Reportaje

Las 15 mejores películas de humor absurdo y parodias

Por Jesús Delgado
-

Las 15 mejores películas de humor absurdo y parodias de la historia del cine las encontraréis en el siguiente listado: Amanece que no es poco encabeza nuestra lista, pero no es la única. También encontraréis clásicos como La vida de Brian o títulos más recientes como Austin Powers: La espía que me achuchó.

La comedia ha sido uno de los pilares del cine, como son las películas musicales, el cine de suspense y misterio o el cine bélico. Apenas podríamos recordar las de horas que hemos pasado frente a la pantalla partiéndonos de risa gracias a la ocurrencia de grandes directores, guionistas y actores. Teniendo esto en mente hemos recopilado una lista con las que nos parecen las mejores y más delirantes comedias cinematográficas.

En esta lista con las 15 mejores películas de humor absurdo encontraréis todo tipo de cintas. Desde algunas dedicadas a la parodia (o spoof movie), hasta títulos originales, pasando por cintas icónicas de cómicos como los Monty Python, Mel Brooks o Jim Carrey. Vamos, que hay para todos los gustos y humores. Aunque dudamos que ninguna de ellas figure entre la lista de películas más escandalosas de todos los tiempos

Eso sí, ya os adelantamos que algunas de las películas que os mencionamos no solo están aquí porque hayamos creído que en su calidad e inteligencia, sino por su enorme capacidad para hacernos reír cada vez que volvemos a verlas. Ah, y por cierto, no penséis que esto es un ranking, porque no lo es. Si os fijáis, el orden es alfabético y no obedece a una clasificación de notas. El suponer cuál es mejor que cuál es algo que os dejamos a vosotros.

1. Amanece que no es poco

La primera película de nuestra lista es una española. Pero posiblemente también sea la película de comedia más brillante del cine español (si nos dejan decir esto los fans de Torrente). Siendo justos, Amanece que no es poco (1989) es la comedia más ácida, incisiva, original y acertada que ha realizado nuestra industria y por eso merece estar aquí. 

A José Luis Cuerda le debemos esta espléndida historia ambientada en una ficticia población rural de España, a la que llegan un joven ingeniero español de la Universidad de Oklahoma y su padre. El dúo, esperpéntico ya de por sí, dará de bruces con una población local que refleja los peores y más sonados vicios de la España profunda, pero también de la urbanita. José Sazatornil (Saza), Antonio Resines y Luis Ciges encabezan un reparto de lo mejor de su época. 

2. Agárralo como puedas

Nació como spin-off de una serie de televisión fallida, pero de culto, conocida como Police Squad pero se convirtió en un modelo del género de las spoof movies, las parodias. Agárralo como puedas (Naked Gun en EEUU, ¿Dónde está el policía?  en Latinoamérica y La pistola desnuda en Argentina) se estrenó en en 1982 y presentaba al teniente de policía Frank Drevin (Leslie Nielsen), un aguerrido oficial decidido a vengar el intento de asesinato de su amigo Nordberg. 

A golpe de porrazo, juegos de palabras con dobles sentidos y alguna que otra incongruencia, Frank se consagró como el policía más divertido de los años 80. Gracias Leslie Nielsen por esta trilogía de películas. 

3. Aterriza como puedas

Airplane! (¡Aterriza como puedas! en España y ¿Y dónde está el piloto? en Latinoamérica) es un clásico del género de las spoof-movies. Estrenada en 1980, esta cinta se carcajeaba a gusto del género de las películas de desastres, más concretamente de las de aviones siniestrados, que tan de moda se pusieron de moda durante los 70. Su secuela, como detalle curioso, no trató sobre un avión, sino sobre una nave espacial. Pero seguía siendo igualmente divertida. 

Por cierto, curiosidad cinéfila. Aterriza como puedas, más concretamente, parodia la película Suspense... Hora cero (Zero Hour! ,1957) en la que se calcan casi exactamente líneas de diálogos, además de bautizar a los personajes como los de esta misma. Empezando por su protagonista: Ted Stryker. 

