Pikmin
Reportaje

Impresiones finales de Hey! Pikmin para Nintendo 3DS

Por Elizabeth López
-

Volvemos al showroom de Nintendo en Madrid para jugar de nuevo a Hey! Pikmin, el primer spin-off de la saga que aterrizará el próximo 28 de julio en Nintendo 3DS. A diferencia de la primera vez, hemos tenido la oportunidad de disfrutar del título aproximadamente una hora que, si bien sigue siendo tiempo insuficiente para poder valorar todo el juego en su conjunto, nos ha permitido hacernos una mejor idea del mismo. Sin más dilación, os contamos qué podéis esperar y qué nos ha parecido Hey! Pikmin.

Que Pikmin es una de las sagas de Nintendo más queridas y populares a día de hoy no se puede negar. Desde su primera entrega, lanzada para GameCube, hasta la última a día de hoy, Pikmin 3 para Wi U, la serie de juegos protagonizada por el Capitán Olimar y los entrañables Pikmin ha conseguido llegar al corazón de los jugadores gracias a, además de sus protagonistas, una fórmula de RTS que ha ido siendo pulida y mejorada con el paso del tiempo.

Debido a lo anterior y a las ganas de más que nos dejó Pikmin 3, la cuarta entrega de la serie es una de las más esperadas dentro del catálogo de Nintendo Switch (a pesar de que está en desarrollo desde hace unos años, es más que probable que no llegue a Wii U). Por ello, el hecho de que haya sido desarrollado de manera paralela un spin-off de la saga, el primero que aterrizará en una consola portátil, ha sido bastante de agradecer, pues nos hará la espera más amena hasta que podamos disfrutar de Pikmin 4. Pero ¿realmente Hey! Pikmin saciará nuestras ganas?

Tal y como os adelantamos anteriormente, así como en nuestras primeras impresiones, Hey! Pikmin es el primer spin-off de la saga y el primer juego de la misma que aterrizará en una consola portátil de Nintendo, en este caso Nintendo 3DS. Asimismo, no ha sido desarrollado por la propia Nintendo, sino por el estudio Arzest, conocido por crear títulos como Yoshi's New Island. De manera que, ya de primeras, augurábamos que existírian diferencias con los juegos desarrollados por el equipo de Shigeru Miyamoto. No obstante, es bastante pronto como para hablar de las mismas, pues no hemos podido conocer el título al completo, por lo que, tras recordaros que se trata de un juego de estrategia en tiempo real bidimensional (su principal diferencia), mejor vamos a pasar a adelantaros algunos de los aspectos más destacables de esta aventura.

Pikmin

Hey! Pikmin parte de una premisa similar a la vista en el primer Pikmin: la nave del Capitán Olimar sufre un accidente y aterriza de manera forzosa en un planeta. Tras lo anterior, comenzamos en un planeta dividido en sectores con el objetivo de recaudar 30.000 brotes de lustronio para reparar el Dolphin II. Para tal misión, nos serviremos, además de una mochila propulsora, de un silbato con el que reclutaremos los Pikmin que nos encontremos por el camino. Entre los anteriores se encuentran: los Pikmin Rojos, resistentes al fuego; los Pikmin Azules, hábiles en el agua; los Pikmin Amarillos, idóneos para manejar la electricidad y lanzarlos a una mayor distancia; los Pikmin Pétreos, capaces de romper superficies duras como el cuarzo; y los Pikmin Alados, aptos para volar. 

Pikmin

Así pues, y como es de esperar, saber cómo y en qué momento es mejor utilizar un tipo u otro de estos seres diminutos influirá en nuestro éxito o fracaso en superar cada uno de los niveles. Por ejemplo, si nos encontramos en una sección del nivel unos brotes de lustronio a gran altitud y hemos reclutado tanto Pikmin Rojos como Pikmin Amarillos, lo ideal será lanzar a los segundos, pues, como os explicamos antes, pueden ser lanzados más lejos gracias a su poco peso. Asimismo, habrá veces que el tipo de Pikmin no supondrá ninguna ventaja y podremos utilizarlos indistintamente para combatir enemigos o superar obstáculos. 

En lo que respecta a los enemigos, estos varían de un nivel a otro y de un sector a otro, pues, por ejemplo, en el jardín (sector 1) podemos tropezarnos con algunos que se asemejan a unos gusanos y, en cambio, encontrarnos una suerte de peces en el pantano (sector 2). A su vez, y debido a dicha variedad, los patrones de conducta de dichos enemigos influirán en nuestra manera de superar los niveles, pues tendremos que tenerlas en cuenta para no quedarnos sin Pikmin (sí, nos pasó varias veces y no veáis lo que se sufre con ello...). Por su parte, los obstáculos, al menos en los primeros sectores, consistían, mayormente, en recoger las piezas esparcidas de puentes o desplazar rocas para poder avanzar. 

Pikmin

Volviendo al lustronio, si bien en un principio resulta inquietante la gran cantidad de brotes a recaudar, pues cada brote que nos encontramos durante el nivel no nos otorga nada más que unas pocas de unidades, la sensación de preocupación desaparece a medida que avanzamos por los diferentes niveles de cada sector al ver que podremos conseguir una mayor suma gracias a: los tesoros que encontraremos, el parque Pikmin y algunos minijuegos.

Pikmin

En lo que atañe a los tesoros, estos no son otros que, en su mayoría, objetos de nuestro día a día como pueden ser un anillo, una cámara de fotos o una lata de atún, y hay un total de tres repartidos en cada uno de los niveles. En referencia al parque Pikmin, si bien al principio puede no resultar muy productivo, pues descubre una cantidad de brotes no muy significante, al poco tiempo descubrimos que puede sernos útil gracias a su compatibilidad con la nueva figura amiibo de Pikmin. Si utilizamos dicha figura en el parque, en base a la cantidad de seres que tengamos en él (pudiendo ser esta aumentada por los premios de los niveles secundarios), nos otorgará la posibilidad de encontrar una mayor cuantía durante nuestra aventura, lo que hará que nos resulte más fácil superar nuestro objetivo. En cuanto a los minijuegos, habrá varios en el juego, lo que hará que el mismo no resulte tan monótono.

Pikmin

No podemos dejar sin destacar, una vez más, el uso tan peculiar que hace Hey! Pikmin de la doble pantalla de Nintendo 3DS. Mientras que la mayoría de la acción tendrá lugar en la segunda, no podremos permitirnos perder de vista la primera, puesto que los niveles han sido diseñados de tal manera que parte de los mismos se visualicen en ella. Así pues, si queremos terminarlos, posiblemente tengamos que realizar algún puzle que se encuentre en las alturas, o si queremos encontrar todos los tesoros, también es más que probable que alguno de ellos se encuentre ahí.

Dignos de mención también son: la facilidad que ha proporcionado Arzest a los zurdos, pues estos podrán manejar al Capitán Olimar con los botones Y + A con la mano derecha mientras controlan el resto de la acción sujetando el stylus con la mano izquierda, y el humor tan característico de la saga, que se mantiene aquí gracias a los propios Pikmin y las descripciones recogidas por el diario.

Con todo lo mencionado anteriormente, y a falta de conocer en profundidad el resto del juego, aunque no se trate de un título desarrollado por la propia Nintendo, las impresiones que nos ha dado son más que esperanzadoras como spin-off de la saga que, probablemente, saciará nuestras ganas de jugar a Pikmin 4 por ahora. Mientras nos embarcamos en la aventura de conocer Hey! Pikmin al completo, os dejamos con nuestro análisis de Pikmin 3

Lecturas recomendadas