Reportaje

Impresiones de Sonic Forces tras jugarlo en Gamescom

Por Alejandro Alcolea
-

Los prejuicios son una lacra en cualquier ámbito. Hemos probado lo nuevo de SEGA en Gamescom y podemos traeros nuestras impresiones de Sonic Forces aunque, eso sí, tengo que ser sincero. Cuando me dirigía a la cita con la gente de SEGA que está desarrollando Sonic Forces, no sabía muy bien qué esperarme. Iba, como a cada cita, con la mente en blanco pensando sólo en empaparme del juego para poder contaros lo mejor posible las primeras impresiones. Sin embargo, era inevitable pensar que iba a ver el ''Sonic malo'' de este año.

Este sobrenombre se lo hemos dado un buen puñado de fans del erizo que, a tenor de los últimos anuncios y vídeos de Sonic Forces, el Sonic ''grande'' de este 2017, veíamos Sonic Mania como el verdadero regreso del erizo, así como una manera de crear ansia en los fans del personaje para que se tiraran de primeras a por Sonic Forces cuando salga en PS4, Xbox One, Switch y PC.

No podía estar más errado. Y no podría estar más contento de ello. A continuación, aunque es un juego con luces y sombras, os traemos nuestras impresiones de Sonic Forces tras jugar a 4 niveles del juego en PS4 durante Gamescom 2017.

¿El ''otro'' Sonic de 2017?

Sonic nació como arma contra Nintendo. SEGA necesitaba una mascota que plantara cara al Fontanero de la otra compañía japonesa y se sacó de la manga un personaje que molaba. No hay otro término mejor para definir a Sonic. Tenía una plantilla de amigos, deportivas rojas, ''pelo'' de punta, corría un món y... molaba. No hay más. En 2D salieron entregas buenísimas, pero se le acabó el chollo, salvo algunas excepciones, como Sonic Generations, con el paso a 3D.

Este año, SEGA ha lanzado Sonic Mania, un juego hecho para nostálgicos que buscaban la esencia de los primeros juegos del erizo tras tantas decepciones en los últimos años y, además, era sólo el preludio del nuevo gran Sonic: Sonic Forces. La demo de Sonic Forces que hemos podido probar en Gamescom consta de cuatro niveles que, seguramente, serán una muestra de la variedad de situaciones que encontraremos en el juego final cuando llegue en algún momento de este año.

La primera fase de la demo nos pone en la piel del nuevo y estilizado Sonic. Básicamente, es la demo del nivel que más hemos podido ver en los diferentes vídeos de Sonic Forces y es la que muestra la naturaleza de este juego, con transiciones de cámara a toda velocidad, una mezcla de cámara en tercera persona en 3D y otras zonas imitando el 2D y ataques furibundos del erizo contra todo lo que esté a su paso. La segunda demo es mucho más clásica y nos pone al control del Sonic original en un combate en 2D contra Doctor Robotnik. En esta fase toca aprenderse los ataques del enemigo final para poder dañarlo.

El tercer nivel nos pone en la piel de uno de los protagonistas personalizados y aquí comienzan las novedades jugables. Habrá varios tipos de animales que podremos personalizar, pero yo sólo he podido probar el que va armado con una especie de látigo de energía y otro que monta un lanzallamas. El personaje se mueve, también, a gran velocidad y podremos reventar a los enemigos gracias a nuestro salto, pero lo bueno es acabar con ellos utilizando el arma. Además, si recogemos energía que hay en escenario, podremos pulsar triángulo (jugamos en PS4) y realizar una especie de salto en el aire que nos permitirá llegar a más anillos, más energía y nuevas zonas.

No te pierdas estas figuras de Sonic en Amazon

Parece que los niveles tendrán bastante verticalidad, aunque es algo que no he podido probar en profundidad si quería disfrutar de los cuatro niveles de la demo. Hablando de ello, el cuarto es el recién presentado Sonic Tag Team. En estas fases, nuestro personaje y Sonic harán pareja para combinar sus poderes (el dash de Sonic y las armas de nuestro animalito) y recorrer los escenarios a toda velocidad. Los cambios de cámara gracias al gancho automático en estas fases también son bastante atractivos.

Todo ''mola'' bastante en Sonic Forces, hasta que levantas el pedal y las piernas de Sonic comienzan a definirse. Sonic es un juego que necesita ir a toda velocidad para brillar. Pasaba en los antiguos y pasa ahora. Cuando baja el pistón, las fases de plataformeo más pausado se vuelven algo toscas, no cuadran con el resto del juego y ahí es donde Sonic Forces también cojea. En la fase de Tag Team hay cierta sección en la que debemos ir superando plataformas circulares donde no podremos coger velocidad en ningún momento y, ahí, el juego se vuelve aburrido. Necesitamos acción y eso lo da la velocidad.

Hablando de velocidad, ahí está el ''boost''. Hay ciertos momentos de los niveles en los que Sonic se envuelve en una llamarada azul y recorre el escenario a toda velocidad en un festival de luces, color y... sonido. 

De pixel-art a next gen

Sonic Mania ha supuesto el regreso del Sonic clásico por la puerta grande. Tanto los gráficos como la música del juego que acaba de llegar son un homenaje sincero a las entregas de Mega Drive. Sonic Forces rompe con eso y nos muestra una estética mucho más moderna. Sí, se ha hablado largo y tendido sobre los personajes personalizables y su aspecto, pero eso lo vamos a dejar a un lado. 

El juego se ve de maravilla, al menos los niveles que hemos probado, y el rendimiento es muy bueno, con un montón de efectos cuando vamos a toda velocidad que acrecientan esa sensación. Sin embargo, aunque visualmente el juego llame la atención, lo mejor es el sonido. Olvidad el chiptune, en Sonic Forces la guitarra y los instrumentos eléctricos toman el protagonismo. La banda sonora durante el juego está bastante bien, porque acompaña muy bien lo que es Sonic (el moderno), pero en el modo ''boost'' se sube el volumen y todo juega a favor de un sentimiento de euforia en el jugador.

De primeras, Sonic Forces me ha parecido sorprendente. Precisamente, porque no era de los que tenían demasiada fe en el juego estando Sonic Mania ahí. Sin embargo, y aunque hay problemas evidentes que no se pueden saltar por alto, como la necesidad de ir a toda velocidad para disfrutar al máximo (así como el necesitar conocerse los niveles para que Sonic no vaya despacio en ningún momento y decaiga el ritmo), Sonic Forces puede que no sea el patito feo de la saga este año. Al menos, no tanto como muchos esperaban.

Lecturas recomendadas