Reportaje

Gamescom 2015: Avance de Scalebound para Xbox One

Por Rafael Aznar
-

Scalebound estaba llamado a ser uno de los grandes protagonistas de la Gamescom 2015, y no ha decepcionado lo más mínimo. La exclusiva que Platinum Games está preparando para Xbox One, con el genio Hideki Kamiya en la dirección, será un RPG de acción en el que manejaremos a un rebelde que tendrá por ‘mascota’ nada más y nada menos que a un dragón. El otoño de 2016 aún queda lejos, pero ni a una pituitaria atrofiada se le escaparía desde ya el delicioso aroma a barbacoa que desprende este proyecto, pues huele a millones de kilómetros de distancia. Drogon, Rhaegal y Viserion van a ser unos aficionados al lado de Thuban.

Scalebound ha enseñado su pata de dragón en la Gamescom 2015 y, como era de esperar, su pezuña sería capaz de rayar hasta el diamante. Había quien pensaba que la feria de Colonia podía ser una comparsa este año, por el poco tiempo transcurrido desde el E3, algo que ha hecho que Sony ni se planteara ir directamente, pero Microsoft se guardó para ella un trío de ases que le ha venido de lujo para dar otro empujón a Xbox One. Quantum Break y Crackdown tienen muy buena pinta, sí, pero el juego que nos ocupa está incluso un escalón por encima.

Tras ver el espectacular gameplay de la conferencia de MS, hemos podido asistir a una presentación a puerta cerrada, en la que el mismísimo Hideki Kamiya ejercía como maestro de ceremonias para explicar todas las bondades del título. La demo era una versión ampliada de ese vídeo y nos ha servido para que las expectativas se eleven no ya hacia la estratosfera, sino hacia el mundo de Draconis.

Platinum Games se pasa a los RPG de acción

Desde que fuera fundado en 2006 por antiguos miembros de Clover Studio, Platinum Games es un estudio que se ha granjeado una gran fama a pasos agigantados. Hoy en día, hablar de juegos de acción es casi hablar de esta compañía japonesa. Hasta ahora, casi todos sus títulos habían sido ‘hack and slash’, como Madworld, Bayonetta, Metal Gear Rising o The Wonderful 101; sin embargo, los dos grandes proyectos que el estudio tiene en cartera ahora mismo son RPG de acción en mundos más abiertos, lo que supone un cambio de tendencia. Para añadir aún más valor a la situación, ambos proyectos han sido encargados por otras compañías para sacarlos en exclusiva en una única plataforma: hablamos de NieR New Project (producido por Square Enix, para PS4) y Scalebound (producido por Microsoft, para Xbox One).

Este último llegará en otoño de 2016 y está siendo dirigido por Hideki Kamiya, una de las grandes figuras de la industria, pues todos los juegos que ha dirigido se cuentan casi por obras de culto: Resident Evil 2, Devil May Cry, Viewtiful Joe, Okami, Bayonetta, The Wonderful 101… Ahora, busca una nueva dimensión con la temática de los dragones, con la que ya había flirteado en varios de los citados títulos, pero nunca como piedra angular. El creador japonés ha querido hacer algo diferente, sin mostrar a los dragones como protagonistas o como enemigos, sino como compañeros de viaje. En sus propias palabras, es “un sueño hecho realidad”.

El juego nos pondrá en la piel de Drew, un rebelde que recordará, en buena medida, al Dante de Devil May Cry (no en vano, Kamiya es ‘padre’ de ambos), merced a un brazo con poderes especiales y a unos auriculares que se pondrá en las orejas mientras esté atizando a diestro y siniestro. Será un joven de nuestro mundo, pero que se ha visto trasladado a Draconis, un mundo de fantasía donde conocerá a Thuban, un dragón con el que irá fraguando un fuerte vínculo a medida que transcurra la aventura, ejemplificado en el citado brazo, que no es demoníaco, como podría parecer a simple vista. Ese mundo contará con una fuente de energía llamada Pulso, que influirá en el entorno, plagado de árboles retorcidos o islas flotantes, y que será también un arma para el propio protagonista, que podrá lanzar proyectiles.

