The Last Guardian
Reportaje

The Last Guardian - 5 cosas que no sabías sobre el juego de Fumito Ueda

Por Martín Amechazurra Falagán
-

Parecía que nunca iba a llegar, pero finalmente en 2016 vimos el estreno de The Last Guardian, una aventura apasionante, que ha encandilado a multitud de jugadores por todo el mundo gracias a su encanto y el diseño detallista de Fumito Ueda, tal y como queda plasmado en nuestro análisis de The Last Guardian. Más allá de sus increíbles escenarios y entornos, o de su dúo de protagonistas, el juego de Team Ico contiene gran cantidad de detalles que pueden pasar desapercibidos a los jugadores. Estos son algunos de los más destacados:

El hambre de Trico

Como cualquier criatura que existe, Trico necesita de alimento a lo largo de la aventura para poder progresar. Los barriles de comida se convierten por tanto en uno de los objetos más importantes que se pueden hallar durante el juego pero... ¿No necesitamos nosotros también algo de comer? Según parece, nuestro protagonista iba a necesitar también de alimentos a lo largo de la partida pero esta función no llegó a implementarse en la versión final del juego. En palabras de Ueda "Cuando el juego estaba en desarrollo para PS3 teníamos objetos para que los comiera el chico pero, dados los recortes que vinieron con el cambio a PS4, y puesto que quería que el jugador se centrara en cuidar de Trico, decidimos eliminar la gestión del chico del juego".

La llamada de la naturaleza

The Last Guardian Trico

Puesto que Trico es el único que tiene algo para comer en The Last Guardian, siempre cabe preguntarse dónde acaba tanto alimento. Al igual que tantos otros seres vivos, Trico necesita de un momento a solas de vez en cuando para atender a sus asuntos, por lo que en determinadas ocasiones, y siempre que no le estemos observando, nuestro compañero aprovechará para hacer de vientre, dejando caer unos orbes de color verde. Sin embargo, si somos capaces de pillarlo "en el acto", el juego nos recompensará con un logro por nuestros esfuerzos. Quien lo iba a decir...

Las heridas de Trico

No todo son puzles y plataformas en The Last Guardian, y en más de una ocasión nos las tendremos que ver con algunos de los enemigos que pueblan sus niveles. Dichos enemigos no suelen suponer un gran problema para Trico pero, en más de una ocasión, nuestro compañero mostrará en su plumaje más de una mancha de sangre por sus heridas. Estas manchas se pueden eliminar con facilidad si hacemos que Trico se de un buen chapuzón pero, si no tenemos una zona con agua a nuestro alcance, y no queremos que Trico se vea obligado a continuar la aventura con estas heridas, siempre nos quedará acercarnos a la herida con nuestro personaje para eliminar la mancha con tan solo pulsar el botón círculo.

Los ojos de cristal

The Last Guardian ojos

Uno de los elementos más llamativos que podemos encontrar durante nuestra aventura son los ojos de cristal. Estos objetos actúan como obstáculo dada su capacidad para asustar al pobre Trico, y con ello evitar nuestro progreso. Más allá de ser un elemento jugable, estos ojos están basados en los métodos que se utilizan en el campo para alejar a las aves de los cultivos. Según Ueda "quería eliminar los elementos típicos de 'juego' en la medida de lo posible. En los arrozales japoneses se cuelgan objetos similares para alejar a los cuervos. Esa fue la inspiración para mi idea".

¿Ico en The Last Guardian?

Tal y como lo oís, en The Last Guardian podemos encontrarnos con algunas de las creaciones de Fumito Ueda para su primer juego. Algunas de las pequeñas criaturas que pueblan el mundo de The Last Guardian, como los murciélagos que se pueden observar en ciertos lugares del juego, fueron creadas durante el desarrollo de Ico, pero no pudieron ser implementadas en dicho juego por limitaciones de tiempo en su desarrollo. Ahora, 15 años después, Ueda ha conseguido hacerles un hueco en otra de sus aventuras.

Lecturas recomendadas