Reportaje

Gamescom 2014: Avance de Call of Duty Advanced Warfare

Por Rafael Aznar
-

Call of Duty Advanced Warfare está llamado a ser uno de los grandes nombres de la Gamescom 2014. No en vano, Activision le ha dedicado una conferencia en exclusiva, en la que ha mostrado el multijugador por primera vez, con la posibilidad de probarlo en Xbox One. Manteniendo la esencia de la saga y dándole algunos aires de Titanfall, Sledgehammer Games quiere debutar por todo lo alto en la nueva generación y espantar fantasmas recientes.

El multijugador de Call of Duty Advanced Warfare ha sido el encargado de dar el pistoletazo de salida a la Gamescom 2014, por medio de una conferencia en la que los máximos responsables de Sledgehammer Games (Glen Schofield y Michael Condrey) y el presidente de Activision (Eric Hirshbergh) han tomado la voz cantante. Con la nueva entrega de su famosa saga bélica, con Destiny y con Skylanders Trap Team, la compañía estadounidense se postula como una de las grandes candidatas a copar las listas de ventas en la próxima campaña prenavideña.

La primera vez que se mostró la nueva llamada del deber, sólo se especificaron elementos de la campaña, pero, por fin, en Colonia, se han hecho públicas muchas de las novedades del multijugador, que, sin duda, ha sido el elemento diferenciador de la saga en los últimos años, desde que el primer Modern Warfare lo pusiera todo patas arriba. Desde entonces, la saga se convirtió en una de las más esperadas cada año, con los desarrollos alternos de Infinity Ward y Treyarch. Sin embargo, en previsión del agotamiento físico y mental de la saga, que se hizo muy patente en 2013 con Ghosts, Activision decidió convertir el tándem de estudios en una terna, para que cada juego tuviera a sus espaldas un ambicioso desarrollo de tres años. El estudio elegido para ello fue Sledgehammer Games, formado por veteranos de Visceral Games que habían trabajado en juegos como Dead Space o El retorno del rey. Aunque es un estudio que debuta como titular al frente de una entrega de la saga, hay que recordar que ya colaboró con IW en Modern Warfare 3 y el citado Ghosts, por lo que Activision sabía lo que se hacía. El juego se ha hecho con PS4, Xbox One y PC en mente, aunque también habrá una adaptación para PS3 y 360, de la que se está ocupando High Moon Studios.

El evento en el que se presentó el multijugador de Call of Duty Advanced Warfare sirvió también para que la prensa lo probara por primera vez, en su versión para Xbox One, así que, en lo sucesivo, os contamos todas sus características y nuestras primeras impresiones con él, tras haber disputado cinco partidas. No puede negar que es hijo de la saga que es, pero cuenta con ideas nuevas que, si bien en apariencia pueden recordar a Titanfall, se sienten muy propias cuando se le echa la mano al fusil virtual.

Con la mirada puesta en el futuro

El juego estará ambientado en el año 2054, en un futuro hipotético en el que las corporaciones militares privadas han tomado el relevo de los tradicionales ejércitos nacionales. En ese ámbito, la tecnología bélica habrá dado un gran paso adelante, mediante la utilización de exoesqueletos, es decir, una especie de armadura mecánica que dará a los soldados más agilidad y más fuerza en el campo de batalla. Gran parte de la frescura jugable del multijugador vendrá de ese ingrediente, que entroncará con los tiroteos de siempre.

Gracias al exoesqueleto, nuestro soldado podrá ejecutar dos saltos en el aire, como si llevara una mochila propulsora, golpear el suelo para generar una onda expansiva, deslizarse hacia los costados para esquivar o hacer un barrido por el suelo. Así, las refriegas serán más estratégicas y más verticales. Eso sí, aunque, a simple vista, pueda parecer un imitador de Titanfall, no lo es. Sigue siendo un Call of Duty, fundamentalmente porque carece del componente de parkour del título de Respawn Entertainment. Por tanto, no es posible impulsarse por las paredes. Nuestra primera impresión con Advanced Warfare ha sido un poco dual. Nos explicamos: por un lado, el soldado es más ágil, por la capacidad del doble salto o los esquives hacia los costados (que se ejecutan pulsando L3); por otro lado, se siente más pesado en su desplazamiento. Dista mucho de ser el “correcalles” que es Titanfall. Sledgehammer Games no ha querido perder de vista el realismo bélico, algo que se observará, por ejemplo, en zonas en las que incluso podremos nadar, si nos vemos con el agua al cuello.

Al comienzo de las partidas, podremos elegir entre cinco clases predeterminadas y otras cinco que podremos personalizar a nuestro antojo. Habrá cerca de 350 armas diferentes, con la novedad de las llamadas armas de energía, que no tendrán cargadores de balas, sino que se guiarán por un sistema de sobrecalentamiento, al estilo de algunas armas de la saga Halo. En lo que pudimos jugar, nos parecieron algo menos efectivas que las armas de balas corrientes. Es de destacar también la presencia de al menos ocho tipos de granadas, que irán asociadas al exoesqueleto y que tendrán efectos muy diferenciados, como el daño por metralla, el aturdimiento o la revelación de los enemigos cercanos.

Hay que destacar la introducción de rachas de bajas cooperativas. Por ejemplo, si un compañero ha lanzado un dron, podremos acercarnos y pasar a controlar una de sus ametralladoras. Asimismo, al final de las partidas, según como lo hayamos hecho, puede que recibamos suministros que, en la siguiente partida, se traduzcan en ventajas, como paquetes aéreos que caigan en un minuto determinado de la refriega. El sistema funciona de manera similar a las cartas de Titanfall.