Nosotros manejaremos sólo a Drew, pero, aunque Thuban actuará por su cuenta, podremos darle sugerencias de qué hacer o a quién atacar. Por lo que se veía en la demo, el dragón será fundamental para hacer frente a las batallas más duras: una espectacular bocanada de fuego servía para dar la puntilla a Green Mantis, un minijefe de armas tomar. Como decíamos, no estamos ante un ‘hack and slash’ (por ejemplo, no habrá una división por episodios con una puntuación al final de cada uno), sino ante un RPG de acción, lo que se traducirá en que haya daños numéricos a los enemigos o un inventario que mostrará diversos objetos, así como la durabilidad de las armas. Aun así, el ritmo de los combates será frenético, como es habitual en el estudio, especialmente cuando Drew entre en modo dragón, una especie de modo Turbo que tiene reminiscencias de Devil May Cry.

Una de las novedades respecto a otros títulos de Platinum Games es que la personalización será infinitamente mayor y estará asociada a dos elementos: puntos de experiencia y gemas soltadas por los enemigos. Los primeros servirán para mejorar las habilidades de Drew, que podrá elegir entre diferentes armas, como espadas o alabardas. Los segundos se emplearán para personalizar al dragón de múltiples formas, ya sea mejorando muchas de sus partes (cuerno, cola, aliento, etcétera) o comprándole nuevas armaduras. La gestión de las gemas será muy interesante (de nuevo, recuerdan a las de Devil May Cry), pues no tardarán mucho en desaparecer y, a menudo, habrá que ponderar el riesgo de ir o no a por unos enemigos que creamos que nos pueden dar matarile.

Éstos son sólo dos ejemplos, pues, según Kamiya, habrá una gran variedad de elementos propios de un RPG de acción. Esta primera demo jugable tenía como objetivo mostrar el sistema de combate y la interacción con el dragón. En ese sentido, hay que destacar que, a menudo, habrá zonas por las que el animal no podrá pasar, lo que obligará a Drew a avanzar por su cuenta para abrirle un camino.

Por si todo eso fuera poco, Scalebound contará con un multijugador cooperativo para cuatro personas. De momento, Hideki Kamiya no ha querido soltar prenda de por dónde irán los tiros, pero, si nos atenemos a lo visto en la demo, podría formar parte del modo Historia, pues, en la demo extendida que vimos nosotros, la aparición de los tres personajes adicionales se producía tras llegar a una mazmorra. Nada más abrir la puerta, aparecía la bestia de varias cabezas que se vio en la conferencia de Microsoft y entraban en escena los tres compañeros. No sabemos gran cosa aún (también podría ser un modo de desafíos sueltos, como sucedió en Bayonetta 2), pero, en todo caso, imaginaos un combate con cuatro humanos, cuatro dragones y el enemigo final de marras. En efecto: espectáculo garantizado.

Técnicamente, el juego gozará de una dirección artística muy cuidada. El mundo de Draconis tendrá su propia idiosincrasia, y el tono canalla del protagonista nos tiene ganados (¿entroncará ese uso suyo de los auriculares con una banda sonora potente?), igual que la imponente presencia del dragón. En la demo extendida que vimos nosotros, pudimos ver cómo lucirán algunas armaduras sobre las escamas de la criatura, y el resultado no puede ser más cautivador. Es cierto que la demo sufría algunas bajadas de la tasa de imágenes, pero, teniendo en cuenta que aún falta más de un año para el lanzamiento, no debería ser un motivo de preocupación, pues el estudio ya ha demostrado su buen quehacer en Wii U en Bayonetta 2 o The Wonderful 101, con un hardware inferior al de One. En ese sentido, hay que recordar que éste podría ser, salvo anuncios inesperados o adelanto de NieR, el primer gran título de Platinum para las nuevas consolas.

El padre de dragones

Tras haberlo visto en la Gamescom 2015 (no os olvidéis de consultar nuestro especial), tenemos pocas dudas de que éste puede ser un gran espaldarazo para Xbox One, cuyo catálogo de exclusivas para el corto y el medio plazo es de aúpa: Forza Motorsport 6, Halo 5 Guardians, Rise of the Tomb Raider (temporalmente), Quantum Break, Crackdown 3, Gears of War 4… Todos esos juegos pintan muy bien, pero permitidme decir una pequeña locura: ninguno entusiasma tanto como Scalebound. Si Daenerys Targaryen es la madre de dragones, el padre es Hideki Kamiya.

Lecturas recomendadas