Escuadrón Suicida - Patada en la boca
Reportaje

Escuadrón Suicida: Patada en la boca - Review del nuevo origen

Por Jesús Delgado
-

Hace unos años, ECC nos permitió echar un ojo al génesis del Escuadrón Suicida en el reboot que supuso The New 52 (conocido en España como el Nuevo Universo DC). Con motivo del estreno de la película, recuperamos la review de este tomo. Originalmente titulado como El origen de Harley Quinn.

ACTUALIZADO 02/08/2016 - Escuadrón Suicida llegará a los cines a finales de esta semana. Tras haberos presentado ayer la guía de personajes para que conozcáis a los "angelitos" que componen la Fuerza Especial - X (nombre oficial del grupo en los archivos de EEUU en los cómics), hoy rescatamos una review de hace unos años, cuando la película aún no era ni un proyecto. 

Se trata de Escuadrón Suicida: Patada en la boca, un tomo que recopilaba las primeras andanzas del grupo tras el reboot a principios de esta década que sufrió DC, dando lugar al nuevo Universo DC. El motivo por el cual realmente volvemos a sacar a la luz este texto. Es porque precisamente la formación que se refleja en este cómic es la base del grupo que veremos en la película. Con ligeros matices, eso sí, como cambiar a Killer Croc por el Rey Tiburón del cómic. 

Por cierto, aviso para navegantes. La edición original del cómic en España se titulataba Escuadrón Suicida: El Origen de Harley Quinn, pero su reedición en español, con exactamente el mismo material se titula actualmente  Escuadrón Suicida: Patada en la boca. Os avisamos, no vaya a ser que os pongáis a buscar el mismo cómic. De hecho, su portada es la que sigue y podéis encontrarla en Amazon, grandes superficies y librerias especializadas al mismo precio. Esto es 16,95 euros.

 

Escuadrón Suicida - vol. 1

 

----------------------

Texto original: Si os mencionamos los nombres de Deadshot, Harley Quinn, Savant, Araña Negra, Rey Tiburón o El Diablo, seguramente de esa lista solo reconozcáis a dos, como mucho. Pero si os decimos que se trata de parte del elenco de villanos más despreciables del Universo DC, seguro que ya andáis menos perdidos pero aún algo confusos. Lo cual por otro lado es bastante normal, teniendo en cuenta que por cada héroe, hay un ejército de malosos a los que derrotan cada dos o tres números. Hecho que nos lleva a nuestra siguiente pregunta: ¿Qué pasa con los malos cuando los héroes los vencen?

 

Pues a los que no encierran en Arkham Asylum, por dementes, los mandan a una carcel muy particular: Belle Revé. En esa prisión para supertipos es donde se les ofrece un trato: A cambio de trabajar para el Gobierno de los EEUU en misiones de Black Ops, sus condenas se verán reducidas. De ese modo, delincuentes superpoderosos se convierten en los agentes del gobierno en las misiones más sucias, secretas y peligrosas. Ellos son La Fuerza Especial X, también llamada Escuadrón Suicida. Y no es para menos, teniendo en cuenta los trabajitos que hacen....

Y esto mismo es lo que nos ha servido ECC en enero bajo un único tomo, títulado Escuadrón Suicida: El Origen de Harley Quinn, en el que se reúnen los ocho primeros números guionizados por Adam Glass (Masacre Pulp) y dibujados por Federico Dallocchio (Green Arrow), Cliff Richards (Cazadora: Año Uno) y Clayton Henry (Adventures Comics). Este cuarteto de artistas nos propone en este arco argumental una  revisión del Suicide Squad del nuevo Universo DC. Para ello recurren a la fórmula que dio vida al grupo en los años ochenta, con la que el equipo vuelve a ser una fuerza gubernamental bajo el liderato directo de Amanda Waller y recupera la esencia de la serie tras Crisis en Tierras Infinitas. Aunque con sorpresas.

 

Ya que este título, a pesar de ser una colección de 'segunda fila', contiene una calidad que le hace rivalizar con las protagonizadas por las estrellas de la editorial, Superman o Batman. No en vano, desde la primera página la historia está cargadita de acción a raudales, grandes dosis de proezas antihéroicas y bastante humor malsano.

Escuadrón Suicida: El Origen de Harley Quinn está editado en cartoné y cuenta con  184 páginas a todo color. Su precio es de 16,95 euros y su continuación aún no tiene fecha oficial aunque, a ojo de buen cubero, os diríamos que posiblemente tengamos su segundo volumen a finales de primavera.

