Reportaje

Gamescom 2013: Impresiones de Need for Speed Rivals

Por Rafael Aznar
-

Need for Speed Rivals es un híbrido entre Most Wanted y Hot Pursuit, que reúne las virtudes de ambos y añade nuevas características de cosecha propia para obtener una identidad propia. Y qué identidad.

El género de la conducción ha estado muy presente en la Gamescom 2013, teniendo la ocasión de probar varios títulos que se amparan bajo dicho nombre tanto de la presente como de la próxima generación. Entre ellos se encuentra Need for Speed Rivals, la nueva entrega de la inmortal saga de Electronic Arts, que se ha dejado jugar en una versión prealfa con el DualShock 4 de PS4 que, aunque lejos de la versión final, ya nos sirve para hacernos una idea de lo que nos espera en esta montaña rusa de velocidad, acción y adrenalina.

A grandes rasgos, Need for Speed Rivals, que está siendo desarrollado por Ghost Games, es una mezcla de Most Wanted y Hot Pursuit, los dos últimos títulos de la franquicia obra de Criterion Games, la cual también está participando en la gestación del juego que hoy nos ocupa en un segundo plano.

Es un detalle que, aunque pueda parecer puro reciclaje y criticable a priori, es bastante positivo, ya que se suman todas las virtudes de ambos juegos en perfecta armonía: un mundo abierto y piques entre policías y corredores ilegales con armas de por medio y mucha, mucha velocidad. ¿Qué puede salir mal?

Jugando a dos bandas... en más de un sentido

En la demo a la que tuvimos acceso pudimos jugar como policías y como corredores. En ese sentido, quizás se echa en falta algo de innovación respecto a Hot Pursuit, ya que el armamento es prácticamente el mismo: pulsos electromagnéticos, óxido nitroso, barricadas, bandas de pinchos… Un buen arsenal para complementar nuestra habilidad al volante que esperamos que crezca de cara a la versión final de NFS Rivals.

El control es excelente, más en la línea de Hot Pursuit que en la de Most Wanted, ya que es menos rígido a la hora de tomar curvas y no depende tanto de los derrapes como en el juego de 2012. Aun así, no todo dependerá de nuestra propia pericia a los mandos ni de la calidad de nuestro vehículo, ya que tendremos a nuestra disposición un completo árbol de progresión: mediante los puntos de experiencia obtenidos podemos progresar a lo largo de veinte niveles, con hasta tres ramificaciones en cada uno de ellos, según la mejora que prefiramos aplicar: velocidad, combate…

No sin mis amigos gracias a AllDrive

Se mantiene el mundo abierto de Most Wanted, pero añadiéndole la tecnología de AllDrive, la estrella de Need for Speed Rivals, que conectará la campaña y el multijugador en todo momento, de modo que nuestros amigos aparecerán en nuestro mundo mientras jugamos. Acercándonos a ellos, podemos retarlos y participar en diversos eventos. Asimismo, el Autolog volverá a ser una herramienta clave, pues pondrá nuestros récords en común con los de nuestros amigos: tiempos en cada evento, velocidad de paso por los radares dispersos por el mapa y otras estadísticas que hayamos cosechado.

Una de las grandes innovaciones respecto a estos últimos años es que se recuperará ligeramente el tuning de los primeros Need for Speed que muchos amantes de dicha práctica tanto han echado de menos en los últimos años. Así, se podrá personalizar el coche de diversas formas: colores, llantas, pegatinas muy variadas… hasta lograr recrear virtualmente el vehículo de nuestros sueños.

Gráficamente, los escenarios de Redview County, la zona en la que transcurre la acción, son muy llamativos. En la demostración pudimos ver una zona de montañas rocosas y otra nevada, con hielo en los lados de la carretera. Aunque aparentemente no afecta a la conducción, nos ha gustado mucho el efecto de mojado de algunos tramos de carretera. También habrá diversos elementos destructibles, como vallas, y caminos secundarios que estarán más ocultos que en Hot Pursuit y Most Wanted, por ejemplo, con arbustos.

Lo cierto es que Need for Speed Rivals luce de maravilla. Sumar lo que ofrecían las entregas que hizo Criterion Games en 2010 y 2012 es todo un acierto, y añadirle las posibilidades del multijugador AllDrive nos deja ante una entrega que promete muchas horas de diversión y satisfacción.

El primer título de Ghost Games hará acto de presencia en PlayStation 3, Xbox 360 y PC el próximo 21 de noviembre, mientras que en PlayStation 4 y Xbox One todavía no cuenta con una fecha de lanzamiento. Y por si tenéis alguna duda, en las consolas de próxima generación encontraremos prácticamente el mismo juego, con la diferencia de que la vertiente social estará potenciada y permitirá a más jugadores simultáneos en el modo multijugador.

Lecturas recomendadas