Reportaje

Gamescom 2015: Avance de Just Cause 3

Por Rafael Aznar
-

Just Cause 3 cuenta con el stand más playero de la Gamescom 2015. Entre tumbonas, sombrillas y arena, hemos conocido sus últimos detalles, para, a continuación, probar una demo jugable con cuatro desafíos, a cada cual más frenético y explosivo. Rico Rodríguez promete liarla parda cuando baje en paracaídas a PS4, Xbox One y PC el 1 de diciembre.

Just Cause 3 está en la Gamescom 2015 con todo su arsenal de destrucción mirando ya hacia el 1 de diciembre, fecha en la que llegará a PS4, Xbox One y PC. Nosotros hemos podido ver una presentación a puerta cerrada, realizada por su director de arte, Zachary Schläppi, y probar una demo jugable que, a priori, es la primera que se presenta fuera de las oficinas de Avalanche Studios, una compañía que promete partir la pana en el último trimestre del año, pues no hay que olvidar que el 4 de septiembre lanzará también Mad Max.

Rico Rodríguez volverá a ser el protagonista, pero, en esta ocasión, nos tocará viajar a su isla natal, Médici, en el Mediterráneo, para derrocar al general Di Ravello, cuya dictadura mantiene oprimida a la población. Rico irá allí después de que se lo pida Mario, un amigo de la infancia, y se da la casualidad de que el susodicho militar mató a sus padres, así que os podéis hacer una idea de por dónde irán los tiros. El planteamiento es similar al que ya vimos en la segunda entrega (que vendrá incluida en la versión de Xbox One), que se desarrollaba en la isla ficticia de Panau, pero las cotas de explosividad de esta nueva entrega se van a salir de cualquier escala conocida. No en vano, sus responsables no tienen reparos en admitir que se han inspirado en películas de Hollywood como Los Mercenarios, Fast & Furious o Transformers.

Dentro de la Gamescom, está la playa

Por lo general, los stands que usan las compañías en la feria de Colonia para sus presentaciones a puerta cerrada no son demasiado lustrosos, pero el de JC3 es, sin duda, el más peculiar que hemos visto hasta el momento. No en vano, la presentación a la que asistimos transcurrió en una sala que estaba ambientada como si fuera una playa, con arena por el suelo y un atrezo muy conveniente: una sombrilla, una tumbona, una planta… y un RPG. Eso, por no hablar de una máquina UFO Catcher llena de paquetes de patatas que decora el stand de Square Enix, presta a que algún incauto pruebe el funcionamiento de su gancho con la venia de unas moneditas.

La destrucción más alocada será la seña de identidad de este juego. El gancho multitarea y el paracaídas volverán por sus fueros, pero, en esta ocasión, Rico Rodríguez contará también con un traje volador. A medida que progresemos y obtengamos mejoras, podremos hacer uso de todo tipo de acrobacias y combinaciones. Si queremos, podremos usar vehículos de tierra, mar o aire, pero lo más divertido será ir haciendo la cabra loca con las citadas herramientas. De hecho, podremos engancharnos a esos vehículos en marcha y disparar desde ellos o hacer cualquier cosa que se nos ocurra. Por ejemplo, ¿qué tal coger un coche, usar óxido nitroso para abordar una rampa y, justo en ese momento, subirse al capó para hacer uso de un lanzacohetes? Podremos hacer eso y mucho más.

Como buen ‘sandbox’, el juego contará con un mapa enorme, de modo que habrá que ir liberando zonas y tomando fortalezas. Habrá que tener cuidado con las zonas que aparezcan en rojo, pues eso significará peligro de muerte. No habrá multijugador, pero sí tablas de clasificación online que contribuirán a que nos piquemos por superar los récords de nuestros amigos.

Desafíos de destrucción y descenso

La demo que nosotros pudimos probar constaba de cuatro desafíos, en los que los protagonistas eran la destrucción (cómo no) y el traje volador. En el primer desafío, disponíamos de un minuto y medio para destrozar cosas, aumentando un multiplicador de puntos a base de encadenar explosiones. Para ello, contábamos con un lanzacohetes que había que emplear contra torres de vigilancia, vehículos, aparatos eléctricos… Por supuesto, para moverse con facilidad por el escenario y encadenar combos, era fundamental emplear el gancho, el paracaídas y el traje volador. El segundo desafío era similar, pero con la peculiaridad de que la destrucción se llevaba a cabo desde un tanque.

Los otros dos desafíos eran dos caídas libres desde un helicóptero. Con el traje volador, debíamos atravesar una serie de anillos para acumular puntos (pasar justo por el centro daba 2.000 puntos, mientras que, si no hilábamos tan fino, el puntaje era de 750 o, directamente, de 0, si errábamos). Lo mejor es que, al pasar por cada anillo, se abrían varias rutas posibles hacia los lados, algo que promete dar mucho juego.

Just Cause 3 sólo saldrá en PS4, Xbox One y PC. La demo que nosotros probamos y la que vimos en un vídeo en la presentación no presentaban un nivel de detalle particularmente alto (especialmente en cuanto a los modelados de los personajes), pero el volumen de destrucción sí que nos dejó turulatos. La cantidad de explosiones por metro cuadrado promete ser de locura, y los entornos naturales de la república de Médici nos harán sentir como en el paraíso. Estamos deseando que sea 1 de diciembre para experimentar qué usos combinados se les pueden dar a un gancho, un paracaídas y un traje volador. Como diría Karlos Arguiñano, esto promete ser rico, rico, y con fundamento (o sin él, da igual).

Recordad que podéis consultar nuestro especial de la Gamescom 2015 para empaparos de todo lo que se está cociendo en Colonia.

Lecturas recomendadas