Pero, ¡un momento! Antes de que digáis "¡jo, qué caro!" o "buff, mucho tomo para leérmelo de una sola tacada" (que nos conocemos), dadme al menos la oportunidad de persuadiros y explicaros por qué esta ha sido nuestra elección de títulos DC para enero. Venga, os veo en el siguiente epígrafe.

Los DC del patíbulo

El grupito que tenemos es el equivalente en supervillanos de aquella película de Lee Marvin titulada Dirty Dozen. Y eso, chicos, es muy satisfactorio, empezando por un detalle que esa película nos regaló: No hay inmunidad de guión para nadie, el pellejo de ningún personaje está a salvo. Ya desde el primer capítulo se nos deja claro que por mucho que simpaticemos con un recluso, lo mejor será que no nos encariñemos de él. Más que nada porque seguramente en la siguiente página puede acabar devorado por un monstruo antropófago, con un disparo entre las cejas o simplemente le vuelen la cabeza con una bomba cuando intente huir de la carcel o de la misión....

 

En un mundillo donde la muerte no es permanente, la certeza de que un personaje puede desaparecer en cualquier momento es cuanto menos un aliciente. Pero si además estos personajes cuentan con personalidades redondas y motivaciones bien definidas, entonces lo que tenemos es un guión que engancha y te crea adicción por leer más y más. Y en este aspecto, Adam Glass en su labor de escritor ha cumplido sobradamente.

Además, la fórmula de Glass se cimenta en base a dos pivotes centrales que serán en torno a los que gire la acción: Deadshot y Harley Quinn, la noche y el día. Uno, el mejor tirador del planeta, metódico y letal; la otra, la sicaria más querida por los fans, impredecible, inestable y adorable. Estos dos polos opuestos, ya os adelantamos, son los responsables de dirigir la acción, creando momentos memorables y actuando como catalizadores de la trama. Sobre todo Harl, quien servirá de tie-in con su colección madre: Batman.

Cuidadín, spoilers a partir de aquí.

Atentos a la tensión sexual que aún se mantiene en el número 17 de la edición norteamericana y que tendrá consecuencias graves con Death of the Family.

 

Venga, cerrad ya la boca: Parece que hunca hayáis visto a dos supervillanos dándose el lote... 

En cualquier caso, no os engañéis por estas viñetas. No todo va a ser pasteleo entre Harl y Deadshot. Ni de broma, vamos. Gracias a los secundarios tendremos subtramas y acción a mansalva. Especialmente, por parte de la mujer que pone el bozal a estos perros; Amanda Waller, quien ha sido también renovada, dotándola de una imagen mucho más agradable a la vista, pero manteniendo intacta su crueldad y su genio. No en vano, sigue siendo la responsable del grupo, y en calidad de "tutora" no va a dejar que sus chicos se la suban a la chepa.

Y tampoco debemos olvidarnos del resto: Araña Negra (un justiciero gothamita caído en desgracia); Rey Tiburón (un engedro canibal); Foco y Atención (dos villanas de Green Arrow), El Diablo (un pirotelekinético latino) o Savant son otros nombres que dotan de interés a la colección gracias a sus personalidades extremas y enfrentadas. A la hora de trabajar como equipo ofrecen constrastes muy interesantes, debido a sus puntos de vista muchas veces enfrentados de una forma muy natural y nada forzada.

 

Paralelamente, debemos mencionar que el dibujo merece algo más que el aprobado alto. Pues no pretendáis encontrar la máxima perfección en una colección comercial de segundo orden. Ahora bien, el trabajo de sus ilustradores, atendiendo a plazos, es de muy buena calidad y muy preciso, logrando una riqueza expresiva muy variada y apropiada en todas y cada una de las situaciones. Además, los coloristas hacen una labor muy digna, sobre todo a la hora de utilizar colores planos para conseguir falsas iluminaciones.

En cuanto al formato, aunque es un incordio y deja bastante síndrome de abstinencia después de haberlo leído, tiene un gran punto a su favor. Al tratarse de una serie irregular, permite al coleccionista preparar con antelación su adquisición, ya que a diferencia de las series mensuales, no se trata de un gasto fijo a tener en mente. Así, puede convertirse en un mero objeto de coleccionismo, que os podéis regalar (o regalarlo) en fechas determinadas, sin que esto suponga un sablazo serio a vuestra economía. 

Recapitulando: Si os gustan los antihéroes, las historias sórdidas y sin esperanza, con cierto tono a teleserie de acción y ninguna pretensión intelectual, y  que además no os obliga a comprarla todos los meses, entonces Escuadrón Suicida es posiblemente vuestra serie. 

Lecturas recomendadas