Reportaje

Kindle Fire HD, otra forma de ver Android

Por Carlos Hergueta
-

Llegan las navidades y los tablets seguro que serán uno de los regalos estrella. El de Amazon es una opción interesante, pero que busca un público poco familiarizado con la tecnología y ávido de contenidos como libros o películas. Los jugones también encontrarán cosas en el Kindle Fire HD, aunque no es su mejor opción.

Hace un año, Amazon decidió dar el salto al mundo de los tablets, que andaba creciendo como Mario después de tomarse un revuelto de champiñones. Lo hacía después de haber arrasado con su Kindle en el mercado de los eReaders y con dos ideas en la cabeza: hacerse fuerte en un nuevo frente del hardware y ampliar sus ventas de contenidos digitales con nuevas opciones.

Así es como llegaron Kindle Fire, el tablet de Amazon, y su exclusiva tienda de aplicaciones para Android. ¿Qué sentido tiene una tienda de apps para este sistema operativo, existiendo como existe Google Play? Nos preguntamos. Y la respuesta era sencilla: "Capar" el dispositivo para tener acceso solo a esta tienda. En otras palabras, Amazon controla sus contenidos para Android como Apple lo hace en iOS.

Aunque el Kindle Fire HD llegó a las tiendas hace unas semanas, no queríamos dejar de publicar una reseña (de la versión de 7 pulgadas, que es la que hemos probado) para que los usuarios más interesados en los juegos, vosotros, valoréis si os merece la pena. O también que lo tengáis en cuenta para hacer un regalo. Con un precio de 199 euros para el modelo de 16 GB y 249 para el de 32, sin duda es uno de los tablets más interesantes; aunque hay cosas que es necesario que sean tenidas en cuenta.

Este Android me lo han cambiado

Como decíamos, el Kindle Fire HD es un dispositivo con una versión de Android 4.1 modificada, de tal forma que es casi imposible de distinguir, pensada para los contenidos de la tienda de Amazon. De esta forma, la pantalla de inicio -en horizontal- muestra un carrusel de grandes iconos sobre fondo negro de las últimas aplicaciones utilizadas. Es decir, no podemos configurar un escritorio a nuestro antojo, con un fondo y nuestras aplicaciones favoritas.

Además, si el tablet está en vertical, debajo del carrusel aparece una serie de aplicaciones recomendadas, que va cambiando si giramos el carrusel y cambiamos la aplicación en el centro de este. De esta forma, la pantalla de inicio es una tienda en sí misma.Si desplegamos la pestaña superior de Android, podemos acceder a la configuración, algo limitada (sonido y pantalla, control parental, gestión de la cuenta, etc).

Las opciones, lo que podemos hacer con el tablet, aparecen en una barra horizontal en la parte superior de la pantalla, divididas en contenidos: Comprar, Juegos, Aplicaciones, Libros, Música, Vídeos, Web, Fotos, Documentos y otros. Dentro de cada tipo de contenido, podemos ver las aplicaciones instaladas, las descargadas a través de nuestra cuenta en algún momento o pulsar en la tienda.

Como vemos, se trata de un sistema en el que siempre está presente la tienda, de forma constante, pensando en estimular el consumo. En general, esta interfaz resulta algo frustrante para un usuario acostumbrado a versiones menos capadas de Android y amigo de trastear con aplicaciones y probar constantemente cosas nuevas y alterar la personalización.

Contenidos  y hardware

Por otro lado, a pesar de este empeño de Amazon por llevarnos a descargar contenidos, su tienda de aplicaciones resulta algo escasa si la comparamos con las de Apple y Google. Por otro lado, hay juegos gratuitos y los precios no difieren demasiado si lo comparamos con otras tiendas. Eso sí, algunos juegos que en Google Play son gratuitos, como la saga Angry Birds sin ir más lejos, aquí son contenidos de pago. Es sencillo comenar a usar el tablet y empezar a echar de menos aplicaciones muy populares. Además, es una limitación para un usuario habitual de Android no poder descargar aplicaciones descargadas en Google Play en otros dispositivos.

