Reportaje

Impresiones de Yoshi's Woolly World para Wii U

Por Rafael Aznar
-

Tras la vorágine del E3 2014, Nintendo nos ha mostrado todos sus títulos venideros con más calma. Entre ellos, está Yoshi’s Woolly World, un plataformas en 2D que promete llevar toneladas de lana, encanto y simpatía a Wii U durante la primera mitad de 2015. El dinosaurio más celebérrimo volverá a saltar de júbilo.

Yoshi’s Woolly World fue una de las grandes bazas de Nintendo en el E3 2014. Quizás no tenga el tirón mediático de gente como Mario, Link o Samus, pero el simpático dinosaurio verde es uno de los personajes más longevos de la historia de la compañía nipona. Salió del huevo hace más de dos décadas y, desde su rol de secundario, se ha prodigado en infinidad de juegos, en especial en los basados en encuentros multitudinarios, como Mario Kart, Mario Party, Mario Golf o Super Smash Bros.

Sin embargo, ha gozado de pocos papeles protagonistas. Donde más se ha prodigado ha sido en los Yoshi’s Island (Super Nintendo, DS, 3DS), donde siempre ha formado tándem con Baby Mario. También se le concedió un rol importante en Super Mario 64 DS, la adaptación que se hizo del mítico juego de Nintendo 64, en la que se le podía manejar. Por supuesto, también acompañó esporádicamente al más famoso de los fontaneros en títulos como Super Mario Sunshine y Super Mario Galaxy 2. Sin embargo, se ha mostrado muy tímido para las apariciones en solitario. La más reseñable es, sin duda, Yoshi’s Story, un título que sirve para entroncar con lo que aquí nos ocupa. Ese juego apareció en Nintendo 64 en 1998 y, desde entonces, el celebérrimo saurio no ha vuelto a protagonizar un título de sobremesa. Ni Gamecube ni Wii tuvieron el honor de recibir sus pataleos aéreos, sus lengüetazos y sus huevazos. Por suerte, Wii U pondrá punto final a ese larguísimo destierro.

Engalanado para un nuevo mundo

Como si fuera un huevo, Yoshi’s Woolly World se está cocinando a fuego muy lento para que la yema llegue en su punto exacto de cocción. No en vano, fue anunciado en enero de 2013 con un somero tráiler y el nombre en clave de Yoshi’s Epic Yarn. La fecha de salida está prevista para la primera mitad de 2015, lo que significa un período de desarrollo de en torno a dos años y medio. El proceso está corriendo a cargo de Good Feel, el estudio que firmó el destacable Kirby’s Epic Yarn, con la supervisión de Takashi Tezuka, productor habitual de la saga.

El E3 2014 fue el lugar elegido para mostrar el título de forma más amplia y, dos semanas después, hemos tenido ocasión de probarlo con detenimiento en el “show room” que Nintendo tiene en Madrid. En Los Ángeles, Super Smash Bros fue la estrella absoluta, junto al anuncio de The Legend of Zelda, pero Woolly World está también en el podio de muchos, gracias a una propuesta simpática y encantadora que hemos podido corroborar ya de primera mano, con una demo que incluía tres de los niveles que rondaron el stand de la Gran N, con el famoso Treehouse por bandera.

Como su propio nombre indica, el mundo del juego estará hecho, en buena medida, de lana. Con un tono muy naíf, los personajes y los escenarios lucirán una apariencia “textil”. La citada lana, el algodón, el hilo, las esponjas, las lentejuelas o los botones se entrelazarán en el telar gráfico para deleitar a la vista. Sin necesidad de un apartado técnico bestial, no exageramos si decimos que éste es uno de los juegos más bonitos de cuantos hemos visto en los últimos tiempos. “Adorable” quizás sea la palabra que mejor lo define, ejemplificada en la apariencia de peluche que tendrá el protagonista.

Plataformas clásicas, hiladas con encanto

A Nintendo se le da de fábula el género de las plataformas, algo de lo que dan buena cuenta Mario, Donkey Kong o Kirby. Yoshi’s Woolly World seguirá la estela de esos referentes, con un desarrollo en 2D muy clásico, en el que los saltos y los obstáculos serán el pan nuestro de cada día. El ritmo será bastante lento y la dificultad, poco acusada, pero habrá muchas acciones que acometer en cada nivel.

