Reportaje

Gamescom 2013: Impresiones de Mad Max

Por Rafael Aznar
-

El mito de Mad Max resucitará en 2014 de la mano de Avalanche Studios, los creadores de Just Cause. La Gamescom 2013 ha sido el lugar elegido para enseñar la primera demostración “in game” del título, que estará construido en torno a un enorme mundo abierto, con un desarrollo que combinará la conducción de vehículos con disparos y peleas cuerpo a cuerpo.

La vuelta a la vida de Mad Max fue una de las noticias más inesperadas del pasado E3. Entonces, sólo se mostró un tráiler con una cinemática. Más tarde, se mostró otro vídeo, pero no había habido ocasión de ver cómo luciría el título a la hora de jugar. La Gamescom 2013 ha acabado con la incertidumbre. Hemos estado en el reservado de Warner Bros en la feria de Colonia y hemos podido ver una sesión de juego a cargo de sus responsables. Era sólo una versión “pre-alpha”, jugada en un PC con el mando de PS4, pero da una idea clara de los fundamentos de la aventura.

La ambientación será bastante recurrente: un futuro postapocalíptico en el que la civilización está al borde del colapso. Sin embargo, no lo será tanto el protagonista, Max, que será un superviviente solitario al que le han robado su más preciado tesoro, un vehículo conocido como el Interceptor. Por eso, una de las claves será construir una nueva máquina de guerra para sobrevivir a la devastación y a los ataques de los bandidos.

Jarabe de puño y plomo, el desayuno de los campeones

El primer tramo de la demo sirvió para presentar el sistema de combate, que combinará disparos y golpes cuerpo a cuerpo. El objetivo era atacar un campamento para robar un vehículo digno de la prehistoria de Mercedes. Así, los rifles de francotirador tendrán un gran papel, pues una de las formas de abordar las misiones será con sigilo, lo que significa que también habrá estrangulamientos por la espalda, con premeditación y alevosía.

El sistema de combate cuerpo a cuerpo recordará bastante al de Batman Arkham City o, incluso, al de Assassin’s Creed, con puñetazos a un ritmo relativamente pausado, pero siempre acompañados por un indicador de los combos acumulados. En el fragmento de juego que vimos, también se podían coger palos del suelo, con un explosivo adosado, y usarlos para clavárselos a un enemigo y hacerlo reventar.

Un piloto de armas tomar

Sin duda, lo más espectacular de Mad Max serán los momentos a bordo de vehículos. Éstos serán derivaciones de un todoterreno, para poder desplazarse con propiedad por los desérticos y arenosos escenarios. A menudo, aparecerán vehículos cargados de enemigos, pero eso no será un problema: si chocamos contra ellos, quizás exploten y, si no, habrá un sistema que permitirá sacar una escopeta por la ventanilla y, mediante un apuntado semiautomático, darles plomo a los bandidos. Lo mejor es que los pilotos de esos coches no serán ningunas damiselas: con frecuencia, usarán el tubo de escape para lanzarnos llamaradas que tocará esquivar.

Los vehículos también tendrán otros usos. Por ejemplo, se podrá lanzar un cable a una torre para tirarla y, de ese modo, derribar con estilo al guardia que haya en su cúspide.

La personalización del coche del protagonista es otro aspecto en el que Avalanche Studios está poniendo mucho énfasis. Según sus responsables, habrá tantas opciones que toquetear, que no habrá dos coches iguales. En la demo, se pudo ver que algunos de los elementos que se podrán modificar serán el motor, el chasis, las ruedas y la pintura, con algún que otro elemento de tuning y óxido nitroso. El uso de las piezas no será baladí, ya que influirá en sus características de combate (ataque, defensa y armamento) y en su rendimiento (velocidad, aceleración y maniobrabilidad).

Un páramo desértico

El juego se desarrollará en un enorme mundo abierto, para aprovechar las capacidades de PS4 y Xbox One, si bien también saldrá para PS3, Xbox 360 y PC. Toda la demo se desarrollaba en un paraje desértico, muy similar al que había en la primera entrega de Borderlands. En especial, destacaban los efectos de la arena, removida por el paso del vehículo, o la rotura de algunas piedras al chocar con ellas. También llamaban la atención algunos salpicones de sangre al castigar a los enemigos.

El horizonte se veía limpio de “popping”, pero no así los hierbajos cercanos, que brotaban de la nada, como si los acabaran de regar. Habrá que ver la variedad que puedan tener los escenarios, ya que, de momento, apunta a que habrá mucha arena, quizás demasiada, igual que le sucedió al primer título de la saga de Gearbox.

Eso es todo lo que dio de sí la demo de Mad Max que pudimos ver en la Gamescom 2013. De momento, sus escopetazos motorizados nos han dejado una buena sensación.

Lecturas recomendadas