Reportaje

Impresiones de la beta de Destiny

Por David Martínez
-

Destiny promete ser uno de los lanzamientos más fuertes del año. El shooter desarrollado por Bungie y Activision ya se encuentra en fase beta en PS3 y PS4 (esta semana llega a las consolas de Microsoft) y nosotros os adelantamos las impresiones de distintas personas de nuestra redacción con las primeras horas de este título.  

ACTUALIZADO 28-7-2014: El período de beta de Destiny ya ha concluído, pero hemos tenido tiempo de probar el juego en numerosas versiones, incluÍda la de Xbox One. Aquí tenéis el conjunto de las impresiones de los miembros de la redacción.

TEXTO ORIGINAL: Desde el pasado 17 de julio ya se encuentra disponible la Beta de Destiny en las consolas de Sony, y esta semana llega a Xbox One y Xbox 360. Ya os adelantamos los contenidos que tendrá esta beta, e incluso hemos hecho una comparación del juego en PS3 y PS4, pero ahora llega el momento de "mojarnos" ¿Qué le ha parecido esta versión inacabada a los miembros de nuestra redacción? Si vosotros habéis sido de los afortunados en haceros con un código, no dudéis en poner vuestras impresiones en los comentarios a este avance. Si no, recordad que el juego aparecerá en las consolas de Sony y Microsoft el próximo 9 de septiembre.

La épica de ser guardián por David Martínez

No es mi primer contacto con Destiny, pero sí es la primera vez que juego en casa, cómodamente, sin las prisas de tener que escribir un artículo. Y también es la primera vez que disfruto de todos los detalles de esta obra maestra. Supongo que a nadie le sorprenda que haya escogido un Titán -la clase de guardián destinada al combate- y que sea humano, con el pelo rapado y una calavera pintada en el rostro. Aquí se viene a morir (a matar en el mejor de los casos). Y que así me sumerja en un universo inabarcable, en el que se me han ido las horas casi tan rápido como las balas.

Si bien el editor de personajes se me queda un poco corto -se echa en falta más personalización en los camuflajes- lo que más me gusta del juego es la libertad de exploración: pasear por la antigua Rusia, eliminando a los caídos y pilotando el Colibrí (la moto jet de los guardianes) a toda velocidad; es una sensación que sólo había tenido cabalgando por el desierto en Red Dead Redemption. Es cierto que los escenarios de la beta se repiten -ya he perdido la cuenta de las veces que he "limpiado" el observatorio- o que las misiones de escanear, resucitar espectros (el androide volador que nos acompaña) y eliminar enemigos no marcan muchas diferencias. Pero el tacto de las armas es fino, la atmósfera inquietante y los enemigos duros e inteligentes. ¿Qué más se puede pedir?

Además de los disparos, el juego administra los componentes de rol con cuentagotas (y con acierto). Pasear por la Torre (en tercera persona) y conseguir piezas de armadura o hablar con los administradores del Crisol es algo que se disfruta tanto como apretar el gatillo, y que le otorga una profundidad que no hemos visto en otro "shooter". Además, es un momento para disfrutar del diseño: tiene inspiración de Halo, de Mass Effect, de Star Wars... de tantos universos de ficción que es algo único (y no hace falta fijarse en armas y personajes, con echarle un vistazo a los emblemas o los paisajes de la Tierra, ya se descubren esos elementos tan personales).

Podría hablar largo y tendido de los grandes momentos que me está dando esta beta, que apenas muestra diferencias técnicas con la alpha que se liberó en junio, pero me voy a quedar con el juego cooperativo. No es necesario crear un clan, ni llamar a nuestros amigos para cumplir una misión. No hay nada más épico que estar enzarzado en un combate contra una bruja del nido, por ejemplo, quedarse sin munición en el rifle de pulsos y cuando hemos asumido una muerte heróica... recibir la ayuda de un guardián anónimo. Otro jugador que protege la última ciudad de los humanos, y que nos salva el pellejo de manera desinteresada, por la causa común. Es una sensación que no he tenido con ningún otro juego del género. 

