Reportaje

Impresiones de Killer Instinct

Por Rafael Aznar
-

Killer Instinct es una de las sagas más queridas dentro del prolífico género de la lucha. Siempre estuvo asociada a las consolas de Nintendo y desde 1996, cuando apareció la última entrega, en N64, no se le había vuelto a ver el pelo. Sin embargo, ahora que Rare trabaja para Microsoft, la legendaria licencia volverá a saltar al ring como uno de los estandartes de Xbox One, ya que, al ser “free-to-play”, todos los usuarios de la consola podrán probarlo de forma gratuita para, así, calmar su instinto de lucha y, si sus impresiones son buenas, decidir si pagan por más contenidos.

La lucha bidimensional es un género que ha pegado fuerte en los últimos cinco años, cuando ya parecía haber pasado a mejor vida. Títulos como Mortal Kombat, Marvel vs Capcom 3 y, sobre todo, Street Fighter IV han contribuido a resucitar los enfrentamientos a cara de perro en escenarios cerrados y con sólo dos planos de movimiento. Aprovechando la halagüeña tesitura, el 22 de noviembre, Killer Instinct acompañará el lanzamiento de Xbox One. Hemos viajado hasta Londres y hemos podido probar una versión prácticamente definitiva del título, desarrollado por Double Helix Games (y no por Rare, que fueron los responsables de las entregas para recreativas y para consolas de Nintendo).

El juego tendrá un formato de “free-to-play”, es decir, cualquiera podrá descargárselo de forma gratuita. A priori, vendrá con un solo luchador (Jago), pero, si se desea, se podrán adquirir más, cada uno a un precio de 4’99 euros. También se podrá adquirir el pack Combo Breaker, que, por 19,99 euros, incluirá los seis luchadores que habrá desde el primer día, así como otros dos que se añadirán próximamente. Microsoft está haciendo también una promoción para regalar el juego completo a sus usuarios más fieles, aunque no están claros aún los requisitos para formar parte de ese programa.

Reseteando un clásico

Durante nuestra toma de contacto con el juego, pudimos hablar con Daniel Fornace, diseñador de Microsoft Studios, que nos contó los principales mecanismos del sistema de combate. Así, los combos seguirán siendo la piedra angular de las peleas: podremos encadenar tormentas de golpes, con hasta seis botones de ataque, divididos en patadas y puñetazos débiles, medios y fuertes. Si caemos bajo una lluvia de golpes del rival, podremos romperle la cadena, siempre y cuando hagamos la combinación de botones idónea, lo que le dará un tono muy estratégico a los combates.

Una de las mayores novedades respecto al pasado será que el estilo de los luchadores estará más marcado. En la demo que probamos, había cinco personajes. El primero era el ninja Jago, que será el más equilibrado de todos, algo así como “un Mario de los Super Mario Bros”, según Daniel Fornace. El segundo era el licántropo Sabrewulf, muy rápido y agresivo. El tercero era Glacius, otro viejo conocido, que, en esta ocasión, tendrá un diseño más alienígena que humano y cuya especialidad serán los golpes de hielo desde lejos, para mantener a raya al rival. El cuarto personaje era Thunder, una mole tan lenta como dañina en las distancias cortas. Finalmente, también estaba disponible Sadira, una luchadora nueva que tendrá su mayor virtud en los combos aéreos. En nuestro caso, pudimos disputar un combate con Glacius y Sabrewulf.

Lo cierto es que el sistema de combate responde muy bien, a lo cual contribuyen los 60 fps, una meta que Double Helix Games se fijó desde el primer día. Lejos de ser un machacabotones, habrá que pensarse bien cada movimiento. Además, cuando al rival le quede muy poca vida, podremos ejecutar un festival de combos y tratar de mantenerlo en el aire el mayor tiempo posible, para multiplicar la cadena de golpes. El juego irá a 720p, pero lucirá bastante bien, con un estilo “cel shading” que se estila mucho en el género, como ya ha quedado patente en Street Fighter o en Street Fighter X Tekken. Además, los escenarios tendrán elementos en 3D y habrá diversos efectos de partículas, como, por ejemplo, tormentas. Eso sí, pudimos observar algo de “clipping” en los movimientos de los personajes cuando están estáticos, aunque durante el frenesí de las batallas será casi imposible apreciarlo.

En cuanto a los modos de juego, estarán los típicos: Versus (para jugar contra un amigo o contra la CPU), Survival (aguantar rondas sucesivas con una misma barra de vida), Entrenamiento (para practicar libremente) y Dojo (un tutorial dividido en unas treinta lecciones, para conocer todas las nociones básicas). Por supuesto, se podrá jugar online. El modo Arcade no estará incluido inicialmente, sino que se añadirá cuando el número de personajes disponibles ya sea de ocho.

Aparte, habrá diversos desafíos, que nos pedirán culminar un combate de una forma determinada o acumular un cierto número de rondas en el modo Survival. De esa forma, ganaremos puntos para mejorar nuestro ranking y desbloquear elementos con los que personalizar nuestra tarjeta de presentación o a los personajes, que podrán tener hasta seis “trajes”.

Killer Instinct será uno de los títulos de lanzamiento de Xbox One y el primero en apostar fuerte por el formato “free-to-play”. Muchos años después de sus últimos combates, Jago, Glacius, Sabrewulf y compañía intentarán demostrar que siguen estando tan en forma como lo estuvieron en la década de los 90.

Lecturas recomendadas