Reportaje

Ghost in the Shell y los mejores escenarios cyberpunk

Por Jesús Delgado
-

Ghost in the Shell es uno de los mejores escenarios cyberpunk pero no es el único. Repasamos otros mundos sustentados sobre este subgénero de la ciencia ficción: Blade Runner, los libros de William Gibson, Robocop, Deus Ex...

El cyberpunk va a estar muy de moda. Sobre todo en cuanto llegue a los cines Ghost in the Shell, la película de  Rupert Sanders (Blancanieves y la leyenda del cazador) basada en el manga y anime homónino de Masamune Shirow. Y aunque las comparaciones van a estár al orden del día, pronto todo el mundo va a estar con la locura del cyberpunk encima, haciendo referencia a lo molón que es este estilo y las ganas que tienen de imitarlo. De hecho, raro será si el pelo de la Kusanagi de Scarlett Johansson no se convierte en tendencia y siendo algo habitual el próximo año.

Pero antes de que eso llegue, hemos pensado en arrojar un poco de luz sobre el asunto y nos hemos propuesto hablar sobre el género, para que tengáis algunas nociones básicas de él, así como ejemplos de los escenarios más emblemáticos del cyberpunk. Escenarios que, por cierto, abarcan desde el cine y la literatura, hasta el anime, los videojuegos y los juegos de rol. 

¿Qué es cyberpunk?

Cyberpunk es un subgénero de la literatura de ciencia ficción acuñado en los 80. Autores como William Gibson, del cual hablaremos después, comenzaron a realizar una nueva serie de relatos de ciencia ficción diametralmente opuestos a la ciencia ficción espacial y utópica que precognizaba un futuro mejor para la raza humana. De hecho, el cyberpunk precisamente busca la crítica social al sistema, alertando de los peligros de esta sociedad futura. 

En las historias del porvenir de los mundos cyberpunk, la especie humana no vive una gran expansión espacial a lo largo y ancho del cosmos. En general, son relatos que muestran cómo la humanidad sigue anclada en nuestro planeta Tierra, el cual está atestado de una ingente superpoblación, Las grandes corporaciones dominan todos los espectros políticos y sociales y se da un uso extensivo de la cyborogía, aplicada a buena parte de la población. Estos entornos, habitualmente situados en un futuro no muy lejano, pero además cuentan con otro ingrediente muy recurrente: las Inteligencias Artificiales y los entornos de realidad virtual, en el que viven inmersos los hackers en luchas constantes contra las megacorporaciones, sino al sueldo de estas. 

Además, narrativamente tiende a darse otro factor (no siempre recurrente, pero sí habitual), la idea del héroe solitario contra el gobierno y/o las empresas. Este individuo puede ser alguien al margen de las instituciones, rechazado por ellas o simplemente que las ha abandonado, que se enfrenta contra ellas él solo con sus habilidades. Ora hablemos de pistoleros o de hackers, sino de ambas cosas, vemos como estos individuos acaban teniendo que librar la guerra por su cuenta, con unas probabilidades de éxito bastante escasas.  De hecho, uno de los fundamentos de sus narraciones es la de que el protagonista, de alguna manera, pierde más de lo que que gana al final de la historia. 

Ghost in the Shell

Comenzamos con uno de los mejores ejemplos de cyberpunk y también de los más populares. Masamune Shirow creó este manga en 1989, presentando una de las más brillantes obras futuristas del noveno arte. Posteriormente, realizaría dos secuelas más: Human Error ProcessorManmachine Interface. La historia original se adaptaría a una película de Mamoru Oshii en 1995 así como en serie de animación en 2002. Además, existen otras continuaciones y secuelas que omitiremos para no aturullaros.

El mundo de Ghost in the Shell se desarrolla en el Japón de un avanzado siglo XXI. La tecnología cybernética y la informática han alcanzado cotas de de excelencia jamás pensada. Pero con este salto tecnológico, la amenaza criminal también es mayor. De ahí que el gobierno japonés habilite la llamada Sección Policial de Seguridad Pública 9, o Sección 9, para combatir los delitos tecnológicos: hackers, cyberactivistas, traficantes de material tecnológico peligroso, etc...