De jugador escéptico a Guardián convencido, por Daniel Acal

Voy a empezar mis impresiones sobre la beta de Destiny reconociendo abiertamente que este juego no me llamaba mucho la atención. En primer lugar, porque el shooter subjetivo no es el género que más me gusta. Y en segundo, porque cuando Bungie y Activision presentaron el juego, creo que no lo hicieron demasiado bien. No supieron (o no quisieron) explicar de forma clara qué era Destiny. Aquello iba a ser un shooter subjetivo de ambientación futurista-espacial pero mucho más ambicioso sus Halo. Con ínfulas de MMO pero sin ser exactamente un MMO. Con toques también de juegos tan dispares como Borderlands o Journey y muy ampliable con nuevos contenidos Y todo sustentado en un universo tan rico en detalles como el de Star Wars. Más que ambicioso, a mí aquello me sonaba pretencioso…

Pero este fin de semana, tras probar la beta de Destiny en PS4, Bungie ha conseguido despejar muchas de mis dudas. Hace no mucho escribí que sólo había tres juegos que me interesan de cara a lo que queda de año: The Evil Within, Dragon Age Inquisition y Far Cry 4. Y dije que no me interesaba Destiny ni por su género ni por su enfoque cooperativo (rancio que es uno). Pero casi siete niveles después (de jugarlo en solitario, cómo no), tengo que reconocer que lo he añadido a mi lista de deseos. Destiny me ha conquistado.

Me gustó el arranque: despertar en una zona peligrosa sin entender muy bien el mundo que me rodea, mientras me guía en mis primeros pasos por él un pequeño chisme con la voz en castellano de Tyrion Lannister. Me gustó el apartado gráfico, aunque no pueda presumir de la fluidez que aseguran los siempre deseables 60fps no entiendo las críticas que he leído a lo largo de este fin de semana en este sentido. También me gustó la accesibilidad de sus tiroteos, con armas suficientes para enganchar al veterano del género pero también a la gente que no está todos los días con el fusil en ristre (entre los que me incluyo). Me gustó cruzarme por unos momentos con otros jugadores completamente desconocidos que, interesada o desinteresadamente, me ayudaron (o no) a superar ciertos puntos antes de continuar su propio camino y con los que no creo que nunca más vuelva a cruzarme (como en la vida real, vaya). Y sobre todo, me gustaron las enormes posibilidades de personalización y de hacer crecer a nuestro personaje (sin nada que envidiar en este aspecto a ningún juego de rol) con nuevas habilidades y equipo que sin duda animan a seguir jugando para seguir abriendo nuevas posibilidades.

Por desgracia, este fin de semana estaba sin PlayStation Plus, por lo que sé que me he perdido una parte muy importante de Destiny ya que no pude unirme a la escuadra de Alberto Lloret ni tampoco pude combatir contra algunos de vosotros en el Crisol (me hubiera salido mejor probarlo en PS3; ironías del "destino"). Será una de las tareas que dejo pendientes para este 9 de septiembre, fecha en la que mi Titán volverá a empuñar su rifle de pulsos y seguirá descubriendo los secretos de este mundo a puñetazos si hace falta (menudos guantazos reparte mi Titán, por cierto). Y también espero que Bungie siga cerrándome la boca ofreciendo una Campaña larga y repleta de momentos inolvidables, y que sus DLC en forma de expansiones en planetas con nuevas misiones (me temo que este modelo de negocio estaba ya presente en la mente de sus responsables desde que empezó a concebirse Destiny) estén dentro de lo razonable o yo me bajaré de la nave antes de tiempo… De momento, yo estaré encantado de explorar la Tierra (o lo que queda de ella), la Luna y planetas como Marte o Venus a bordo de mi Colibrí.

Cooperativo sabe mejor por Alberto Lloret

No soy un megafan ni de Halo -los he jugado, pero el “rollo espacial” no me va en exceso- ni de Bungie en general (Oni me dejó frío, por citar su otro juego en consola), por eso no me cuesta reconocer que Destiny no se encontraba entre mis juegos más deseados del último trimestre del año. Pero la cosa cambió cuando probé el Alpha y se ha terminado de confirmar al completar la Beta: Destiny me ha hecho todo un “zas” en la boca y ahora estoy deseando que llegue el 9 de septiembre…

¿Y por qué ha cambiado mi percepción? Pues simple y llanamente por su cooperativo. Más allá de sus toques de Halo, Borderlands y Mass Effect juntos y remezclados con una gran ambientación, lo que a título personal más me ha gustado es poder completar todas las misiones tanto en compañía de amigos como de desconocidos, manteniendo además la sensación de estar en un mundo persistente, en el que veo a otros jugadores a mi alrededor (aparte de los que forman la escuadra conmigo), a los que he ayudado y de los que he recibido ayuda. Y es justo esa parte la que más me gusta, en oposición al “ratoneo” y campeo habitual de los modos y mapas competitivos que ofrece el Crisol.

