Reportaje

Los juegos de Star Wars en la PS4 Darth Vader

Por David Martínez
-

La Edición Star Wars de PS4 con imagen de Darth Vader y un Dual Shock 4 especial incluye 5 juegos de Star Wars. Además de Star Wars Battlefront (o Disney Infinity 3.0) podemos disfrutar de 4 joyas retro: Super Star Wars, Star Wars Racer Revenge, Jedi Starfighter y Star Wars Bounty Hunter. Aquí hacemos un repaso de lo que ofrecen estos títulos.   

La edición especial PS4 de Star Wars se ha convertido en uno de los objetos de coleccionista más deseados del momento. No sólo por su aspecto exterior, en que podemos ver el casco de Darth Vader en la parte superior de la consola, y además flipar con el mando Dual Shock 4 con un diseño exclusivo, sino por los contenidos que incluye. 

Como sabéis, la máquina incluye una serie de juegos en su disco duro de 500 GB. Por un lado, tendremos la posibilidad de disfrutar de uno de los dos juegos de la saga que aparecerán este año. Aquí podéis leer más detalles sobre Star Wars Battlefront, el shooter desarrollado por DICE y Electronic Arts (aquí podéis leer nuestro avance de Star Wars Battlefront). Y por supuesto, también podéis descubrir todo sobre Disney Infinty 3.0 y sus Playsets basados en La guerra de las galaxias en nuestro avances de Rise Against the Empire y Twilight of the Republic. Pero aparte de estos dos títulos nuevos, ¿cuáles son esas joyas retro de las que os hemos hablado? Se trata de un juego de Super Nintendo (Super Star Wars) y tres juegos que aparecieron en PlayStation 2: Racer Revenge, Jedi Starfighter y Bounty Hunter.  

Super Star Wars

Se trata de un juego de 1992 que adapta la primera película de la saga. El cartucho para Super Nintendo (la versión que estará incluida en PS4) estaba desarrollado por Lucasarts y JVC, y recorría las principales secuencias de La Guerra de las Galaxias alternando entre niveles de scroll horizontal -con más acción que plataformas- y secuencias de naves, en que la consola aprovechaba al máximo el cacareado Modo 7

Aunque Super Star Wars se tomaba algunas licencias (como la presencia de un monstruo en el interior del sandcrawler de los jawas, un robot gigante en el hangar de la Estrella de la Muerte o el hecho de poder saltar y disparar con el landspeeder) se trata de una de las mejores adaptaciones de una película. Podíamos controlar a Luke Skywalker en la mayor parte de los niveles, pero más adelante, también se podía escoger a Han Solo o a Chewbacca. Hasta se recrearon de forma magistral las secuencias a bordo del X-Wing, y la trinchera de la Estrella de la Muerte. Si gráficamente el cartucho ya era brillante, el sonido "en estéreo" nos dejaba clavados al asiento.   

Siguiendo las pautas de Super Star Wars, Lucasarts se atrevió a desarrollar Super Empire Strikes Back y Super Return of the Jedi, también para Super NES, que recuperaban el desarrollo, y que además incorporaban la posibilidad de utilizar monturas, como el tauntaun en el nivel de Hoth. Estas mecánicas de desarrollo horizontal también son la base que se utilizó para otro cartucho excelente, Indiana Jones Trilogy.

Star Wars Racer Revenge

Con el estreno de Star Wars Episodio I La Amenaza Fantasma, los usuarios de N64 pudieron disfrutar de un juego de velocidad muy digno, que recuperaba la secuencia de la carrera de vainas en Boonta Eve, que resultó ser de lo mejor de la película. La consola de Nintendo contó con la exclusiva en el lanzamiento, aunque el juego terminaría llegando a Dreamcas (además de una alucinante versión para recreativas desarrollada por Sega). Como los usuarios de PS2 tampoco se iban a quedar sin su ración de carreras "made in Star Wars", en 2002, Lucasarts lanzó Star Wars Racer Revenge.

Ambientado ocho años después del Episodio I de Star Wars, el mayor atractivo del juego eran sus 13 exóticos circuitos (situados en algunos lugares que no habíamos visitado en ningún juego de Star Wars) y sobre todo, la posibilidad de controlar a Anakin Skywalker con el mismo aspecto que lucía Hayden Christiansen en El Ataque de los Clones. Aunque entre los corredores desbloqueables también se contaban Watto, Darth Maul y el aspecto de Anakin y Sebulba de la primera película. 

Aunque la sensación de velocidad era bastante impresionante, el control de las vainas en Star Wars Racer Revenge era complicado, y tampoco era fácil apreciar las diferencias entre los distintos modelos (todos los que aparecían en la película). Se agradece la inclusión de multijugador a pantalla partida y los modos por liminación, que añadían algo más de interés a las simples carreras. 

Star Wars: Jedi Starfighter

Existen muchos “simuladores espaciales” basados en el universo Star Wars, desde los clásicos X-Wing y Tie Fighter, hasta la magnífica saga Rogue Squadron. Sin embargo, Star Wars: Jedi Starfighter presenta una característica inusual, y es que como el propio nombre del juego indica, el piloto de la nave al que controlamos es un Jedi. Esto significa que, además de los blasters y los torpedos de protones que incorpora nuestro caza interestelar, también podemos usar distintos poderes de la Fuerza a nuestra favor durante las escaramuzas galácticas.

La historia, además, tiene lugar antes de los sucesos del Episodio II: El Ataque de los Clones, y termina con la espectacular batalla en el planeta Geonosis que tenía lugar al final de la película. En el papel de la Maestra Jedi Adi Gallia, nuestra misión es hacer frente a la Federación de Comercio, contando con la ayuda del protagonista del primer juego, el corsario bravucón Nym. Como viene siendo costumbre en esta clase de aventuras, podemos desbloquear varias naves míticas de la saga, entre ellas la Slave I de Jango Fett.

Star Wars: Bounty Hunter

Y hablando de Jango... Coincidiendo con el estreno de Star Wars Episodio II, el “padre” del legendario Boba Fett contó con su propia aventura, en la que se narraban algunos de los sucesos más importantes de su carrera como cazarrecompensas mandaloriano, como la forma en que se hizo con su nave característica, la Slave I, el por qué fue elegido como modelo para el plan de clonación del ejército de la República en las instalaciones de Kamino, y cómo fue el nacimiento de Boba.

Todo esto, haciendo uso de las armas clásicas de Jango (pistolas dobles, lanzallamas, mochila propulsora... ) en niveles cargados de acción. Una de las características más interesantes del título es que muchos de los enemigos a los que nos enfrentamos tienen un precio por su cabeza y podemos capturarlos vivos o muertos, lo que cambia en cierta medida las recompensa que obtenemos por ellos. El único inconveniente es que, en demasiadas ocasiones, el verdadero enemigo de Jango es la cámara, que cobra vida propia en los peores momentos. Por desgracia, Star Wars: Bounty Hunter es lo más parecido al fallecido Star Wars 1313 que podemos jugar.

 

Lecturas recomendadas