En cuanto al diseño del hardware, la verdad es que nos ha gustado mucho el trabajo de Amazon. Aunque el Kindle Fire HD es algo más pesado, por ejemplo, que el Nexus 7, también es algo más estilizado. De esta forma, resulta muy cómodo y satisfactorio de manejar. Lo que menos nos ha gustado en este sentido es el diseño de los botones, que no sobresalen, sino que se mantienen al nivel de la carcasa. De esta forma, resulta incómodos de encontrar y pulsar.

Este buen acabado en el diseño está acompañado por un gran trabajo en el audio y la imagen, de los apartados más destacables. El Kindle Fire HD tiene dos altavoces con tecnología Dolby envolvente virtual. Lo cierto es que está por encima de la media de la mayoría de tablets en este sentido. Lo mismo ocurre con su pantalla HD con una resolución de 1280 x 800, la misma que el Nexus 7, con filtro polarizado y tecnología antirreflectante. Ofrece buen contraste, colores vivos y amplio ángulo de visión.

Potencia y rendimiento de batería

Si estos son los mejores aspectos del Kindle Fire HD, en el aspecto negativo destacan los contenidos y la potencia, que se queda por detrás de los dispositivos más punteros. No resulta extraño viendo su precio y la relación calidad precio es muy buena, pero es algo que hay que tener en cuenta.

Lejos de los quad core y 2 GB de RAM de los dispositivos más punteros del mercado, el Kindle Fire HD cuenta con un procesador de doble núcleo a 1.2 Ghz y 1 GB de memoria RAM. Mucho nos tememos que esto puede quedarse corto en poco tiempo para los más exigentes, y más si lo comparamos con los tablets que han preparado Asus y Samsung para Google (Nexus 10 y Nexus 7).

Además, hay que tener en cuenta que la oferta de videojuegos disponibles en la tienda de Amazon no es la más abundante del mercado y los disponibles tampoco han debido de ser optimizados al 100%. Sin ir más lejos, se pueden apreciar ciertos tirones en títulos tan sencillos como Fruit Ninja.

Dos aspectos que contribuyen a que el uso de videojuegos no se convierta en algo pesado son la memoria interna, ya que sus 16 o 32 GB dan mucho de sí, y el rendimiento de batería. Y es que apostar por videojuegos potentes y de gran tamaño pueden conseguir acabar con la memoria y la batería de un terminal en un abrir y cerrar de ojos. El tablet puede aguantar unas 9 o 10 horas de uso intermitente mezclando diferentes programas, que suele ser el uso más habitual de un tablet, y unas 5 o 6 de juego continuo, lo que no está nada mal.

También merece la pena comentar que Amazon cuenta con su propio centro de juegos, GameCircle, que se puede conectar con Facebook. Eso, si tenéis otros amigos que dispongan del Kindle Fire HD, puede contribuir a que utilicéis más los juegos y os piquéis. Claro que es una plataforma hoy por hoy no es muy popular y no da tanto juego.

Conclusión

Kindle Fire HD es un tablet Android, sí, pero menos abierto, configurable y potente de lo que le pediríamos a un tablet puntero. Y más si lo queremos para jugar. En realidad, no es la guerra de Amazon, que busca un público más amplio con un estupendo precio para el dispositivo que es. Hace todo lo que se le podría pedir a un tablet de forma bastante eficiente y se vuelca para sacar el mayor provecho a los contenidos de la tienda. Es sencillo de controlar (especialmente para un usuario novel no acostumbrado a la interfaz de Android) y económico, por lo que es muy recomendable para regalar a algún ser querido con poca experiencia en este campo o que no quiera lo último en potencia. Los expertos y jugones deberían ir a opciones más avanzadas.

Lecturas recomendadas