Dentro de este grupo de seguridad destaca la mayor Motoko Kusanagi, que no solo tiene un cuerpo completamente cybernético, sino que además ha reemplazo partes de su cerebro para poder llevar a cabo mucho mejor su trabajo.  La Sección 9 y la propia Kusanagi encontrarán la horma de su zapato cuando haya de enfrentarse a un peligroso y misterioso cyberterrorista que responde únicamente al nombre de el Amo de las Marionetas.

Si queréis saber más el manga original de Ghost in the Shell aún se puede encontrar en algunas tiendas de segunda mano. Pero preparaos para dejaros una pasta. Si lo preferís, la película de 1995 de Ghost in the Shell y la serie, subtitulada Stand Alone Complex, se pueden encontrar con mucha más facilidad en DVD y Blu-Ray. 

Johnny Mnemonic (y otras obras de William Gibson)

Si bien habríamos debido empezar por aquí, hemos decidido dejar a Gibson para el segundo lugar para abrir boca con lo popular y que ahora está en boca de todos. Y es que, aunque no os lo creáis, el origen de cyberpunk no es precisamente un tema de actualidad. Muy a pesar, eso sí, de la ingente cantidad de títulos que existen del subgénero.

William Gibson es considerado el padre del género, o al menos su más claro exponente. En su producción literaria destaca La Trilogía del Sprawl (o del Ensanche), compuesta por Neuromante, Conde Cero y Mona Lisa Acelerada, y este es posiblemente uno de sus trabajos más celebrados en donde se destila las bases de mundos como el de Ghost in the Shell. Por el cine, no obstante, le conocemos precisamente por Johnny Mnemonic, la película de Keannu Reeves cuya crítica tenéis aquí, basada en uno de los relatos comprendidos en la antología de Quemando Cromo. Además, la película New Rose Hotel también se basa en sus libros, y está considerada como una de las cintas de culto propias del movimiento. 

Sea como sea, una cosa es clara, Gibson es el autor más puro en cuanto a cyberpunk se refiere. Su presentación de las realidades virtuales y del poder de los hackers para moldear el mundo fueron claramente precursores en todo lo que vino posteriormente en otras sagas literarias, cinematográficas y de videojuegos. 

Blade Runner

Si bien ¿Sueñan los androides con ovejas metálicas?, el relato en el que se basa Blade Runner es de 1968. Phillip K. Dick ya precognizaba las bases del movimiento cyberpunk con esta historia. Al menos si no el relato original, sí podemos señalar que la película de Ridley Scott de 1982, cuya crítica os brindamos en su momento, ya se ubicaba en un entorno cercano al cyberpunk. Si bien la idea de hackers no estaba tan desarrollada, en su contrapartida teníamos ingenieros y expertos en androides (llamados replicantes). 

Por otro lado, la idea de las megacorporaciones, las I.A. como pieza central de la trama y la premisa de un héroe que actuaba como lobo solitario, estereotipado como cínico que acaba volviéndose contra el sistema cuando decidía salirse de las directrices de su rol escéptico, casan bastante con la premisa del cyberpunk. En líneas generales, por esto podemos decir que la película de Blade Runner, cuanto menos, podría considerarse uno de los mundos de cyberpunk existentes. 

Robocop (1987)

Si bien Robocop (1987) tampoco incide en la idea de los hackers, las inteligencias artificiales están presentes, así como la robótica (y por extensión la cibernética). la OCP es la gran corporación que incluso acaba absorbiendo la autoridad y los poderes públicos, convirtiendo sus intereses privados en ley y a los agentes del orden en sus esbirros automatizados. Esta advertencia es precisamente la que se puede desprender de Robocop, cuya crítica tenéis aquí

Además, que su protagonista Alex Murphy sea un pistolero solitario, sobre todo en su camino de venganza, y el hecho de que su batalla es una perdida son dos elementos cyberpunk. Su humanidad, por mucho que quiera no volverá jamás. Al ser un cyborg, más máquina que hombre, está alejado del resto de la raza humana.La crítica pues va dirigida al concepto de singularidad entre sintético y orgánico y los problemas de alienación resultantes. Este es elemento que en parte se recoge dentro de la filosofía de los relatos cyberpunk. 