4. Austin Powers: La espía que me achuchó

Si bien hizo bastante gracia en EEUU, la primera Austin Powers no acabó de calar del todo entre la población española. Principalmente debido a cómo muchos chistes se perdieron con el doblaje. Florentino Fernández, que por 1999 ya era una estrella televisiva gracias su participación en El Informal, se convirtió en la clave del éxito de la secuela. 

Gracias a la voz de "Flo" y algunas morcillas de la traducción, Austin Powers: La espía que me achuchó se tornó en un de éxito entre la chavalería. Aunque bien visto toda la serie es tremendamente divertida, gracias a las parodias y referencias al género de espías de los años 60 y 70 (principalmente las películas de James Bond) y las modas de la época. Un día tenemos que hacer crítica esta trilogía en la que Mike Myers hace los mejores papeles. . 

5. Cómo ser John Malkovich

 John CusackCameron DiazCatherine Keener y John Malkovich protagonizaron esta delirante, absurda y surrealista comedia, con un toque bastante ácido y algo morboso. Spike Jonze, su director, nos proponía cómo Craig Schwartz, un titiritero fracasado, encuentra una puerta que le conduce directamente al cerebro del actor John Malkovich. La adicción a estos viajes a la cabeza del interprete se convertirá en una peligrosa adicción para Schwartz.

6. Dos tontos muy tontos

Jim Carrey y Jeff Daniels protagonizan esta película de enredos, con la idea una road-movie como base.  Lloyd y Harry son dos amigos un poco... eh... limitados, que conviven juntos y que se ven envueltos debido a su torpeza entre unos secuestradores y  la familia de la víctima. No es queremos contar más, para no haceros spoilers si aún no la habéis visto. Pero, en tanto, si queréis saber más de Dos tontos muy tontos (Dumb and Dumber, 1994) y conocer de primera mano nuestra opinión sobre ella, podéis leer su crítica en este enlace.

7. El jovencito Frankenstein

El jovencito Frankenstein (Young Frankenstein, 1974) es posiblemente una de las mejores películas del difunto Gene Wilder, como también lo es de la filmografía de su director: el irrepetible Mel Brooks. La trama propone cómo el nieto del profesor Víctor Frankenstein original, que reniega del legado de su abuelo y se dedica a la neurocirujía, recibe la noticia del fallecimiento del anciano. Como único heredero de la familia Frankenstein, viaja al castillo de su abuelo, en donde descubrirá los secretos de sus experimentos, lo cual le hará tratar seguir los pasos de este y crear su propio monstruo.

El jovencito Frankenstein está considera, por cierto, una de las mejores comedias de la historia del cine. Y no en vano, su rodaje es una imitación perfecta de las técnicas que se utilizaban en los años 30 y 40. Y merece verse aunque sea solo por ansia cinéfila.

8. El Sentido de la Vida

Los Monty Python no podían faltar en nuestra lista. El sentido de la vida (The Meaning of Life, 1983) fue su última gran película, aunque no la primera. Mediante distintos sketches, los Python iban mostrando el proceso vital de cualquier persona: Nacimiento, infancia, madurez, muerte... tratando de con ello mostrar y revelar cuál era el sentido de la vida misma, como dice el título de la película. Ahora bien, si lo conseguían o tan solo nos hacían partirnos de risa, eso no os lo revelamos. Tendréis que esperar hasta los créditos para descubrirlo. 

9. Hot Shots

Top Gun y las películas de aviadores no se salvaron de la parodia. En 1991, Hot Shots! le dio lo suyo al género con una película protagonizada por Charlie Sheen, Cary Elwes (sí, Wesley de La Princesa Prometida), Valeria Golino y el inigualable Lloyd Bridges. Absurda y con momentos tan tontos como desternillantes, Hot Shots casi nos mata de risa.

