Reportaje

Gamescom 2015: Impresiones de Mad Max

Por Luis López Zamorano
-

¡Ya hemos jugado a Mad Max! En esta avance podréis descubrir las impresiones que nos ha dejado la aventura después de probar su demo en la Gamescom 2015. ¡El Guerrero de la Carretera ha vuelto!

Durante la Gamescom 2015 también hemos tenido tiempo de sacar nuestra vena más salvaje gracias a Mad Max, la nueva aventura desarrollada por Avalanche Studios y producida por Warner Bros. que, tal y como nos quisieron dejar claro los representantes de éste último antes de ponernos a jugar a su demo, no guardará relación con la última película de la saga (Mad Max: Furia en la Carretera), aunque sí que tomará prestados muchos elementos de ella.

Locura al volante

La demo que Warner Bros. nos dejó jugar para probar las bondades de Mad Max durante la Gamescom 2015 nos ponía frente a una de las misiones avanzadas del juego, ubicada más o menos en el medio de su desarrollo (en torno al 40% de la historia principal). La primera parte de la misión se desarrolla al volante del Magnus Opus, el coche de Max, y nuestro objetivo era el de destruir varias catapultas.

Como ya sabréis, la conducción será el motor principal del videojuego de Mad Max, por lo que mejorar el Magnus Opus será fundamental. Por suerte, nosotros ya conducíamos una versión del bólido bastante avanzada, así que pudimos disfrutar de varios accesorios más que útiles. Por ejemplo, para lograr destruir las catapultas, tuvimos que hacer uso del gancho del coche para después, hacerlas estallar con la ayuda de un lanzacohetes.

En este sentido, hay que destacar cómo serán las fases de disparo durante la conducción. Durante la demo, podíamos disparar el lanzacohetes con total libertad siempre que quisiéramos mientras conducíamos. Esto se debe a que es un esbirro, que va situado en la parte trasera del Magnus Opus, el que dispara y no Max. Pero claro, la velocidad es tal durante estas fases de Mad Max que para poder apuntar bien, los chicos de Avalanche han diseñado un sistema de “tiempo bala” que ralentiza la acción y nos permite apuntar a los blancos con más calma. Así que no tendremos demasiados problemas para fijar nuestros objetivos.

Y también a pie

Una vez que terminamos de destruir las catapultas, nuestra misión paso a ser la de infiltrarnos en un campamento enemigo. Allí teníamos que desconectar dos tuberías en llamas para poder avanzar, de modo que tocaba abandonar los mandos del Magnus Opus y salir a las arenas del desértico mundo de Wastelands para continuar a pie. Había llegado el momento de conocer de primera mano cómo será el sistema de combate de Mad Max.

Como ya han dicho en varias ocasiones, Mad Max contará con un sistema de lucha similar al de la saga Batman Arkham y, teniendo en cuenta que ambas licencias pertenecen a Warner bros. y que el sistema funciona de maravilla, no nos extraña en absoluto. Así, cuando nos topábamos con algún enemigo, utilizábamos un botón para atacar con puñetazos y patadas (también tendremos armas de fuego) y otro para realizar contraataques iguales que los de la saga de Rocksteady. Un sistema que no cansa y que parece que le sentará genial a Mad Max.

Wasteland, un mundo por explorar

Cuando terminamos con nuestra misión, la demo nos permitía explorar un poco el mundo abierto de Mad Max. La acción del título tendrá lugar en Wasteland, una tierra desértica en la que sobrevivir será todo un reto. De nosotros dependerá que el bueno de Max continúe respirando y para ello tendremos que buscar suministros constantemente por todo Wasteland. Pero claro, éstos escasearán y nos veremos obligados a comer cualquier cosa que encontremos, ¡incluso los gusanos de los cadáveres! Además, explorar Wasteland no sólo servirá para alimentarnos, sino que también nos hará encontrar piezas para mejorar el Magnus, algo indispensable para avanzar, así que tendremos que recoger toda la chatarra que encontremos.

Wasteland promete ser un mundo enorme (los desarrolladores de Mad Max ya dijeron que el mapa no tendría límites, aunque sería casi imposible sobrevivir en el borde exterior con las tormentas de arena y la escasez de recursos) y nos ofrecerá un montón de cosas que hacer. Al igual que ocurre en títulos como Far Cry 4 o Sombras de Mordor, en Mad Max podremos recorrer el mundo libremente e ir liberando las zonas ocupadas por el enemigo. Esto nos asegura unas cuantas horas adicionales de juego que pueden hacer que Mad Max sea una aventura enorme. El 4 de septiembre descubriremos si es así finalmente.

Lecturas recomendadas