Reportaje

Impresiones de las batallas espaciales de Star Wars Battlefront II

Por Alejandro Alcolea
-

Al igual que con Dragon Ball FighterZ, no es la primera vez que nos ponemos al control de Star Wars Battlefront II. El juego de Electronic Arts se dejó ver en el EA Play del E3 2017 y ya os contamos lo que nos pareció el modo multijugador del juego de Electronic Arts que, este año están desarrollando tres estudios. 

DICE, los padres de Battlefield, se encargan de los combates multijguador en tierra. Criterion de las batallas estelares y EA Motive del modo campaña. De hecho, ese modo historia es de lo poco que nos queda por ver de Star Wars Battlefront II ya que, si en el E3 probamos el combate terrestre, en Gamescom hemos abandonado la atmósfera del planeta para combatir en el espacio. Tras varias partidas con el Imperio y los Rebeldes, os traemos nuestras primeras impresiones de las batallas espaciales de Star Wars Battlefront II.

Ahora luchas por algo

Star Wars Battlefront, pese a lo espectacular que era a nivel audiovisual, fallaba en los modos de juego y, sobre todo, la variedad de los mismos. O matabas... o matabas. Prácticamente no hacías otra cosa en el primer Battlefront, algo que provocaba que, con el tiempo, el juego se tornara más aburrido de lo que debiera. Electronic Arts es consciente de ello y, ciñéndonos a las batallas espaciales, el gran ausente junto a la campaña del primer juego, ha puesto a Criterion, su estudio experto en velocidad, a trabajar para solucionar la situación.

Lo primero que han hecho los británicos es acercar la cámara, que ahora se sitúa mucho más pegada a la nave, permitiéndonos apreciar el espectacular motor Frostbite en todo su esplendor. Lo seguro es que han retocado ligeramente las características de los cazas para que éstos se muevan de forma algo diferente a como lo hacían en el primer Battlefront. ¿Recordáis las palabras de Poe Dameron (su nave, por cierto, también está en el juego), experto piloto rebelde en el Episodio VII, al coger un Tie? Exclamó que ese bicho era rapidísimo. Eso, ahora sí, se nota en el juego. Ligeramente, pero ahí está.

Funko de Star Wars en Amazon

Una vez acostumbrados a las naves y su nuevo mapa de habilidades especiales, toca lanzarse al espacio para combatir. En la demo teníamos que, desde el lado del Imperio, proteger un destructor sobre el planeta Fondor. Desde el lado rebelde, obviamente, debíamos destruirlo, pero antes, teníamos que desactivar escudos situados en el interior de una enorme estación. Todo eso mientras objetivos secundarios se suceden en la partida, hay un par de naves persiguiéndonos y el constante goteo del reloj. 

Star Wars Battlefront II

Ahora, realmente, sentimos que estamos haciendo algo, que estamos desempeñando un rol dentro de una batalla inmensa en la que hay tanto pilotos reales (jugadores) como naves controladas por la IA, que son un poco más espabiladas que las del primer juego. Y no sólo el juego es más entretenido por esos objetivos, sino por la manera de abordar las misiones. En la que pudimos jugar debíamos meternos dentro de la estación espacial y es una gozada pilotar a toda velocidad atravesando las entrañas de la estación mientras un Tie va tras nosotros (o si somos nosotros ese Tie que va tras un Ala Y).

Algo que ayuda aún más a la inmersión es la sensación de que formas parte de un todo. De inicio, más allá de los héroes, encontramos tres naves por bando (Ala-X, Ala-A y Ala-Y en los rebeldes; Tie, Intrceptor y Bomber en el lado imperial), cada una con sus características. Una alianza espontánea que surgió es que yo, siendo un Ala-Y con mucha potencia de fuego, me lancé a por los generadores de escudo mientras un Ala-A iba tras mi estela protegiéndome de los enemigos.

El Imperio siempre gana

Literalmente. Tras las partidas jugadas al terminar la conferencia de Electronic Arts y las que pude disputar en mi cita con el juego de la compañía, algo así como una hora y media en total, la conclusión es que el Imperio mola más. No sólo por el sonido (que es una auténtica delicia), sino por esa sensación de llegar y besar el santo. Las naves imperiales son mucho más sencillas de utilizar. Tienen mayor cadencia de fuego, da la sensación de ser más rápidas y, en definitiva, puedes ir tú solo buscando rebeldes que aniquilar u objetivos que cumplir. 

Star Wars Battlefront II

Si juegas en el bando de los rebeldes tendrás que coordinarte con los aliados, o esa sensación es la que me quedó tras las diferentes partidas. Los Ala-X son poderosos, pero más lentos que los Tie, y los Ala-A caen de un plumazo. Eso sí, cuando ya llevas unas cuantas rondas con los rebeldes y empiezas a utilizar el mencionado sistema de cartas, así como las habilidades únicas de cada nave, comienzas a sacarle partido a las características de las naves ''de los buenos''.

Una fiesta para los fans de Star Wars

Pese a todo lo comentado, puede que lo mejor de las batallas espaciales de Star Wars Battlefront II sea el sistema de consecución de los héroes. Si recordáis el primer Battlefront de DICE y las batallas a lomos de naves, recordaréis que, básicamente, había tres fichas en el escenario. Una recargaba la vida y otra las habilidades. La tercera permitía controlar a un héroe (Halcón Milenario y Esclavo I) siempre que no estuvieran ya en combate, claro está.

En Star Wars Battlefront II, tanto para el multijugador en tierra como en las batallas espaciales, esto cambia. Ahora, por cumplir objetivo y aniquilar enemigos conseguiremos puntos de batalla y, con ellos, podremos personalizar nuestra nave, nuestro soldado o conseguir los ansiados héroes (de nuevo, siempre que alguien no lo haya conseguido primero). Es un sistema mucho más justo ya que, si algo cuesta 5.000 puntos y tú has sido el primero en conseguirlos, serás tú quien te lleves el gato al agua y puedas desbloquear al héroe.

Star Wars Battlefront II

Y, más allá de este nuevo sistema, el regalo para los fans es ver al Halcón Milenario combatiendo contra la Cimitarra de Darth Maul, una nave poderosa y con un potenciador que la vuelve invisible, pero algo lenta en los momentos que importan. Esta mezcla, que para muchos será extraña, es una declaración de intenciones. Electronic Arts ha puesto a tres de sus estudios a trabajar en el juego y, además, han cogido las tres eras de Star Wars, las han metido en una coctelera y las servirán al público el próximo 17 de noviembre. De momento, los combates espaciales y los terrestre cumplen. DICE y Criterion parece que han hecho su trabajo. Falta ver qué tal Motive con la campaña.

Lecturas recomendadas