Gran Turismo Sport (PS4)
Reportaje

Impresiones de Gran Turismo Sport para PlayStation 4

Por Rafael Aznar
-

Traemos nuevas impresiones de Gran Turismo Sport, el juego de coches de PS4 con el que Sony y la FIA quieren introducir el motor virtual y los eSports dentro del paraguas del deporte profesional. Kazunori Yamauchi y Polyphony Digital buscan devolver a la saga a lo más alto mirando hacia nuevos horizontes de competición.

Os ofrecemos nuevas impresiones de Gran Turismo Sport, tras haberlo probado con volante en un evento organizado por Sony en Madrid. Hace dos meses, ya os contamos las líneas maestras de esta entrega en un avance, tras haber asistido a la presentación mundial y haber probado la primera demo jugable, que nos dejó algunas dudas técnicas. Pues bien, hoy, hemos podido catar una demo con un contenido casi idéntico en cuanto a coches y circuitos, pero más pulida en lo que a gráficos y manejo se refiere. Además, un miembro de Polyphony Digital nos ha aclarado algunos aspectos del juego, que no será un GT como los de siempre, sino una experiencia muy enfocada al online y los eSports, algo que el público clásico debe asumir desde ya, para no llevarse ningún chasco cuando se ponga a la venta el 16 de noviembre, para PS4.

Gran Turismo Sport (PS4)

La categoría reina del ‘simracing’

Kazunori Yamauchi, el reputado padre de la saga, siempre ha ido a su libre albedrío en el ámbito de los juegos de coches. En los tiempos de PSOne y PS2, la saga se erigió como adalid del género, bajo el lema del ‘simulador de conducción real’. Sin embargo, en PS3, plataforma que fue un infierno para el estudio en términos de desarrollo, perdió pujanza y fue adelantada por otras. Ahora, Yamauchi y su equipo pretenden darle un nuevo comienzo y definir los próximos cien años del motor. Palabras mayores.

Yendo un paso más allá de lo que ha venido siendo en los últimos años la GT Academy –el programa de Sony y Nissan para convertir en pilotos profesionales a usuarios de la saga–, la idea es convertir las carreras de coches virtuales en una disciplina más de las muchas que tiene bajo su paraguas la Federación Internacional de Automovilismo. Es decir, se trata de que integrar los eSports, que en el género de la velocidad tienen una gran importancia con el llamado ‘simracing’, en organismos internacionales de gran alcance. Tanto es así que los ganadores serán premiados en la gala que la FIA celebra en diciembre en París, en la que se entregan los trofeos a los campeones del mundo de Fórmula 1 o de Rallies.

Gran Turismo Sport (PS4)

Gran Turismo Sport estará erigido alrededor de su modo online, que contará con dos grandes competiciones: la Copa de Naciones y la Copa de Fabricantes, donde los participantes se organizarán en función de su país de procedencia y su marca favorita, respectivamente. Podrá inscribirse quien lo desee (mientras se tengan entre siete y setenta y siete años) y, para contentar a todos los usuarios, habrá un sistema avanzado de búsqueda de partidas, que nos emparejará con gente de nuestro nivel. Ese sistema estará vinculado a dos elementos: una puntuación de ‘formas’, según nuestro comportamiento a la hora de conducir, y un puntaje de destreza, según lo rápidos que seamos. En principio, para discriminar y que sólo los mejores pilotos compitan en las pruebas de alto nivel, se tendrán en cuanto esos elementos, pero con un equilibrio, para evitar que los campeones sean, simplemente, los que se tiren todo el día jugando. Así pues, los mejores de las dos competiciones se enfrentarán en dos eventos presenciales que serán retransmitido en plan televisivo, como si de una carrera real se tratara.

Fruto del acuerdo de Sony con diferentes estamentos, habrá una licencia digital, de momento confirmada sólo para veintidós países, entre los que no se cuenta España. La lista no es definitiva, así que esperamos que, en los próximos meses, haya algún anuncio al respecto, pues nuestro país siempre ha sido importante para la saga, como demuestra el hecho de que Lucas Ordóñez fuera el primer ganador de GT Academy, un certamen que ha estado presente aquí desde su primera edición (por cierto, en 2016, parece que se tomará un año sabático). Aprovechamos para preguntarle al relaciones públicas de Polyphony Digital durante el evento de presentación y nos dijo que, a priori, la intención es que esa licencia digital sirva para acreditar una experiencia en el mundillo del motor, por ejemplo, como sustitutiva del karting en el que se suelen iniciar los niños.

Gran Turismo Sport (PS4)

Habrá modos para jugar offline. Por un lado, estaré el típico Arcade, con carreras sueltas, contrarrelojes, eventos de derrape y pantalla partida para dos jugadores. Por otro lado, estará la Campaña, compuesta por 117 eventos (10 de Autoescuela, 35 de Experiencias de circuito, 62 misiones de desafío y 10 de ‘Racing Etiquette’). Por lo que se dijo en la presentación, esos eventos están pensados, fundamentalmente, como un entrenamiento para aprender a competir online, así que no esperéis un modo GT tan variado y profundo como los de antaño. Ya el de GT6 era bastante escueto, sin carreras de resistencia o campeonatos largos al uso, así que éste parece ir aún más lejos en su parquedad.