La beta apenas ofrece 5 misiones, pero son más que suficientes para comprobar que los elementos de rol son los justos, que habrá cientos de armas e ítems para “lootear” y personalizar a nuestro guardián, además de mejorar el equipo con algunos materiales que encontremos (y dinero, claro), que habrá mapas más “abiertos” donde encadenar un montón de pequeñas tareas, que habrá enemigos muy duros y zonas por las que solo podremos pasar si contamos con el nivel y el equipo correcto… En suma, un universo enorme, con mucho para hacer (habrá que ver si se repiten en exceso o no el tipo de misiones) y que promete dejarme muchas horas de diversión en compañía de amigos.

Y, además, todo envuelto con un espectacular apartado sonoro, en el que destacarán tanto la música, con temas bastante épicos, y un doblaje al castellano que solo puedo calificar de espectacular, con voces muy profesionales y cuidadas, como la de nuestro guía, el Orador, a cargo de Carlos Kaniowsky (Hagrid en Harry Potter, Ser Jorah Mormont en Juego de Tronos) o nuestro Espectro o dispositivo de acompañamiento, al que da vida Carlos del Pino (Tyrion en Juego de Tronos). Eso sí, en la beta también he podido ver cosas que no me gustan y que, como no se corrijan, sé positivamente que algunas partes del juego ni las tocaré…

La que más me chirría por ahora es el PvP o modos jugador contra jugador. Las diferencias de nivel, habilidades adquiridas y equipo conseguido pueden llegar a ser tan abismales que, si no se cuenta con un buen matchmaking que empareje a los jugadores por niveles similares, puede resultar desesperante. Enemigos que recuperan su energía rápidamente, con mejores protecciones y armas que nos “zumban” de un disparo, son solo algunos ejemplos de lo que puede separar a dos jugadores con solo 3 niveles de diferencia. Por eso me ha resultado más divertido el componente cooperativo...

Tampoco me termina de entusiasmar la historia general que adorna y encadena las misiones, que se me antoja algo vacía y repleta de expresiones ultra-rimbombantes. Pero al final, lo que importa, que es a la hora de jugar, me parece un shooter superequilibrado, con un gran ritmo y con una capacidad para enganchar simplemente impresionante. Hubiera deseado que en PS4 corriera a 60 fps, porque ahora mismo es lo único que le falta. Y aún con todo, deseando que llegue el 9 del 9…

Llegar a ser una Leyenda, por Estela Villa

Esta es la segunda vez que pruebo Destiny y es que tras haber jugado todas las posibilidades que ofrecía la fase alpha no podía dejar escapar la beta con todos los supuestos añadidos que ésta prometía y que de momento, yo aún no he visto, salvo las misiones de historia que se me antojan demasiado cortas y los eventos nocturnos que nos permitían acceder a un nuevo nivel de El Crisol. He de confesar que los juegos del género shooter no son de mi estilo, pero Destiny es distinto, ese aire a lo Mass Effect ha hecho que me llame la atención y que esté entre uno de mis juegos más esperados del año, aunque dado el poco catálogo que hay actualmente tampoco es que sea algo muy difícil de conseguir.

Para comenzar mi andadura por la beta cree a una bella humana y elegí la clase Cazadora porque ser sigilosa, precisa y letal son mis señas de identidad. Como ya ha comentado David Martínez, el editor de personajes es algo escaso pero aún así cumple lo que se espera de él. Tras comenzar con unas cinemáticas que nos ponen en situación, tomamos control de nuestro guardián y comenzamos nuestro camino para convertirnos en leyenda. A través de las misiones de historia vamos recopilando nuevas armas y equipamiento, aunque si éste no nos parece suficiente siempre podremos comprar más en la Torre. Dicho lugar es el equivalente a la ciudadela de Mass Effect pero con la salvedad de que podemos encontrar a más guardianes. Desde mi punto de vista, es una buena idea que no está muy bien aprovechada, porque ¿de qué nos sirve encontrar a otros usuarios si no podemos interactuar con ellos?¿No sería más lógico poder hablar con ellos por si necesitamos gente en nuestro equipo?

