Reportaje

GAMESCOM: impresiones de Deadpool

Por David Martínez
-

Deadpool, el súper héroe más macarra y vacilón del universo Marvel, tendrá su propio juego de acción gracias a Activision y High Moon Studios.

Wade Wilson, Masacre, el Mercenario Bocazas, Deadpool... le llamen como le llamen, lo cierto es que este peculiar súper héroe es uno de los más carismáticos del universo Marvel, y ya era hora de que le dedicasen un juego para él solito. Su primera aparición fue en 1991, en el número 98 de la serie Nuevos Mutantes, y desde entonces no ha hecho más que crecer su fama e historia.

A Deadpool hemos podido verlo en diferentes videojuegos como Marvel Ultimate Aliance o Marvel vs Capcom 3 Fate of Two Worlds, pero ahora le ha llegado el momento de emprender su carrera en solitario. De ello se encargará Activision y High Moon Studios, quienes ya han demostrado que saben lo que hacen con la saga de Transformers. Deadpool fue presentado en la pasada Comic Con de San Diego y ahora se encuentra presente en la GAMESCOM 2012, donde hemos podido echarle un vistazo más de cerca.

Estamos ante un juego de acción (¡sorpresa!) en tercera persona inundado de toques de humor, al igual que ocurre en la obra original. El hecho de que Deadpool sepa que es un personaje y 'rompa la cuarta pared' (término que se usa en las obras de ficción cuando un personaje se dirige directamente al lector) dará situaciones de lo más divertidas e inverosímiles. Esto, unido a la locura del propio Wade Wilson, nos hará soltar más de una carcajada, y a pesar de ser un juego protagonizado por el Mercenario Bocazas harán aparición muchos personajes de Marvel Cómics con los que interactuaremos.

En la demostración que hemos presenciado Deadpool debía acabar con un magnate multimillonario. Para llegar a él debemos ir desde las alcantarillas (donde se lleva a cabo el tutorial mientras Deadpool nos explica los controles tarareando música de Michael Jackson) hasta azoteas. Los combates son fluidos y vertiginosos, y podremos hacer uso tanto de armas de fuego y gadgets como de sus conocimientos de artes marciales en el cuerpo a cuerpo. Eso sí, el pobre trastornado no dejará de hablar ni un sólo momento. La acción se mezclará con algo de plataformeo y puzzles sencillos que no romperán para nada la dinámica de juego.

Al final de la demostración, cuando Deadpool consigue alcanzar a su objetivo (no sin antes volar la puerta de la sala con todo el C4 que lleva encima) lo lanza al vacío, ¡trabajo completado! Es entonces cuando aparece la preciosa Psylocke de la Patrulla X, con la consiguiente situación que os imagináis.

Lecturas recomendadas