Almacenamiento PC
Reportaje

HDD vs SSD - Qué son y cuál es el mejor

Por Elisabeth López
-

¿Qué son los HDD? ¿Y los SSD? ¿Cuáles son las diferencias? Si queréis comprar o actualizar un ordenador, os explicamos cuál y por qué es el mejor para ello.

Si estáis leyendo este reportaje, seguramente, es porque tenéis dudas sobre qué ordenador compraros y no sabéis en qué aspecto del mismo fijaros para elegirlo. También podría ser que queréis actualizar vuestro PC y no sabéis qué dispositivo de almacenamiento es mejor para ello. Sea cual sea el caso, estáis en el sitio adecuado, puesto que, no solo os vamos a explicar qué es un HDD y un SSD, sino que os contaremos sus diferencias y cuál es mejor. 

Además del color, la marca, la batería o la pantalla, el sistema de almacenamiento del propio ordenador es un aspecto muy importante porque, junto con la CPU, repercute directamente en el rendimiento. Los discos SSD son más caros pero, también posibilitan que tu ordenador funcione mucho más rápido y por ello son una opción muy a tener en cuenta. No obstante, veamos detenidamente cómo funcionan un disco HDD y uno SDD, las diferencias y cuál es el mejor. 

¿Qué es HDD?

Un HDD (Hard Disk Drive) es un dispositivo en forma de disco duro o rígido que almacena datos empleando un sistema de grabación magnética. Este se compone de uno o más discos rígidos que se encuentran unidos por un eje común que gira a gran velocidad en una caja metálica. Encima de cada disco se encuentra un cabezal que lee o escribe sobre una lámina de aire originada por la rotación de los discos. 

El primer HDD fue creado por IBM en 1956. Desde entonces, al igual que ha ocurrido con la tecnología en general, el precio de este disco duro ha ido reduciéndose a la vez que ha aumentado su capacidad. Por ello, desde 1960 se convirtió en la principal opción de almacenamiento secundario, manteniendo dicha posición gracias a los incrementos en la capacidad de grabación. 

Cómo instalar un disco duro externo con la actualización 4.50 de PS4

La medida utilizada para medir la capacidad del HDD es el SI (Sistema Internacional) que utiliza múltiplos de potencias de 1000 en vez de utilizar los prefijos binarios que usan múltiplos de potencias de 1024. Este hecho provoca que se genere confusión a la hora de saber la capacidad exacta del HDD que tenemos o que queremos adquirir, puesto que, por ejemplo, un disco duro de 500 GB, en algunos dispositivos es representado como 465GB y en otros como 500GB, siendo el mismo disco duro a fin de cuentas. 

¿Qué es SSD?

Un SSD (Solid-State Drive) es un dispositivo que, al igual que el HDD, almacena datos, pero mediante el uso de memoria flash. Este está formado por: una controladora, el procesador de tipo electrónico que administra y gestiona los módulos de memoria NAND, y que ejecuta el software a nivel de firmware; un dispositivo similar al caché de los HD; y un condensador que mantiene la integridad de los datos de la memoria caché al ocurrir un fallo con la memoria causado por la alimentación eléctrica.

Debido al uso de memoria flash para almacenar datos, este dispositivo es menos sensible si recibe un golpe, y cuenta con un tiempo de acceso y de latencia menor, puesto que no está compuesto por partes móviles (discos o cabezal de lectura/grabación). Pero, gracias a la interfaz que comparten ambos dispositivos, la SATA (Serial Advanced Technology Attachment), son intercambiables entre sí. 

Desde 2010, la mayor parte de los SSD existentes utilizan memoria flash basada en puertas NAND que retienen los datos sin alimentación eléctrica, aunque también pueden ser creados a partir de RAM o memoria de acceso aleatorio. 

¿En qué se diferencian los HDD y SSD?

A pesar de que parezcan similares, los dispositivos HDD y SSD cuentan con diferencias que determinan que nos decantemos por uno u otro. Por ello, antes de explicar cuál es mejor, tenemos que saber en qué se diferencian. 

Una de las principales diferencias entre ambos dispositivos reside en el funcionamiento. Mientras que los HDD guardan los datos en discos giratorios que son grabados por un cabezal con aguja, los SSD nunca se mueven para almacenar datos, sino que crean bloques y cada vez que queremos acceder a la información, simplemente la busca y la ofrece. 

Los discos SSD mejor valorados en Amazon

Otra diferencia destacable sería la velocidad a la que transfieren la información. En los SSD es mucho más rápido transferir que en los discos duros, oscilando la velocidad entre los 0,05 y 0,23 milisegundos frente a los 7 y 16 segundos de los HDD. Aunque parezcan velocidades insignificantes, en el momento de tener que acceder a la información, cuanto más rápido sea, mejor nos resultará y, entonces, no nos parecerá tan irrelevante este hecho. De igual modo, la velocidad para transferir información es mayor en los dispositivos sólidos que en los discos duros, con 500MB/s frente a 100MB/s. 

También cabe destacar una de las dos características principales que diferencian a ambos dispositivos: la capacidad. Los HDD suelen presentarse en formatos de 3,5 o 2,5 pulgadas, destinados a ordenadores de sobremesa y portátiles respectivamente, llegando a alcanzar la capacidad de 2TB o 4TB. En cambio, y aquí es donde reside la principal desventaja de los SSD, los segundos acaban de llegar hace relativamente poco tiempo a los 2TB, mayormente debido al precio que alcanza su tecnología, en formatos de 2,5 pulgadas principalmente. 

¿Cómo cambiar el disco duro de PS4?

Todo lo anterior repercute directamente en el precio de cada GB de datos. Mientras que un disco duro de 4TB cuesta, aproximadamente, 200 euros, siendo 0,05 céntimos cada gigabyte, por ese mismo precio un SDD te ofrece 512GB, lo que pasa a ser más caro cada GB: 0,40 céntimos. Si quisiéramos hacernos con un disco sólido de 2TB, nos costaría alrededor de 900 euros, siendo una opción mucho más cara y fuera del alcance de muchas personas.

¿Cuál es mejor?

Así pues, llegamos al punto clave del reportaje. ¿Es mejor un HDD o un SSD? La verdad es que ninguno es mejor que otro, sino que decantarse por uno de los dos dependerá de nuestras necesidades. 

A la hora de elegir un ordenador u otro, hay que pensar para qué lo queremos. Si necesitamos mucho espacio de almacenamiento y no nos importa la velocidad a la que trabaje (rendimiento) o si, por el contrario, queremos un mejor rendimiento y no estamos interesados en almacenar mucho contenido. 

En el primer caso, compraremos aquel ordenador que haga uso de un HDD, puesto que, como hemos explicado anteriormente, aunque estos dispositivos de almacenamiento no cuenten con una gran velocidad para transferir datos, ofrecen una considerable capacidad de almacenamiento a un precio asequible. En el segundo caso, claramente elegiremos un SSD. Al contrario que los discos duros, estos dispositivos tienen un alto rendimiento a la hora de trabajar con la información (procesan rápido), no obstante resultan un poco más caros y no ofrecen la misma relación calidad/precio. 

En definitiva, la elección de un dispositivo u otro dependerá única y exclusivamente de lo que necesitemos. 

Lecturas recomendadas