El modo cooperativo es uno de los alicientes de Destiny y es que ir en escuadra a conquistar el Universo es la parte más divertida, aunque estaría bien que aumentasen el número de jugadores, ya que sólo tres es demasiado corto y seguramente en la versión final habrá misiones en las que una mano de más no nos vendrá mal. Aún así, la libertad que nos otorga el juego ofrece multitud de posibilidades para hacer lo que queramos, y eso es algo que han conseguido recrear a la perfección en Bungie. El apartado multijugador PvP es lo que menos he probado y no porque no me guste, sino porque hay mucha diferencia entre unos jugadores y otros, puedes darle cien balazos a un jugador y que no muera, y que llegue otro y te mate de un disparo, esa es una de las cosas que menos me han gustado. En cuanto a los mapas, la Luna repite de la fase alpha y la Tierra ha sido cambiada por Venus. También podemos visitar Marte, aunque sólo cuando se activan determinados eventos. 

El apartado sonoro es otra de sus grandes bazas. El doblaje con la voz de Tyrion Lannister a la cabeza junto con la magnífica banda sonora incrementan aún más la espectacularidad del juego. Para terminar, he de decir que he probado tanto la versión de PlayStation 3 como la de PlayStation 4, y aunque ambas lucen fantásticamente se nota bastante el bajón gráfico entre una y otra plataforma. Con el mantenimiento previsto para hoy y mañana, sólo queda esperar a que la beta vuelva a estar disponible a partir del miércoles. Esperemos que con más cosas por hacer.

Te va a dejar Insomne, por Daniel Quesada

El período de prueba ya ha concluído, pero yo he tenido tiempo de probar el título en su versión Xbox One. Mis compis ya han relatado con todo detalle los pormenores de la beta y me congratula confirmar que el juego funciona igual de bien en la consola de Microsoft. Es una gozada verlo en movimiento en 900p, con esa paleta de colores y esos detallados escenarios. Desde Bungie aseguran que el juego final llegará al codiciado 1080p, pero con lo que hay, ya es más que suficiente para disfrutar de una experiencia "espacial" muy vistosa. No puedo evitar el apunte personal, pero es que ver este juego me provoca unas ganas locas de ver lo que podrá dar de sí el próximo Mass Effect con una tecnología next-gen similar a esta.

Siguiendo con el rendimiento técnico, es verdad que hay algún bajón de frame rate en ocasiones, pero no me ha afectado en absoluto a la experiencia de juego. Otra cosa muy diferente han sido las caídas del servidor. Ya lo advertían los propios desarrolladores, pero no deja de frustrar que, como toda la experiencia depende del mismo, te arriesgabas a que se abortara toda la misión de golpe y tocara repetirla desde cero. Por supuesto, confío plenamente en que estos pormenores se queden en la beta y para la versión final haya una mayor estabilidad.

Por otro lado, me ha gustado mucho la complicidad de Bungie con los usuarios desde el principio. Hasta ha habido una misión espacial (y temporal) en la Luna, que servía apra desbloquear ventajas extra una vez salga el juego.

¿Y cómo he jugado yo? Bueno, a mí el rollo "mágico-biótico" me pirra, así que he optado por una hechicera de la raza Insomne, a lo asari. En los primeros 8 niveles de esta beta, el uso de los ataques mágicos aún estaba un poco restringido, pero ya se podían ver "empujones de fuerza" muy espectaculares. Sin duda, va a ser la rama de personaje que más me interese.

Los primeros niveles son un tanto simplones, pero se nota ya la chispa del juego profundo que aguarda tras avanzar. A poco que ahonden en las misiones secundarias (parece, según los últimos rumores, que eso será una realidad), puede dar pie a unas partidas enormes.

Está todo prácticamente dicho sobre la beta, pero me gustaría hacer un apunte sobre un tema que solemos dar por hecho, pero que es crucial en la experiencia de juego: lo temendamente bien que está diseñada la interfaz. Bungie siempre ha sido especialista en ello, pero llegados a este punto han conseguido un refinamiento estupendo, tanto en la elegancia como en la claridad de todo lo que se muestra en pantalla. Y, para terminar, ¡demonios, cómo mola "conjurar" tu nave en cualquier momento para moverte a toda pastilla!

Lecturas recomendadas