Ergo Proxy

Ghost in the Shell no es el único manganime cyberpunk. Ergo Proxy también entra en esta categoría. Se trata de un anime creado por Dai Sato, ambientado en un futuro quizá no muy lejano. La Tierra ha sido devastada en su mayor parte por un conflicto a escala planetario. Esto ha obligado a la población a refugiarse en una ciudad en forma de cúpula que responde al nombre de Romdou, que sirve de refugio a la humanidad. 

En Romdou, los humanos conviven con unos androides llamados AutoRaves, bajo la supervisión de un sistema burocrático y administrativo. Todo marcha en paz hasta que unos AutoRaves sin control comenten varios asesinatos, movidos por un virus informático llamado Cogito. Con la población en un ataque de histeria, se irá descubriendo la relación del virus con unas entidades artificiales llamadas Proxy, con las que el gobierno ha estado experimentado.

Si queréis ver la serie entera, que pinta bastante bien, os informamos que existe un cofre que recoge los 23 episodios de Ergo Proxy

Shadowrun

No podíamos dejar fuera de la lista al producto rolero cyberpunk por excelencia (con permiso del juego Cyberpunk 2020). Shadowrun se ambienta en un periodo entre 2040 y 2076 en un planeta Tierra que ha sufrido una crisis mágica. En un momento determinado, la magia despertó y aparecieron dragones y criaturas de fantasía, al tiempo que parte de la raza humana se transformaba en razas de fantasía: orcos, enanos, elfos, etc... Este cambio dio lugar a la confluencia de la magia y de la tecnología, creando un futuro tan extraño como lleno de posibilidades. 

En este juego las partidas están ambientadas en torno al 2050 y los jugadores encarnan razas propias de Dungeons & Dragons en un entorno propio de Blade Runner y Ghost in the Shell. ¡Sí, una paranoia de mucho cuidado! Pero también una muy divertida y que ha contado con numerosos acólitos a lo largo de sus más de veintinco años de vida. De hecho, Shadowrun ha cosechado  tanta fama que hasta se ha dejado ver en videojuegos del género de los RPG y MMO

Deus Ex

No íbamos a dejar fuera de la lista al gran shooter / RPG de Eidos Interactive. La odisea de JC Denton, Alex D,  Adam Jensen y  Ben Saxon a lo largo del poco halagüeño futuro que le espera a la Tierra en los próximos 50 años. Si queréis un juego Cyberpunk, los Deus Ex  son vuestros títulos. Todos los elementos de los que os hablábamos en el primer epígrafe de nuestra lista conforman los ingredientes de toda la serie de videojuegos: Futuro distópico, grandes corporaciones, hackers "haciendo cosas", inteligencias artificiales, un héroe en plan Llanero Solitario, prótesis cybernéticas... ¡vamos, una fiesta cyberpunk!

Una de las sagas preferidas de los amantes del género. Su último título Deus Ex: Mankind Divided, cuyo análisis tenemos aquí, ha sido considerado el mejor juego canadiense de 2016 y, desde luego, es una perita en dulce para los adictos a los RPG "de tiros". Posiblemente tengamos en este título el mejor exponente del género cyberpunk en cuanto a videojuegos se refiere. 

Matrix

Por último, nos reservamos la trilogía Matrix como una opción que puede ser controvertida, puesto que hay quien piensa que no se trata tanto de una saga cyberpunk sino como un relato de ciencia ficción con tintes filosóficos y metafísicos. El autor de estas líneas acepta la segunda acepción, pero aún así considera que Matrix debería ser tenida en cuenta como historia cyberpunk.

En este aspecto, la trilogía de Matrix, así como juegos y spin-offs, se mueve en un entorno distópico entre dos realidades. La mundana y apocalíptica y la realidad virtual del mundo de las máquinas, en donde Neo puede hackear las reglas de los servidores, alterando el código fuente que lo sustenta a voluntad. Por otro lado, si bien la idea de Megacorporaciones no existen, sí tenemos al Agente Smith y los otros agentes, sirviendo como ejecutores de una entidad mayor y opresora. Del mismo modo, Neo tiene la batalla perdida desde el principio, como bien sabéis. No obstante, si no estáis muy convencidos y queréis revisar de nuevo la saga, os recordamos que es relativamente fácil encontrar el pack con las tres películas de Matrix, además de la película animada Animatrix, que servía de tie-in entre las dos primeras cintas. 

Lecturas recomendadas