Miedo Encarnado
Reportaje

Iron Man: Miedo Encarnado - Review del tie-in de Fraction y Larroca

Por Jesús Delgado
-

Iron Man: Miedo Encarnado recopila la parte del Vengador Dorado durante los eventos de Miedo Encarnado, escritos por Matt Fraction y dibujados por Salvador Larroca

Miedo Encarnado (Fear Itself), el gran crossover nórdico del que os hablamos hace unos meses, quizá no fue un Civil War ni unas Secret Wars, que sacudiese los pilares de Marvel, cambiándolo todo. Lo que no se le puede negar, no obstante, es que fue una saga bastante entrentenida y... ¿Qué diablos? ¡Fue tremendamente divertida y nos ofreció momentazos dignos para el recuerdo!

Uno de ellos, posiblemente el más sonado, lo protagonizó Iron Man. En la serie principal y de pasada, Matt Fraction (Ojo de Halcón) nos sugería que algo le pasaba a Tony Stark en París, enfrentándose a Mokk el Quebrantafés, uno de los esbirros del villano principal de este crossover, La Serpiente.

El traumático enfrentamiento llevaba a Tony a rendirse a los pies de Odín y sacrificar ante él su sobriedad. Años y años tras no haber probado ni una sola gota de alcohol se iban al garete porque Iron Man optaba por ofrecer su dignidad al Padre de Todos a cambio de ayuda. Posteriormente, veríamos que esta ayuda llegaba en forma de forja para crear armaduras y armas con las que los Vengadores lucharían contra La Serpiente y sus esbirros. 

Miedo Encarnado Portada

Ahora bien, ¿qué pasaba entre tanto con Iron Man? ¿Cómo fue el enfrentamiento en París y que pasó mientras estaba con los enanos de Nidavellir en su forja? A eso mismo viene a responder precisamente el tomo que nos ocupa y que Panini ha editado recientemente, reuniendo todo el material de Iron Man durante Miedo Encarnado, a un precio de 16,95 bajo el título de Iron Man: Miedo Encarnado.

Un complemento muy recomendable

Una de las mejores cosas que tenía el crossover de Miedo Encarnado en su serie central es que no requiere la lectura de ningún tie-in o serie dedicada en exclusiva a los personajes que en ella aparecen para que podamos disfrutarla de manera plena. Dicho esto, cabe destacar que hay tie-ins y tie-ins.

En el caso de Patrulla-X: Miedo Encarnado, vimos que se trataba de una serie de números que, realmente, solo le sacarían jugo los fans de los mutantes debido al contenido argumental endogámico que compone el título, más centrado en los dilemas de los X-Men que en la crisis de Miedo Encarnado. En los números dedicados a Vengadores y Nuevos Vengadores, por otro lado, se ampliaba información, ofreciendo una visión intimista de cada vengador, mostrando además los efectos del ataque de Pecado (la hija de Cráneo Rojo), reconvertida en heraldo de La Serpiente. 

Iron Man miedo Encarnado

En cambio, los números dedicados a Iron Man no son solo un  gran complemento de la serie principal, sino que además casan con la propia continuidad de la serie del héroe. Esto es, por un lado se muestra los efectos de Miedo Encarnado, pero por otro se le involucra al personaje activamente en la trama. Su lectura como ya os decimos no es obligatoria, pero sí ofrece más datos y enriquece el tomo principal del crossover. 

Esto se debe a que Matt Fraction, guionista principal del evento, es quien toma las riendas de la historia. Esto implica que el tono y la trama estén en consonancia con la de la historia principal, pero además, que se desarrolle de una manera inteligente y equitativa, mesurando la parte que debe ser propia del evento y la que se debe a Iron Man y a su serie principal. Y es que la idea del Miedo, un tema recurrente en la historia de Fear Itself se desarrolla en estas páginas, siendo el tema central que ahonda también en la recaída de Stark en el alcohol. 

Miedo Encarnado Iron Man

De este modo, la serie se divide en dos escenarios. Uno, el de Paris en donde Iron Man y Rescate tratan de detener al monstruo asgardiano que ejerce de villano principal de esta trama a la vez que se las ven con lo matones de Hammer, y dos, el de Nidavellir, el reino de los enanos en donde Tony Stark lucha con sus demonios interiores al tiempo que realiza el trabajo de crear nuevas armas para sus amigos. Además, el hecho de que su arco argumental introduzca también un último capítulo que puede servir de epílogo a Miedo Encarnado, le hace merecedor de consideración.

Ahora, si todo esto no os vale como excusa para comprárosolo y leeroslo, entonces quizá lo haga un nombre: el de Salvador Larroca (Darth Vader), quien es el ilustrador principal de estos números. En ellos, ya os decimos, el trabajo de ilustración del dibujante valenciano es de lo mejorcito de su producción. Ora hablemos de del diseño de escenarios, como su París, o del retrato de personaje. El nivel de realismo y el detalle que este ilustrador impregna en sus dibujos convierten a este tomo en una de las mejores muestras de su trabajo. No en vano, esta etapa corresponde a la plenitud del dibujante en Iron Man. Y recordemos que por el trabajo en dicha serie, Larroca ganó un Eisner. 

Iron Man miedo Encarnado

Tampoco hemos de dejar de señalar que en parte el mérito de la espectacularidad visual no solo es de Larroca, cuya base y lápices son, en el peor de los casos meramente impresionantes. El color de Frank D'armata vale su peso en oro. Y solo hay que ver las viñetas que os hemos mostrado para que valoréis tan positivamente como nosotros su labor. 

Dicho esto, podemos señalaros que, con diferencia, Iron Man: Miedo Encarnado es el mejor tie-in de Fear Itself que hemos leído hasta la fecha.

Lecturas recomendadas