Reportaje

Los juegos de 2013: Watch Dogs

Por Sergio Gracia
-

Ubisoft está preparada para dar el campanazo en 2013 con Watch Dogs, considerado el mejor juego del pasado E3 2012, donde fue presentado en sociedad por primera vez, dejando a todo el mundo sin palabras. Aiden Pearce es aún un personaje rodeado de misterios, pero estamos seguros de que será uno de los candidatos a Juego del Año.

La pasada Electronic Entertainment Expo 2012 no fue, ni mucho menos, algo memorable, y más si lo comparamos con ediciones de años anteriores. Bien es cierto que, poco a poco, la E3 ha ido perdiendo 'glamour' y espectacularidad y muchos echamos de menos aquellos tiempos en los que las compañías nos bombardeaban con anuncios de juegazos de los que, hasta entonces, no teníamos ni la más mínima idea. Era el mayor evento del año y, aunque hoy por hoy lo sigue siendo, ya no destaca tanto sobre otras ferias como la Tokyo Game Show, Gamescom o Game Developer's Conference.

Como decimos, este 2012 nos estaba aburriendo sobremanera. Las conferencias de Microsoft, Nintendo y Sony no habían dejado nada remarcable, quitando, tal vez, Star Wars 1313, Beyond Two Souls, Pikmin 3... pero cuando todo el mundo estaba tirándose de los pelos llegó Ubisoft y desveló un tal Watch Dogs. ¿Qué demonios es esto de Watch Dogs? Nadie había oído hablar de él, no se había filtrado absolutamente nada, ni siquiera se encontró el registro del proyecto días antes... ¿Cómo podíamos imaginarnos que estábamos ante el juego más aclamado del E3 2012? ¡Si ni la propia Ubisoft se lo esperaba!

Ubisoft nos regaló los sentidos con un completísimo vídeo que dejó boquiabiertos a todos los presentes en Los Ángeles y los que, desde su casa, seguían la conferencia a través de Internet. No tardó en leerse por la Red frases del estilo 'Watch Dogs salva el E3' o 'E3 2012, la feria de Watch Dogs', y la verdad es que no fue para menos.

Puede que parte del hype que consiguió desatar el juego en apenas unos minutos tenga algo que ver con el misterio que lo rodea. Ubisoft Montreal, quienes se están encargando del desarrollo, se guardó de comentar nada acerca de Watch Dogs y nos dejaron a todos con ganas de más, muchas ganas de más. Lógicamente, ante algo de este calibre, no tardaron en surgir las primeras teorías y rumores: que si Watch Dogs sería un juego para PlayStation 4 y Xbox 720, que si la demo funcionaba bajo un PC de ultimísima generación... nos podemos imaginar la cara de los responsables de Ubisoft ante tantas elucubraciones.

La suerte es que el estudio canadiense tuvo el detalle de elaborar una página web viral con la que conseguimos obtener algo más de información acerca de la historia y el emplazamiento de Watch Dogs. Cómo no, la forma de acceder al 'site' era tan críptica (bueno, tampoco tanto) como lo que habíamos podido ver del propio juego, pero esto es Internet, y aquí no se nos escapa nada.

A día de hoy, Ubisoft no ha vuelto a soltar prenda acerca de Watch Dogs y nosotros nos morimos de ganas por saber más. Vamos a intentar contaros todo lo que sabemos de este interesantísimo juego y, sobre todo, qué esperamos de él, porque desde luego su halo de intriga nos ha dado muchas ideas y dejado infinidad de incógnitas para crear, en nuestra cabeza, lo que sería el juego ideal, viendo lo visto.

El guión nos habla de un mundo (nuestro mundo) en el que la tecnología ha avanzado notablemente para tapar algunos 'agujeros' de seguridad que han ocasionado muchos y serios problemas. Un incidente acontecido en el año 2003, cuando un disgustado empleado (Raymond Kenny) introdujo un virus en el sistema central de la compañía eléctrica para la que trabajaba, dejó a miles de personas de Nueva York en la más absoluta oscuridad. El mundo decidió ponerse las pilas y se creó Central Operating System o ctOS, un sistema encargado de controlar ciudades: líneas de metro, semáforos, iluminación, cámaras de seguridad, líneas de comunicaciones… es decir, que los ciudadanos están en manos de un ordenador, pero… ¿quién controla ese ordenador? (esto es muy 'Watchmen'). Pues, como suele ocurrir, las empresas más poderosas del mundo. Como si de una novela de Isaac Asimov se tratase, todos los individuos de una gran ciudad se han transformado en información, en auténticos esclavos de la Red, y ya os haréis una idea de los peligros que ello conlleva.