Otro apartado offline será la llamada Central de marcas, pensada para los amantes de los coches. La idea es darles un espacio a los diferentes fabricantes que se han implicado en el desarrollo. Habrá un concesionario donde comprar modelos y un museo donde empaparse de diversos datos históricos. Además, habrá una miscelánea de vídeos y entrevistas que ahondará en la filosofía de cada marca.

Gran Turismo Sport (PS4)

Una reducción severa de contenido

La saga se ha caracterizado siempre por su grandilocuencia, manifestada en forma de desorbitadas cifras de coches y circuitos. En PS3, esas cifras estaban algo falseadas, ya que muchos de los vehículos eran versiones de un mismo modelo y, además, heredadas de PS2, sin perspectiva interior. Sin embargo, para dar el salto a PS4, se ha decidido, por fin, desprenderse de los lastres del pasado, aunque sea a costa de pasar de más de 1.200 coches a sólo 137. Divididos en cuatro categorías (ya no habrá karting, por ejemplo) y con rendimientos unificados para evitar desequilibrios en el online, todos los coches contarán con la ya imprescindible cámara del volante.

En cuanto a los circuitos, también se ha producido una mengua considerable. Si GT6 tenía 40, esta entrega tendrá diecinueve, con veintisiete variantes. Por ahora, hay cinco confirmados, que eran los mismos tanto en la demo de mayo como en la de ahora: Northern Isle Speedway (un óvalo ficticio muy corto), Tokyo Express Way (un trazado urbano por una autovía), Brands Hatch, Willow Springs y Nürburgring Nordschleife. En algunas pistas, se podrá correr en la oscuridad, pero, por desgracia, se ha suprimido el ciclo dinámico día-noche, un apartado que es donde más han brillado PS4 y Xbox One en este género, gracias a títulos como DriveClub, Forza Horizon 2 y Project CARS. Teniendo en cuenta que la final de la Copa de Fabricantes será una carrera de resistencia de veinticuatro horas, puede quedar muy mal que la iluminación no varíe en ningún momento, como si volviéramos a los tiempos de PS2.

Gran Turismo Sport (PS4)

Lo que sí es un acierto es que vaya a haber un editor de diseños, similar al de Forza. Habrá que ver si permite tanta creatividad como el de la saga de Microsoft –no sería de extrañar que no se permitan hacer dibujos o copiar diseños reales, para evitar problemas de copyright, siendo un juego que va a tener soporte de la FIA y una enorme repercusión­–, pero, por lo menos, podremos identificarnos en el online con nuestros propios vinilos.

Progresos en el chasis

Cuando se mostró hace dos meses, expresamos serias dudas acerca de la consistencia del apartado técnico, teniendo en cuenta las bestias que hemos visto en el género de la velocidad. Entonces, Kazunori Yamauchi afirmó que se trataba de una beta sólo al 50%, lo que explicaría la flaqueza gráfica. Puede que sea así, pues ya nos sucedió con GT6, cuya primera demo, mostrada a siete meses del lanzamiento, se veía bastante peor que el resultado final. De hecho, la demo que hemos podido probar hoy estaba ya más madura y resultaba más digna de lo que cabe esperar de PS4. Había un ligero ‘tearing’ al tomar algunas curvas, pero, en general, el grado de detalle era mucho más consistente.

Gran Turismo Sport (PS4)

Eso sí, la cámara del volante de algunos coches nos sigue pareciendo que, por alguna razón, está poco lograda. En el pasado, casi ningún juego lograba una sensación adecuada para convencer al jugador de emplear esa perspectiva, pero PS4 y Xbox One han traído consigo un salto descomunal y juegos como los citados hace un par de párrafos son una delicia vistos desde el habitáculo. GT Sport lo consigue con muchos modelos, pero no con todos, para los que resulta recomendable tirar de alguno de los otros tres ángulos disponibles (el ‘ciego’, el del capó o el exterior). Donde sí que ha puesto un gran énfasis el estudio es en el modo Foto, que nos permitirá tomar instantáneas de los coches en cerca de 1.000 lugares, con diversos filtros de edición para la iluminación o el enfoque.

El control y las físicas también han progresado respecto a la anterior demo. Ahora, el coche se siente más nervioso en las curvas y obliga a tirar de contravolantes de forma más fidedigna. No obstante, hay un aspecto que aún necesita una buena vuelta de tuerca: la IA de los rivales. Ahora mismo, es posible elegir entre tres grados de dificultad, de modo que, incluso en el más elevado, resulta bastante fácil llegar a la meta en primera posición, previa remontada, ya que se nos hace arrancar desde el medio de la parrilla. Confiemos en que progrese de cara al lanzamiento el 16 de noviembre, aunque no tenemos claro que vaya a ser una prioridad para el estudio, habida cuenta de que la piedra angular es el online.

Una apuesta revolucionaria

Kazunori Yamauchi y Polyphony Digital no suelen dejar indiferente a nadie. Puede que, en los últimos años, Gran Turismo haya cedido el liderato en la clasificación técnico-jugable, pero no se le puede negar que, en la de la innovación, ha seguido al frente. Si hace ocho años, se sacaron de la chistera la GT Academy para que la gente sin recursos como para costearse una carrera en el karting pudiera tener un hueco en el automovilismo profesional, ahora, con GT Sport, lo que quieren hacer es meter los videojuegos dentro del motor profesional, con el beneplácito de su máximo organismo, la FIA. Si le sale bien, podemos estar hablando de un hito.

Lecturas recomendadas