Reportaje

Gamescom 2015: Impresiones de Call of Duty Black Ops 3

Por Luis López Zamorano
-

Desde la Gamescom 2015 os traemos un avance de Call of Duty Black Ops 3 en el que encontraréis nuestras impresiones tras probar el multijugador del título. ¿Estará a la altura de la franquicia?

Si hay algo seguro de la Gamescom, es que Activision siempre estará presente para mostrar la correspondiente entrega de Call of Duty. En esta edición del 2015 no podía fallar y, pese a no contar con su propio evento de presentación, Call of Duty Black Ops 3 está siendo parte muy importante de la feria. Nosotros nos hemos reunido con la compañía y ésta nos ha dejado probar su nueva joya con detenimiento, así que hemos podido jugar un buen rato tanto a la campaña principal como a su multijugador. Pero lo primero es lo primero, pongámonos en antecedentes.

Un nuevo conflicto tecnológico

Para comprender el marco en el que se desarrollará la campaña de Call of Duty Black Ops 3, es fundamental que comprendamos de dónde viene la nueva guerra a la que nos enfrentaremos. Esta entrega seguirá directamente la senda de las dos anteriores de la subsaga, abordando temas bastante oscuros. Si el primer Black Ops exploró la temática del control mental y el segundo se centró en la corrupción y el uso de máquinas, esta tercera parte nos trasladará a un futuro distópico en el que los países han blindado sus espacios aéreos. Esto dará como resultado directo que los combates terrestres cobren gran importancia, en un mundo marcado por el cambio climático, la escasez de recursos y la pujanza de la tecnología militar, dando lugar a nuevas alianzas.

Como os estaréis imaginando por la situación mundial que veremos en Call of Duty Black Ops 3, nos sumergiremos en mitad de una guerra fría, con los bandos del Acuerdo de Winslow y el Pacto de Defensa Común. Así, seremos testigos de la lucha por la robótica y la biotecnología, elementos claves para el desarrollo de los soldados de la aventura que, en esta ocasión, contarán con implantes neuronales que harán que los ejércitos puedan actuar como una única unidad en el campo de batalla.

El fragor de la batalla

Con esta premisa, nos dispusimos a jugar uno de los niveles de la campaña principal de Call of Duty Black Ops III. Al comenzar a jugar nos dimos cuenta de que estábamos en el Cairo, la capital de Egipto. En mitad de una enorme plaza nos tocó acabar con oleadas de enemigos junto con la ayuda de tres usuarios más que disfrutaron el nivel en cooperativo con nosotros (sí, vuelve el cooperativo para cuatro jugadores) y con la de otros soldados controlados por la IA. Gracias al tamaño del nivel pudimos movernos con libertad y abordar la situación desde diferentes posiciones estratégicas para no sufrir demasiados daños.

Y es que la estratégia promete ganar protagonismo en Black Ops 3. Se nota especialmente en el nuevo interfaz táctico, vinculado con los implantes cibernéticos que usarán los soldados. Gracias al nuevo interfaz podremos ver la posición de los enemigos instantáneamente y descubrir detalles concretos de éstos como si, por ejemplo, llevan armadura. Del mismo modo, podremos activar varias habilidades especiales, como piratear drones o manipular a los propios enemigos para que luchen de nuestro lado. Todas estas herramientas darán lugar a momentos épicos como el del final de esta demostración de la que sólo os diremos que terminó con una gran explosión.

Mucho más que disparos

Finalizada nuestra experiencia con la campaña de Call of Duty Black Ops 3, el equipo de Treyarch nos aclaró que en la versión final del juego nos encontraremos con mucha más variedad de situaciones. Por poner un ejemplo, nos hablaron de un nivel que transcurrirá en Singapur, muy cerca del principio de la aventura. Tras la desaparición del radar de un centro de la CIA, nos tocará investigar qué es lo que ha ocurrido y encontrar a nuestros compañeros, por lo que también disfrutaremos de alguna que otra fase de exploración con un ambiente más relajado. Del mismo modo, los responsables de la compañía también quisieron dejar claro que los escenarios que veremos durante el juego serán más amplios que éste en el que jugamos.

Además, insistieron en que para desarrollar Black Ops III habían prestado mucha atención a las sugerencias y quejas que los usuarios había realizado durante los últimos años y que precisamente es eso lo que les ha llevado a incluir el cooperativo para cuatro jugadores en la campaña principal. No hay que olvidar que esto no pasaba desde World at War, la entrega de 2008, que, precisamente, también fue el primero en incluir zombis, una característica que gustó mucho y se ha mantenido en las entregas desarrolladas por Treyarch. Aclarado todo esto, ahora sí, ¡le dimos caña al multijugador!

Un online renovado

Lo primero que nos llamó la atención del multijugador fueron las opciones de personalización de nuestro soldado que serán más amplias que nunca. Además, nuestro soldado podrá participar en la campaña de Call of Duty Black Ops 3 y podremos crear tanto hombres como mujeres. Por si fuera poco, la personalización ya no se limitará a típico menú fío y simplón, ahora también habrá un refugio en el podremos hacer todas las modificaciones que queramos en nuestro soldado.

Una vez creado nuestro soldado, tuvimos la ocasión de disputar dos partidas multijugador: Una de Baja Confirmada (en el mapa Cobine) y otra de Hardpoint (en el mapa Hunted). Si estáis familiarizados con Call of Duty ya conoceréis de sobra estos dos tipos de partidas, pero por si sois recién llegados a la saga, os los explicaremos un poco más detalladamente. Baja Confirmada es el típico duelo por equipos, pero con la peculiaridad de que para sumar puntos no sólo hay que matar a los rivales, sino que también tenemos que recoger la chapa de identificación que sueltan al morir, antes de que lo haga uno de sus compañeros. Por su parte, Hardpoint nos invita a llevar la lucha a un determinado punto del mapa que es necesario conquistar y mantener para acumular puntos. Dos modos que no son nuevos pero que siempre funcionan.

Pero donde de verdad sorprende el multijugador de Black Ops 3 es en sus nuevas mecánicas. Este capítulo es puro Call of Duty, pero más ágil y profundo que nunca. Por un lado, hay que destacar las nuevas formas de moverse: doble salto, parkour por las paredes y desplazamientos por el suelo, gracias a la presencia de un pequeño jet pack. Pero tranquilos, no es un Titanfall ni un Advanced Warfare, el espíritu de Black Ops sigue siendo muy reconocible.

Aún así, lo que más nos llamó la atención es la posibilidad de bucear en determinadas zonas de agua. Esto añade una nueva dimensión al juego, sobre todo por el factor sorpresa que puede suponer aparecer de la nada junto a un enemigo. Asimismo, hay que destacar que, además de elegir entre diferentes clases, habrá hasta nueve especialidades con distintas habilidades especiales, que se activarán al acumular rachas de bajas: Disparos eléctricos, revólveres de gran calibre, drones, miniguns... Y cada una de estas especialidades tendrá, a su vez, dos habilidades entre las que elegir. En definitiva, un montón de posibilidades para adaptar nuestro soldado de Call of Duty Black Ops 3  a nuestras preferencias según nuestro estilo de juego.

Lecturas recomendadas