Y decimos casi, porque la segunda fue la que nos terminó de rematar, parodiando a Rambo y las pelis de tiros de los ochenta. Su mejor momento, eso sí, es cuando hacen la parodia de Apolypsis Now! y aparece Martin Sheen junto a su hijo gritando a unísono "¡Me encantaste en Wall Street!" Simplemente brillante.

10. La vida de Brian

¿De verdad creíais que no la mencionaríamos? ¡Que poco nos conocéis! La vida de Brian (Life of Brian, 1979) de los Monty Python no podía faltar. Esta sátira a la religión, y más concretamente a los evangelios, le valió la abominación por parte de las autoridades religiosas del momento. Ahora bien, precisamente debido a esa condena, la película se convirtió en un éxito. ¿O acaso medio algún elemento más de por medio?

Desde luego genialidad no le falta. Y, tengamos una cosa en mente, en ningún momento la película contradice a la Biblia. Sencillamente postula a un candidato a Mesías, contemporáneo de este, qué hubiera sido confundido por error con el autentico Mesías. Otra que nos apuntamos para reseña. 

11. Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores

Y como la cosa va de los Python, no podíamos dejar de mencionar su gran película clásica:  Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores (Monty Python and the Holy Grail, 1977) de Terry Gilliam y Terry Jones es una cinta que hay que entenderla para cogerla su punto. Pero una vez pillado, es difícil que lo soltéis. 

Como parodia las leyendas artúricas, los Python plantean una incoherente y loca cruzada, protagonizada por el Rey Arturo y sus seguidores en busca del Santo Grial. Por el camino, la compañía no parará de encontrar obstáculos tan peligrosos como estúpidos. Ah, y franceses, muchos franceses. Más que en las calles de la París de Assassin's Creed Unity

12. Scary Movie

Queremos pensar que Scary Movie (2000) fue la mejor de toda la serie de películas que parodia el género de terror y de slasher. Keenen Ivory Wayans (Dos rubias de pelo en pecho) realiza una sátira de la película de Scream, con guiños a grandes éxitos del cine de finales de los noventa. Muy fresca para su momento, no sabemos qué tal habrá aguantado el paso del tiempo. Eso si, la escena de "Ghostface" completamente fumado no tiene precio. 

13. Sillas de montar calientes

Sillas de montar calientes (Blazzing Saddles, 1974) es otra genialidad nacida de la colaboración entre Mel Brooks y Gene Wilder. En esta ocasión estamos ante una sátira del Western en la que se toman todos los elementos del género, desde el vestuario hasta los roles arquetípicos para construir una historia que crítica las producciones de las películas de vaqueros y la propia Hollywood. Mel Brooks realiza una de sus películas más ingeniosas con un lenguaje muy inteligente, con la que es imposible no acabar doblado de risa. 

14. Spaceballs

No lo vamos a negar. Nos encanta Mel Brooks. Y así lo demuestra la adición a la lista de Spaceballs o La loca historia de las galaxias (1987), una cinta que es lo que parece: una parodia de Star Wars, de la industria generada por George Lucas. La película hace una suerte de burla de la película original de La Guerra de las Galaxias, con un elenco nada malo para la época: Mel Brooks, John Candy, Rick Moranis y Bill Pullman. ¡Ahí es nada!

Por cierto, si queréis leer nuestra crítica de Spaceballs, os recordamos que no hace mucho la subimos a la web y está vuestra disposición. 

15. Top Secret!

Despedimos el listado con Top Secret! (1984), la película protagonizada por Val Kilmer en la que se realizaba una sátira de las películas de suspense con la Guerra Fría y el Telón de Acero como escenario. Muy similar a las primeras películas de nuestro listado, con parodias inteligentes y golpes de humor muy medidos, la película proponía el viaje de Nicky Richards (un cantante rock cuya música hacía referencia a Elvis Presley, The Beach Boys y Little Richard). Por cierto, dos grandes del cine aparecen en ella, realizando sendos cameos. Uno es Omar Sharif y el otro es Peter Cushing, más conocido como el gran moff Tarkin de Star Wars
 

Lecturas recomendadas