Reportaje

Impresiones de Rise of the Tomb Raider

Por David Martínez
-

En estas impresiones de Rise of the Tomb Raider os contamos nuevos detalles sobre el juego de Lara Croft, desarrollado por Crystal Dynamics, que llegará a Xbox One y Xbox 360 en noviembre, y que aparecerá en PC y PS4 a lo largo del año que viene. Así explora y sobrevive -en Siberia y Siria- nuestra arqueóloga favorita.  

Lara Croft se ha hecho mayor, desde que estuvimos con ella en una isla del mar de Japón, en el reboot de Tomb Raider desarrollado por Crystal Dynamics. Según sus creadores, ha llegado el momento de ver cómo madura y se convierte en la aventurera que todos conocemos. Y precisamente ese es la columna vertebral de Rise of The Tomb Raider: acompañar a Lara a medida que desarrolla sus habilidades de exploración, combate y supervivencia.

Esta vez, los escenarios del juego nos llevarán a tres partes del mundo. En el prólogo, visitamos Siria. La tumba del profeta es un antiguo templo, oculto en los acantilados del desierto, en una zona patrullada por fuerzas militares. Más adelante, viajamos a Siberia, que será el núcleo principal del juego y que combina zonas exteriores, cubiertas de hielo y nieve, con grutas plagadas de animales peligrosos y viejas construcciones. Finalmente, Meagan Marie, Senior Community Manager de Crystal Dynamics, nos ha confirmado que habrá una tercera localización, que se quiere mantener en secreto. 

Los viajes alrededor del mundo no es lo único que hemos recuperado de las entregas clásicas. El diseño de los escenarios alterna mapas más abiertos, como en el juego anterior (en que tenemos que poner a prueba nuestras dotes de infiltración y supervivencia) con las catacumbas típicas de la saga, plagadas de trampas, zonas de plataformas y puzles. La mayor parte de estos acertijos se resuelven utilizando la física (objetos que flotan, contrapesos, palancas...) pero en Rise of The Tomb Raider la principal novedad -ya que Lara puee nadar y bucear- son los enigmas que se resuelven aprovechando la corriente del agua o su peso. Por lo demás, nos ha dado la impresión de que la resolución de estos puzles era bastante evidente. Meagan nos ha dado la clave; el auténtico desafío del juego estará en los templos ocultos. Ya no se trata simplemente de encontrar un acceso, como en el reboot de Tomb Raider, sino que tenemos que afrontar un auténtico viaje hasta cada uno de ellos, y los puzles van a ser auténticos desafíos. 

En general, hemos tenido la sensación de atravesar con fluidez unas estancias monumentales, y de disfrutar de la verdadera esencia de la saga, evitando trampas de pinchos, escorpiones, plataformas que se derrumban... y no es nada fácil, de hecho, en Rise of the Tomb Raider vuelven las sangrientas formas de morir que ya experimentamos en el juego anterior.

En lo que se refiere a la exploración, lo que más nos llama la atención es el hecho de acceder a secretos al leer textos grabados en las paredes. Y para descifrarlos, primero tendremos que mejorar nuestra habilidad con los idiomas, leyendo cada texto que encontremos. Todos estos textos también sirven para componer un argumento muy interesante que gira en torno a la inmortalidad. Y este no es el único elemento sobrenatural que vamos a encontrar en el juego, aunque es mejor que lo descubráis por vosotros mismos, en lugar de que os lo "destripemos".

En lo que respecta a las habilidades de Lara, ya hemos visto que junto al emblemático arco, ahora utiliza un piolet, que lo mismo sirve para escalar, que como arma cuerpo a cuerpo o para utilizarlo como palanca. Podemos utilizar luces químicas, y tenemos de nuevo la posibilidad de cazar animales y recolectar hasta 16 recursos diferentes que se podrán combinar de distintas maneras para fabricar flechas venenosas, cócteles molotov, o trampas sonoras en los cadáveres de los enemigos.

A medida que avanzamos la experiencia de Lara le permitirá ejecutar auténticas virguerías, como el tensado rápido (para disparar flechas a mayor velocidad) o el tiro doble, que lanza dos proyectiles a dos enemigos que se encuentren suficientemente cerca. Como en el juego anterior, está ennuestras manos afrontar distintas zonas con sigilo -incluso sin eliminar a ningún enemigo- o utilizar el arsenal, que incluye fusiles de asalto, escopetas de cartuchos o pistolas. Eso síi, por ahora, olvidáos de las dos pistolas gemelas que lucía la señorita Croft en los juegos originales, porque Rise of The Tomb Raider apuesta por el realismo. 

Rise of the Tomb Raider llegará el próximo 13 de noviembre a las consolas de Microsoft, Xbox 360 y Xbox One, acompañado de algunas decisiones polémicas, como haber suprimido el modo multijugador que sí estaba en el juego anterior o la exclusividad temporal, que hace que no podamos disfrutar del juego en PC y PS4 hasta 2016. Aquí podéis ver el gameplay de Rise of the Tomb Raider de la conferencia de Microsoft en el E3. 

Sin embargo, nos gusta mucho el carácter que está tomando la saga desde que cayó en manos de Crystal Dynamics (inicialmente era un juego desarrollado por Core/ Eidos). Las pequeñas mejoras en el apartado técnico -en particular las nuevas animaciones de Lara y el tratamiento del agua- junto al planteamiento "grandioso" de las nuevas tumbas, le convierten en uno de los títulos más prometedores de cara a Navidades de 2015. Muy pronto os ofreceremos el análisis de Rise of the Tomb Raider en Hobbyconsolas.com

Lecturas recomendadas