre

Asimismo, por primera vez en la franquicia, nos enfrentamos a los Broodals, secuaces de Bowser que aparecerán en cada uno de los reinos para ponernos las cosas difíciles. Mientras que uno de ellos ya pudimos verlo en combate durante el Nintendo Treehouse que realizó la compañía en el E3 2017, nosotros pudimos enfrentarnos a dos de los otros componentes del grupo. Siguiendo las características del juego, el sistema de combate de cada uno de ellos era distinto y guardaba un guiño al reino en el que aparecía. Mientras que el Broodal de Villa Chistera atacaba con sombreros, el de el Monte Desilubio lo hacía con una especie de líquido que bien podía ser comparado con zumo de uva (si no observad la imagen situada debajo de estas líneas).

Super Mario Odyssey

Continuando con este apartado, cada uno de los enemigos, no solo cuenta con su propia manera de atacar, sino que esta puede y debe utilizarse para resolver y superar algunos de los diferentes puzles y plataformas que se pongan en nuestro camino. Así pues, haciendo uso de Cappy, del que ya os adelantamos qué tipo de ataques podíamos realizar con él, podemos poseer a casi cualquiera que se cruce en nuestro camino (siempre y cuando no tengan un sombrero o similar en la cabeza, y no pueda ser quitado). De esta manera, podemos poseer, por ejemplo, un goomba para obtener una energiluna escondida, como podéis ver en el gameplay, o un pulpo y, mediante la propulsión, apartar la lava de nuestro camino.

Super Mario Odyssey

Siguiendo la estela de sus predecesores, títulos como Super Mario 64 o Super Mario Sunshine, entre otros, Super Mario Odyssey cuenta con mecánicas como la recolección de elementos estelares, siendo en esta ocasión lunas llamadas energilunas. De estas habrá una cantidad considerable por cada mundo y podrán encontrarse en cualquier lugar imaginable desde un cofre colocado en un lugar visible hasta en zonas muy bien escondidas. Por ahora, no conocemos con total seguridad la cantidad de energilunas que podremos encontrar en cada reino, pero damos fe de que serán muchas.

De vuelta a Wii

Una de las características que hace única a Nintendo Switch y que hereda en parte de Wii, la consola de sobremesa de la Gran N perteneciente a la séptima generación, es el preciso control por movimientos con el que cuenta, implementado en la anterior y de manera original en, por ejemplo, Super Mario Galaxy para el giro que puede realizarse con Mario, movimiento que debutó en el juego dirigido por Yoshiaki Kozumi. Todavía nos queda por descubrir si este puede utilizarse en otras circunstancias, pero la sensación experimentada con este control lanzando a Cappy es todo un ejemplo de cómo la Gran N ha conseguido implementarlo de una manera todavía más natural que la experimentada con Wii. Además, nos ha gustado el detalle de que el sombrero pueda ser lanzado tanto si realizamos el giro de muñeca con el Joy-Con izquierdo como con el Joy-Con derecho. 

Super Mario Odyssey

No obstante, cabe destacar también que Nintendo Switch mejora en varios aspectos el legado de Wii. Uno de ellos es el que acabamos de explicar, pues el control por movimiento es mucho más preciso que el de la consola de hace dos generaciones. Otro de los aspectos en los que hemos apreciado una notable mejoría es el control de la cámara que, a diferencia de Super Mario Galaxy, puede ser controlada con total libertad. 

¿El mejor juego del año?

Es muy precipitado afirmar que nos encontramos ante el mejor juego del año, teniendo en cuenta los grandes títulos que han sido lanzados como Horizon: Zero Dawn o The Legend of Zelda: Breath of the Wild, y los que están por llegar en los próximos meses. Además, todavía no lo hemos podido jugar detenidamente y en profundidad, pues las dos ocasiones que hemos tenido para hacerlo han sido una especie de "corre que te corre" en el que en un tiempo limitado, cada uno de nosotros hemos descubierto cosas que no ha llegado a ver el otro. 

Por todo ello, es muy pronto para poder decir que Super Mario Odyssey es el mejor juego del año. Nos queda mucho tiempo por delante y mucho que descubrir aún de la nueva aventura de Mario. Pero lo que si podemos afirmar sin miedo a equivocarnos es que se convertirá en uno de los juegos más destacados del catálogo de Nintendo Switch por mérito propio. La sensaciones que nos ha dado no pueden ser mejores y, tal y como os adelantamos antes, una vez empiezas a jugar, no quieres dejar de hacerlo. Te sientes como un niño con un juguete nuevo, con el que estás ilusionado y te diviertes como con ningún otro. 

Lecturas recomendadas