Reportaje

Los juegos de 2013: Dead Space 3

Por David Alonso Hernández
-

La tercera entrega de una de las mejores sagas de terror y acción de la actual generación regresará en Febrero. ¿Conseguirá Dead Space 3 superar a los anteriores juegos?

Con esa perturbadora frase de Alien de "en el espacio nadie puede oír tus gritos", Electronic Arts y Visceral Games nos presentaban en 2008 Dead Space, un nuevo survival horror ambientado en el espacio que bebía de las mejores películas y videojuegos de terror espacial con un claro objetivo: ofrecernos una experiencia capaz de dejarnos helados delante de nuestra consola y que, en el espacio no, pero que en el patio comunitario nuestros alaridos retumbaran sin remedio. 

 

Dead Space llegaba en una época en la que, tras el enorme apogeo de los ‘survival’ en años anteriores, el género de los videojuegos de terror estaba de capa caída. Mientras las nuevas ips y otras sagas antaño terroríficas volvían la cara al miedo y se centraban cada vez más en la acción, el título de Visceral Games buscaba el equilibrio perfecto entre unos enfrentamientos muy intensos y los momentos de exploración más acongojantes.

 


 

Para conseguir esta fórmula, sus creadores apostaron por una serie de recursos que, combinados en su justa medida, dieron como resultado una auténtico “bombazo” que consiguió reavivar el género de los ‘survival horror’ y crear una instantánea legión de fans.

 

Hablamos de recursos como la sensación de soledad de Isaac Clarke, el protagonista, de una ambientación oscura, gore y -por momentos- desquiciante, de un apartado sonoro capaz de ponernos los pelos de punta con gritos, lamentos y contundentes efectos en el momento adecuado, y hablamos también de los necromorfos. Cómo olvidarnos de los perturbadores necromorfos que campaban a sus anchas en la tétrica y sepulcral USG Ishimura, la nave en la que se desarrolla la acción y a la que el ingeniero Isaac Clarke viaja en busca de una explicación a la pérdida de comunicaciones con la base.

 

A bordo de esta nave minera vivimos una espeluznante aventura en la que descubrimos el origen alienígena de los necromorfos, (así como lo bien que funcionan los desmembramientos a la hora de 'tratar' con ellos), algunos detalles del origen de las misteriosas Efigies, como la locura que provocan, el desasosiego que supone explorar en solitario los tenebrosos corredores repletos de enemigos... vamos, un viaje no apto para cardiacos.

 


 

Como todos sabéis, la épica misión de Isaac Clake fue todo un éxito de público y crítica, y consiguió perfilarse como uno de los mejores títulos de Xbox 360, PS3 y PC del momento, lo que propició un aluvión de material en forma de spin-offs, como Dead Space: Extraction, Dead Space: Ignition o Dead Space para iOS, así como a películas de animación como Downfall o Aftermath… la máquina funcionaba y estaba perfectamente engrasada.

 

Al margen de este material alternativo, la continuación de Dead Space llegaría en 2011 y, aunque en general se mantenía muy fiel al estilo de la primera parte, añadió elementos extra como un modo multijugador, nuevas armas, trajes y enemigos, un mayor protagonismo y libertad en los momentos en los que hay gravedad cero… en definitiva, se podría decir que Dead Space 2 ofrecía una experiencia más completa, aunque con el handicap para algunos de haber perdido ese elemento sorpresa que tanto nos gustó en la primera entrega.

 

Pero entonces… ¿con qué elementos busca convencernos Dead Space 3?

 

 

La historia de Dead Space 3 nos trasladará hasta el planeta helado Tau Volantis, un inhóspito paraje donde Isaac Clarke viajará con la intención de descubrir nuevos detalles sobre el origen de los necromorfos.

 

Por suerte para él, en este nuevo ‘tour espacial’ el ingeniero estará acompañado por John Carver, un experimentado soldado con un estado mental ‘complicado’ (sus alucinaciones prometen dar bastante juego a lo largo de la aventura), y que dará pie a una de las principales novedades de esta tercera entrega: el modo cooperativo.

 


 

Como ya os contamos hace unos meses, desde un primer momento EA y Visceral Games tenían muy claro que el modo cooperativo debía tener una gran importancia en Dead Space 3, ya que –según sus palabras- los anteriores juegos eran “demasiado terroríficos” y muchos jugadores preferían jugar acompañados.