Watch Dogs contará con infinidad de toques de ciencia ficción, pero la historia se desarrollará durante el año 2013 en Chicago, la Ciudad del Viento. Nos meteremos en la piel de Aiden Pearce, un experto hacker capaz de controlar toda una ciudad a su antojo con un 'simple' teléfono móvil: cortar las comunicaciones de toda una manzana, jugar con la iluminación de un edificio, cambiar la indicación de los semáforos a placer, interferir y 'pinchar' llamadas telefónicas e incluso obtener información detallada de cualquier persona que pasea por la calle, son sólo algunos de los 'trucos' que Pearce será capaz de realizar. La acción y los disparos estarán muy presentes, pero también tendremos que recurrir al sigilo, la distracción y la infiltración.

Ubisoft nos transporta a un mundo abierto en el que podremos movernos libremente. Una ciudad llena de vida y rica en detalles es el lienzo en el que se dibujará toda la acción del juego. La lluvia y los reflejos que ésta deja sobre el asfalto y arcén, por ejemplo, hacen de la ambientación una gran obra de arte. Los efectos de iluminación, profundidad de campo, blur, movimiento de la ropa, tiempo bala o partículas nos dejarán boquiabiertos.

A diferencia de otros juegos de acción, Watch Dogs no contará con escenas 'scripteadas' o prediseñadas, es decir, que todo lo que ocurrirá en el juego pasará porque la Inteligencia Artificial así lo ha decidido (hasta ciertos límites, claro). Al menos eso es lo que aseguró Ubisoft durante el pasado E3, y desde luego es, cuanto menos, sorprendente.

Poco sabemos de su modo multijugador, pero como las meigas, haberlo, haylo. Los primeros rumores apuntan a un cooperativo con misiones individuales en el que cada uno debe cuidar del otro, una idea de lo más interesante que podría ser la guinda que le falta a un pastel cuya pinta es inmejorable.

Como hemos dicho, con tantos frentes abiertos en Watch Dogs, tenemos la posibilidad de divagar a antojo y fabricar imaginariamente lo que sería nuestro juego ideal. La base no podía ser mejor: un guión trabajado que puede dar mucho juego, un escenario 'real', reconocible y abierto, un personaje con capacidades tecnológicamente omnipotentes... Vaya, que la masa de la pizza, el tomate y la mozzarella son de buena calidad, ahora sólo tenemos que ponerle el resto de ingredientes al gusto.

El vídeo mostrado en el E3 2012 sirvió para hacernos una mejor idea de qué nos deparará Watch Dogs, desde luego, pero no podemos evitar preguntarnos, ¿es oro todo lo que reluce? Gráficamente es espectacular y, al menos en apariencia, la libertad que nos dará, tanto de acciones como de movimientos, será abismal, pero nuestro miedo es que tanto despliegue tecnológico llegue a repercutir en la jugabilidad o la duración del título, que se convierta en un 'quiero y no puedo', que se quede a las puertas de lo que podría considerarse como obra maestra.

La industria ha demostrado que puede hacerse un 'sandbox' profundo y extenso que nos dure decenas de horas sin tener que sacrificar otros elementos, algo que Bethesda, por ejemplo, ha dejado más que claro con The Elder Scrolls V Skyrim. Esa es la línea que debería seguir Watch Dogs, un juego que, además, nos ofrece la oportunidad de descubrir una nueva historia, de explorar nuevos caminos y dejar atrás (sólo temporalmente) otros que ya nos conocemos de memoria.

Todos estos factores de los que hablábamos anteriormente pueden verse trastocados por el multijugador. No todas las compañías tienen las agallas de prescindir de un modo que puede ser la diferencia entre la compra, o no, de un juego, y en ocasiones su inclusión termina afectando, negativamente, a la campaña. Nuestra idea es que el multijugador de Watch Dogs no sea un añadido, sino una complementación. La simple visión de dos o más jugadores cooperando sin saberlo, siendo ayudados sin tener ni idea de quién les ha salvado el pellejo o, por qué no, convirtiéndose en amigos que más tarde deberán enfrentarse por motivos contractuales, nos pone la piel de gallina.

Nos gustaría que las funcionalidades de manipular nuestro entorno no quedasen limitadas a momentos muy concretos, que sea posible vagar a placer por donde queramos, que no existan barreras invisibles. En definitiva, nos gustaría vivir una auténtica novela de Ciencia Ficción como si fuéramos nosotros quienes empuñáramos la pluma, quienes decidieran el destino de los personajes que en ella aparecen. Eso sería, para nosotros, el Watch Dogs ideal.

Visita nuestro Especial de los mejores juegos de 2013.

Lecturas recomendadas