Reportaje

Gears of War 3 calienta motores

Por Gustavo Bernaldo
-

Marcus se enfrenta a su mayor aventura en una desesperada batalla por sobrevivir en un mundo que controlan los locust, y donde ha despertado una nueva y terrible raza. ¡Los lambent han llegado!

Sí echamos la vista atrás, descubriremos que Epic Games ha gestado mucho títulos de éxito, como Unreal Tournament o Shadow Complex. Pero todos sabemos que lo que realmente les ha encumbrado hasta la cima de los genios en esto de los videojuegos han sido el primer Unreal y la saga protagonizada por Marcus Fenix, Gears of War.

La protagonizada por los Gears es una de las franquicias estrella de Xbox 360, de esas que venden consolas ellas solas. Pero, por lo visto, las aventuras de Marcus se acercan a su fin. Desde Epic Games nos han comentado que el arco argumental que nos narra las aventuras de estos hiperhormonados soldados quedará cerrado en esta nueva aventura. Pero que, en un futuro, tampoco descartan más títulos inspirados en este universo. Eso sí, como no podía ser de otra forma, el bueno de Marcus y todos sus compañeros de batalla se irán por la puerta grande. 

La historia continua…

Nuestras andanzas en esta nueva aventura comenzarán 18 meses después del final de Gears of Wars 2, es decir, después del hundimiento de Jacinto, la última gran ciudad humana. Pues bien, en esta aventura, la humanidad está al borde de la extinción en el planeta de los Locust y los pocos sobrevivientes que no se han convertido en dantescas estatuas de ceniza, sólo se preocupan de sobrevivir, vagando en busca de cobijo. Ni siquiera el gobierno ha sobrevivido a tan trágico final.

Ya no hay escuadrones, ni rangos, ni líderes a los proteger. Aun así, ni Marcus ni sus compañeros Gears están dispuestos a deponer las armas. Por lo que, desde la isla artificial Raven’s Nest (formada por un porta aeronaves, un buque cisterna y un destructor unidos a modo de trimarán), han organizado una pequeña resistencia. Esta tiene como prioridad dar con el misterioso padre de Marcus que, después del mensaje al final de Gears of War 2, parece que tiene la solución para acabar con los locust . Por desgracia una tercera raza entrará en juego, los lambent, que son una versión deformada de los locust dispuestos a arrasar con todo y que no recibe órdenes de sus progenitores. Pobre Marcus… ¡La que le espera!

Éramos pocos y parió la abuela

Por si no fuera difícil acabar con los locust, nos han colado una nueva raza mucho más temible y devastadora, diréis: muy fácil, que se alíen los humanos con los locust contra los lambent para exterminarlos y luego, si quieren seguir peleándose... ¡Allá ellos! Pues no, la cosa será mucho más compleja que eso, cada facción luchará por sus intereses –en el caso de Marcus llegar a viejo- y no habrá alianzas que valgan.

Por lo que hemos descubierto de esta nueva raza, los lambent serán mucho más complicados de matar que los locust. Mutarán en tres fases a medida que les disparemos y lo harán de una u otra forma según la zona del cuerpo en el que impacten nuestros disparos. De un aspecto humanoide, pasarán a convertirse en una especie de pulpos a los que costará acertar. Cuando estén a punto de morir, comenzarán una frenética carrera hacia nosotros para detonarse, cual bomba de Serious Sam, y causar el mayor daño posible.

Por suerte, para protegernos contaremos con los silverbacks, unas armaduras móviles que aumentarán mucho nuestra potencia defensiva y ofensiva. Una especie de lentos cacharros que arrasarán con todo lo que pillen una vez accionemos el botón de disparo… ¡Que tiemble los invasores! También se han mejorado las ametralladoras de posición, a las que podremos acoplar hasta cuatro armas que tenga nuestro escuadrón, eso sí, todas del mismo tipo.

Si algo funciona… ¿Para qué cambiarlo?

La forma de jugar será idéntica a la vista en las dos anteriores versiones: dispara, escóndete, y vuelve a disparar. Pero se añadirán un porrón de divertidas novedades. La primera es en el modo cooperativo, que en esta ocasión nos permite jugar hasta con tres amigos por Internet. Flipante… ¿no? Por si jugar la historia con nuestros amigos no fuera suficiente, ciertos eventos cambiarán en función de si jugamos solos o en compañía. Así que no será pesado repetir las fases.

Cada arma tendrá sus propios fatalities. Por ejemplo, podremos enchufar un lanzallamas en la boca del rival para que el fuego le salga por todos los poros o incrustar una granada en su espalda, para que salga corriendo y reviente junto a los rivales.

Gráficamente, Epic Games ha puesto el listón muy alto con la nueva evolución del motor Unreal Engine 3.5. Este permitirá unos efectos, sobre todo de iluminación, mucho mejores que en anteriores revisiones. Con unas sombras espectaculares y que por fin nos hacen olvidar los dientes de sierra y los modelos en baja resolución en algunos de los primeros títulos para la consola de Microsoft.

Por si todo esto fuera poco, también se ha revisado la física de las telas y el agua, ahora se mostrarán las banderas que hondean en los edificios con mucho más detalle, por ejemplo. También se ha retocado la inteligencia artificial de los enemigos. En esta nueva versión no veremos cómo un simple cascote impide el paso de locust cuando avanza hasta nosotros, sino que lo librará sin problemas y, además, tomará el camino más corto para hacerlo –se acabo eso de ir en ángulos rectos en plan Robocop.

Con todas estas mejoras y la diversión que siempre nos ha ofrecido toda la saga, Gears of War 3 promete cerrar la historia de Marcus de una forma brillante y, sobre todo, espectacular. ¡Que ganitas de que salga ya!

Lecturas recomendadas