Yoshi podrá saltar por el aire y patalear durante unos segundos para retardar su caída, con la posibilidad de dejarse caer con fuerza hacia el suelo, adoptando una forma similar a la de un martillo. Esta vez, sus habituales huevos sufrirán una metamorfosis, en consonancia con la estética del juego. Así, cuando el dinosaurio se trague a un enemigo, en vez de transformarlo en un cascarón, lo convertirá en un ovillo de lana, de modo que podrá acumular varios, que le servirán para derrotar a los enemigos, romper múltiples elementos de los escenarios o hacer aparecer plataformas. Para arrojarlos, habrá que pulsar el botón A, tras lo cual surgirá una pequeña estela de puntos móvil, que nos indicará la trayectoria que seguirá el lanzamiento (en los tiros en vertical, la estela se quedará fija, para que no haya posibilidad de fallo). Para obtener ovillos, también podremos echar mano de una serie de cestas sin fondo que aparecerán en ciertos momentos.

En algunos escenarios, nos encontraremos con una especie de pequeños pájaros-huevo que tendrán un efecto especial. Al lanzarlos, generarán una estela nubosa, de modo que, combinándolos de forma adecuada, podremos llegar casi a cualquier parte de los escenarios. Del mismo modo, servirán, por ejemplo, para generar plataformas por las que hacer rodar proyectiles lanzados por los enemigos. En ese sentido, a muchos enemigos, como los shy guy, podremos eliminarlos con sólo saltar encima de ellos o tragárnoslos, pero otros, como las plantas carnívoras, precisarán que les tiremos ovillos de lana, para ya, luego, saltarles encima. En la demo del E3 2014, se pudo ver también un enfrentamiento con un jefe final con forma de erizo al que había que anudarle el morro para poder reducirlo.

Pese a su desarrollo lateral-lineal, el juego esconderá muchos secretos. En determinados puntos, veremos nudos que sobresaldrán, de modo que, al tirar de ellos, se abrirán caminos secundarios. Del mismo modo, habrá algunas zonas ocultas por las que podremos meternos para recoger diversas joyas. No faltarán ni siquiera las típicas tuberías de la saga Mario Bros. De momento, hemos podido confirmar que habrá coleccionables con forma de flor y de madejas de lana.

Un gran punto a favor del juego es que tendrá cooperativo para dos jugadores, a priori sólo local, como ha venido siendo norma habitual en títulos como Super Mario 3D World o Donkey Kong Country Tropical Freeze. En ese sentido, quizás Nintendo debería empezar a dar prioridad al multijugador online para todos sus proyectos, pues, hoy en día, es casi una necesidad. En todo caso, un segundo usuario podrá controlar a un Yoshi de color rojo y colaborar con el principal, tragándoselo para tirarlo lejos en forma de ovillo o para combinar las plataformas “nubosas” que comentábamos anteriormente.

Simpatía en estado puro

Como ya hemos dicho, la piedra angular del juego será su simpática y lanuda estética, apta tanto para niños como para adultos sin miedo al color y el encanto. Será una auténtica delicia ver cómo a Yoshi le salen ruedas al correr, cómo “baila” para mantener el equilibrio encima de una pelota rodante o cómo se le aplasta el hocico al empujar esa misma pelota. La banda sonora, por lo que hemos oído, seguirá esa misma filosofía desenfadada, con melodías alegres marca de la casa.

Yoshi’s Woolly World llegará a Wii U en la primera mitad de 2015. Lo que hemos visto de él hasta el momento nos ha parecido un acto de justicia para con el personaje, relegado históricamente al ostracismo, como demuestra el hecho de que no protagonizara un juego de sobremesa desde los tiempos de Nintendo 64. Se habla mucho de Bayonetta, de Link o de los contendientes de Super Smash Bros, pero convendría no perderle la pista a este pequeño dinosaurio, que promete ir a por lana y ser el único que no sale trasquilado en el intento.

Lecturas recomendadas