 

Sin embargo, y tal y como nos confirmó nuestro compañero de Borja Abadíe en su avance tras probar la demo del juego en las oficinas de EA en Madrid, todo apunta a que la inclusión de un modo cooperativo no será el único elemento que ‘rebaje’ en el nivel de terror de Dead Space 3, ya que en esta ocasión los combates ganarán en protagonismo a los sustos.


 

Este giro a la acción vendrá acompañado de escenarios más amplios, en los que las inclemencias del tiempo jugarán un papel importante, un mayor número de necromorfos, armas con munición que promete no escasear, nuevas habilidades de combate… vamos, que parece ser que los momentos agobiantes, casi claustrofóbicos, y en los que explorábamos en la oscuridad con tan sólo 2 disparos disponibles en nuestra cortadora de plasma pasarán a la historia o, al menos, serán mucho menos frecuentes.

 

Como consuelo a los amantes del horror puro y duro, Dead Space 3 seguirá contando con algunos momentos oscuros y parecer ser que apostará el terror psicológico, sobre todo con las alucinaciones que la Efigie provocará en Clarke y Carver, y que brindarán una experiencia cooperativa 'asimétrica': esto quiere decir que, a pesar de estar en el mismo lugar y momento, cada personaje sufrirá visiones propias, como por ejemplo un ataque necromorfo, por lo que en esas situaciones tendrá que apañárselas sólo sin la ayuda de su compañero.

 

Donde sí podrán echarse un cable será en los frecuentes combates (algunos contra enemigos humanos), en algunos sencillos puzles que necesitarán de cierta cooperación y en el banco de armas, un nueva herramienta que permitirá a Isaac Clarke demostrar sus dotes de ingeniero para crear y compartir con Carver nuevas armas.

 


 

Así que, recopilando, tenemos un nuevo escenario más abierto, aunque con algunos interiores claustrofóbicos al estilo de los primeros juegos, un compañero para Clarke que nos brinda un modo cooperativo online, un importante giro a la acción, con más necromorfos, munición y posibilidades de combate que nunca y, además, algunas opciones para los usuarios que tengan Kinect sobre sus Xbox 360. ¿Serán acertados todos estos cambios y añadidos?

 

 

Cuando leímos que Electronic Arts había recibido opiniones de muchos jugadores diciendo que los dos primeros Dead Space les habían parecido demasiado terroríficos, pensamos que por qué nos habían preguntado a nosotros.

 

Y es que una de las cosas que más nos ha gustado siempre de Dead Space es, precisamente, que sea un estandarte del terror en esta generación; un auténtico reducto del género ‘survival horror’ en un momento en el que la tendencia es apostar cada vez más por la acción y olvidarse de otros elementos tan enriquecedores como la exploración, la tensión, los puzles, la sensación de soledad, los sustos en el momento adecuado…

 

Por esto, lo que nos gustaría realmente es que, en lugar de alejarse del miedo para focalizarse en la acción, Dead Space 3 profundizara aún más en ese lado terrorífico que tan diferente le hace de otras sagas. Vamos, que nos diera “aún más caña” en lo que a miedo se refiere.

 


 

Por supuesto, la inclusión de un modo cooperativo nos parece todo un acierto… pero siempre que sea algo complementario al modo individual y que no sirva de excusa para echar a perder ese magnífico espíritu que nos invitaba a jugar de noche, solos en la más absoluta oscuridad y con las manos sudorosas por la mezcla de tensión, excitación y nerviosismo por saber qué horror se ocultaría tras la siguiente esquina.

 

Por su parte, mejorar el sistema de combate, presentar unos escenarios más abiertos o potenciar los momentos de acción también nos parece correcto. Eso sí, siempre y cuando –y tal y como decíamos antes- estos nuevos momentos supongan pasajes añadidos a la mecánica característica de Dead Space, nunca que la sustituyan por completo.

 

Pase lo que pase finalmente, de momento lo único que sabemos seguro es que la acción tendrá más protagonismo en Dead Space 3, aunque nosotros seguimos sin perder la esperanza de volver a sufrir la falta de munición en lugar del peso de las armas en la espalda.


Visita nuestro Especial de los mejores juegos de 2013.

Lecturas recomendadas