La personalización será más importante que nunca. En primer lugar, podremos modificar ampliamente nuestro equipo, con un condicionante conocido como “Pick 13”, hecho a imagen y semejanza del que se empleó en Black Ops II. Así, dispondremos de trece puntos que habrá que repartir entre armas, rachas de bajas, ventajas o habilidades del esqueleto. Por ejemplo, puede que nos interese no llevar un arma secundaria y, a cambio, usar ese punto para añadir una racha de bajas adicional. La elección de las habilidades del exoesqueleto dará mucho juego. En ese sentido, para saber si nos convence la elección, entre partida y partida, con sólo pulsar Start, podremos entrar a un campo de tiro virtual en el que practicar nuestra puntería con el equipamiento que hayamos seleccionado, sin ningún tiempo de carga.

En segundo lugar, se ampliará la personalización del personaje que ya promovió Ghosts, de modo que, una vez elegido el sexo, podremos modificar ampliamente nuestra apariencia: gafas, camiseta, chaleco, guantes, pantalones, rodilleras, botas, exoesqueleto… Según Sledgehammer Games, habrá 2.000 millones de combinaciones posibles. El interfaz que veremos entre partida y partida (lobby virtual, en la jerga que se empleó en la conferencia) será más completo que antes, ya que nos permitirá ver la apariencia del soldado de cada usuario, así como su equipamiento.

Con opciones para dar y regalar

Call of Duty Advanced Warfare volverá a apostar por las partidas de doce jugadores, muy enfocadas a los eSports. En total, habrá doce modos de juego, de los que se revelaron los siguientes: Duelo a muerte por equipos, Punto caliente, Enlace ascendente, Buscar y destruir, Captura la bandera, Dominio e Impulso. De los citados, nosotros pudimos probar los tres primeros. Duelo a muerte por equipos no tiene más misterio: seis contra seis para ver quién llega primero a las 75 bajas. En Punto caliente, el objetivo es sumar más puntos que el rival a base de tener bajo control una zona muy concreta del mapa. Finalmente, en Enlace ascendente, hay una satélite desperdigado por el mapa que hay que coger y llevar hasta un punto determinado, como si de rugby se tratara, sin que el portador pueda disparar (aunque sí puede pasarle la bola a otro compañero y ponerse él a disparar, lo que lo hace tremendamente estratégico y divertido).

En la conferencia de la Gamescom 2014, se anunciaron cuatro de los mapas que se incluirán desde el primer día. Al margen del número total que pueda haber cuando el juego se lance el 4 de noviembre, ya está confirmado que irán llegando más mediantes paquetes descargables, algo que se ha convertido ya en una rutina en el género del shooter. Por lo general, todos ellos tendrán un tamaño medio y se prestarán mucho a los movimientos verticales. El primero de los mapas confirmados es Bio Lab, un laboratorio ubicado en Monument Valley, con zonas de nieve en el exterior y con barriles de gas tóxico que podremos hacer explotar al paso de los enemigos. El segundo será Riot, una prisión de Bagdad que tendrá torres de vigilancia que se pondrán a disparar automáticamente. En tercer lugar, estará Ascend, una plataforma para lanzamientos espaciales que tendrá un diseño bastante limpio y abierto. Finalmente, el último mapa anunciado es Defender y, por ahora, es nuestro favorito. Estará ubicado en la costa de San Francisco, con el Golden Gate a la vista, algunos bunkers transitables y, sobre todo, la amenaza de un tsunami que causará estragos en cierto momento de la partida.

Aprovechando que sale a colación el tema del tsunami, no parece que el juego vaya a conceder una gran importancia a la destrucción dinámica de los entornos. Se supone que el apartado gráfico de Call of Duty Advanced Warfare ha sido hecho con la nueva generación en mente, pero lo cierto es que lo que pudimos ver en nuestras primeras partidas no resultaba particularmente espectacular. Todo se movía con fluidez y el acabado era bueno, en líneas generales, pero no a la altura de lo que cabe esperar de PS4, Xbox One y PC. Para tratarse de un motor supuestamente nuevo, no pudimos apreciar una gran diferencia respecto a Ghosts o Black Ops II, ciertamente. Podría tratarse de otro damnificado de esa moda de los desarrollos intergeneracionales por miedo a perder a la base de usuarios de PS3 y Xbox 360, a pesar de que esa versión la esté desarrollando otro estudio (ya sucedió con Titanfall, sin ir más lejos, que era casi idéntico en One y 360).

El juego se pondrá a la venta el 4 de noviembre. Al margen de las ediciones limitadas que se anunciaron hace unas semanas, Activision aprovechó la conferencia en la Gamescom 2014 para dar a conocer la llamada Edición Day Zero, que permitirá a quienes lo reserven adquirirlo veinticuatro horas antes de su fecha de salida oficial, con la ventaja de tener dos armas adicionales y experiencia doble durante ese primer día. Es un buen detalle para los fans más fieles, aunque su utilidad estará muy supeditada a que las tiendas no se salten el embargo de vender el juego antes de tiempo.

El viejo CoD, pero con aires rejuvenecidos

Las primeras partidas con el multijugador de Call of Duty Advanced Warfare nos han dejado un buen sabor de boca. A priori, daba la impresión de que Sledgehammer podía haber creado un clon de Titanfall, pero nada más lejos de la realidad. Aunque el exoesqueleto puede recordar a la mochila propulsora de los pilotos del juego de Respawn, la plasmación jugable es totalmente distinta, con un estilo de juego más pausado que enseguida le recuerda al usuario que está jugando a una saga que lleva ya más de una década en el candelero. La enorme variedad de armas, las pequeñas adiciones estratégicas y la amplísima personalización invitan a confiar en que el nuevo estudio puede revitalizar y alejar de sus fantasmas recientes a una de las sagas más exitosas de la historia.

Lecturas recomendadas