Reportaje

Gamescom 2015: Avance de Cuphead para Xbox One y PC

Por Rafael Aznar
-

En la Gamescom 2015,  hemos podido probar Cuphead, el juego indie desarrollado por MDHR Studios, y aquí os traemos nuestras primeras impresiones sobre el colorido título que llegará a Xbox One y PC en 2016.

Seguramente, Cuphead sea el indie más esperado de cuantos se incluyen en el programa ID@Xbox y, tras la conferencia de Microsoft, tuvimos la oportunidad de probar una demo en cooperativo para dos jugadores del juego de acción y estrategia que está desarrollando MDHR Studios.

Un retro juego

Presentado en el E3 2014, Cuphead es un juego inspirado en los dibujos animados de los años 30, cuyos efectos visuales y audio se están creando con las mismas técnicas de la época. Es decir, animación tradicional dibujada a mano, fondos de acuarela y grabaciones de Jazz originales. Humor y acción nos esperan en este shooter lateral en 2D.

Jefes finales a porrillo

A Cuphead se puede jugar tanto solo, como en compañía de un amigo. Durante la demo, nosotros utilizamos a Cuphead, una taza que recuerda al Mickey clásico y que es el protagonista, aunque había un segundo personaje Mugman, muy similar al principal pero con sus propias habilidades. Al comenzar la partida, podíamos desplazarnos por el mapa libremente y acudir a alguna de las ubicaciones que estaban desbloqueadas, todas ellas correspondían a jefes finales y tenían diversas dificultades.

Por ejemplo, el enfrentamiento más sencillo lo tuvimos en una huerta en la que debíamos enfrentarnos a una patata y una zanahoria gigantes. Otro de los combates, nos enfrentó a dos sapos boxeadores. En un tercer escenario, nos esperaba un marinero que tenía un pulpo lanzador de proyectiles. Otro jefe, era una especie de dragón que disparaba bolas de fuego y teníamos que movernos por diferentes plataformas, en forma de nubes, para que no nos golpeara. Por último, otro enemigo fue un pájaro en una caseta de madera, como si se tratara de un reloj de cuco. Y, aunque no lo jugamos, también pudimos ver una batalla en un tren, en la que el jefe era una especie de esqueleto.

Pon a prueba tus habilidades

Las mecánicas de juego son muy sencillas: tenemos dos botones principales que nos permiten saltar y disparar. A la hora de saltar, dependiendo de la fuerza con la que apretemos el botón, recorreremos más distancia o menos distancia. En cuanto al disparo, existe un modificador para poder llevar a cabo dos tipos diferentes: un disparo de una sola bala que alcanza distancias muy largas, y un segundo disparo que, aunque lanza hasta tres balas, tiene un alcance limitado. Además, también disponíamos de una onda especial, muy útil para determinadas ocasiones.

Pero no os engañéis, aunque las mecánicas sean fáciles de aprender, ésto no quiere decir que el juego sea un paseo. Los enfrentamientos con cada uno de los jefes son muy variados y hay que estar muy atentos a sus movimientos, pues van cambiando a medida que avanza el combate y tendremos que estudiar una estrategia para vencerles. En los distintos enfrentamientos, el componente de shooter se combina con la necesidad de tener que estar saltando y en movimiento todo el rato, porque los jefes están lanzando proyectiles continuamente (piedras, fuego, ondas de energía, pájaros, balas y electricidad volaban sin control hacia nosotros) Cada batalla es un mundo y como un baile permanente en el que, por supuesto, no debemos olvidarnos de disparar y hacerlo con puntería.

Conclusión

Por tanto, aunque la estética pueda parecer algo infantil, Cuphead no es para nada un juego sencillo. La dificultad es alta, pero el juego premia el hecho de que seamos pacientes, pues, aunque hay una barra de vida y ésta baja a cero a poco que nos den tres o cuatro golpes, se regenera muy poco a poco, para que no todo esté perdido si empezamos con mal pie.

Con Cuphead, Studio HDHR ha logrado que nos sintamos dentro de una película de dibujos con unos personajes dignos del mejor humor. El protagonista es de lo más simpático y está haciendo gestos constantemente, como subirse los pantalones antes de entrar en batalla, pero los enemigos también son de lo más imaginativo. Cuphead es un completo placer para la vista y el oído que te hará recordar tiempos pasados.

Lecturas recomendadas