Luc Besson , plagio, 1997: Rescate en Nueva York
Reportaje

Luc Besson tendrá que pagar 500.000 $ a Carpenter por plagiar 1997 Rescate en Nueva York

Por Hobbyconsolas.com
-

Hace menos de un año un tribunal de París sentenció que MS1: Máxima seguridad, película de 2012, plagió el clásico de Carpenter 1997 Rescate en Nueva York y su continuación. Ahora la multa se eleva de 80.000 a 500.000 dólares.

El clásico de John Carpenter, 1997 Rescate en Nueva York, así como su segunda entrega 2013 Rescate en L.A. fueron plagiados por una película del siempre polémico Luc Besson, MS1: Máxima Seguridad (Lockout en su título original), según dictaminó un tribunal francés a finales del año pasado, y la productora de Besson fue condenada a indemnizar con 80.000 euros tanto a Carpenter como a los guionistas y la productora. Pues bien, Besson apeló, argumentando que no se puede coartar la libertad creativa, y le salió el tiro por la culata: el Tribunal ha subido la cantidad a medio millón de dólares

Más allá de que esos 500.000 euros debe ser lo que se gasta en propinas Besson al año (aunque no los tendrá por MS1, que no fue precisamente un éxito de taquilla) la cuestión tiene su miga, porque situaciones parecidas las encontramos habitualmente en las carteleras. No hablo de remakes, donde sí existe una compra de derechos y por tanto es legal, sino películas que se inspiran (lejana o cercanamente) en otras o en relatos o historias reales sin pagar un euro, y en las que sus creadores, algunos muy conocidos, como veréis después, se lavan las manos afirmando que “sus fuentes de inspiración son muy variadas”. Pero vayamos primero al caso que nos ocupa, por si no lo conocéis.

Sanake, Kurt Rusell, John Carpenter

MS1: Máxima seguridad es una película de 2012, realizada por la productora Europacorp, de Luc Besson (Transporter, Lucy o Colombiana, entre otras muchas), que también participó en el guión. Esta película se desarrolla en el año 2079, en el que se ha construido una prisión en el espacio, donde se encuentran los 500 criminales más peligrosos en un estado de hibernación. Allí acude la hija del presidente de los Estados Unidos con el fin de comprobar la legalidad de trato que se da a los presos. Algo sale mal durante su visita, se produce un motín y ella queda atrapada junto con otros rehenes. Tras varios intentos de arreglar la situación, la Agencia Nacional de Seguridad recurre a Snow (Guy Pierce), un agente del gobierno caído en desgracia y que también ha sido condenado (sin muchas pruebas) a dormir en la súper prisión, para que se infiltre en ella y rescate sana y salva a la hija del presidente. A partir de ahí, nos encontramos con una película de acción en la que los protagonistas van salvando las diferentes situaciones dentro de la estación espacial.

Por partes. ¿Se parece este argumento al de las películas de Carpenter y Kurt Russell? Desde luego. De hecho, no lo esconde, porque si entráis en su página oficial veréis que la descripción de la sinopsis empieza con esta frase: “Similar en su argumento a Rescate en Nueva York…” Más claro, agua.

Tenemos un prisión con los criminales más perseguidos, un antihéroe arrogante, duro y con un sentido del humor muy negro, que tiene un nombre curioso (Snow), una hija del presidente a la que rescatar (como en Rescate en LA)… La “inspiración” en aquellas películas es obvia. Ahora bien, como suele suceder en otras producciones de Besson, cualquier ojo atento descubrirá otras fuentes de inspiración más que claras. La prisión con los 500 presos hibernando recuerda bastante a las “colmenas” de Matrix. En muchos momentos, las vicisitudes de los protagonistas  en la estación espacial nos llevan a Alien Resurrección (y en Alien 3 también había una prisión en el espacio… y un violador encaprichado con la protagonista).  Al final de la película vemos un ataque con naves espaciales (sí, así como suena) a la prisión, que esta repele con cañones laser, muy al estilo de Star Wars y la Estrella de la Muerte. Vamos, que por fuentes de inspiración no será…

Luc Besson, presos, ciencia-ficción

Sin embargo, tras la demanda interpuesta por John Carpenter, el tribunal francés le dio finalmente la razón, y ahora se ha ratificado, por lo que se ve encontrando aún más razones para afirmar que es un copia descarada. Su argumentación (realizada por su especialista en cine, supongo) no tiene desperdicio:

“Un número de elementos pueden ser considerados elementos habituales en el cine(…). Otros difieren claramente, como el ritmo y los efectos especiales(…) Sin embargo, este tribunal percibe muchas similitudes entre ambos films: ambos presentan un héroe atlético, rebelde y cínico, sentenciado injustamente, que debe rescatar a la hija del Presidente de USA (…) y lo acaba haciendo in extremis y recuperando información relevante.”

Insisto, no se pueden negar las similitudes, pero héroes cínicos condenados injustamente que deben probar su inocencia con una misión suicida hay unos cuentos en la historia del cine. Por no hablar de solucionar la misión “in extremis”, algo que debe suceder en… el 99,9% de las películas de acción. Lo de la información relevante, bueno, tampoco es que se inventara la rueda el amigo Carpenter.

En mi humilde opinión, creo que el tribunal francés se ha pasado de puntilloso en este caso. Y en cuanto a John Carpenter, director que admiro, ha debido olvidar que su Asalto a la Comisaría del Distrito 13 (1976) está claramente inspirada en la obra maestra de Howard Hawks, Rio Bravo (1959) sin ser un remake, algo que sí sucedió con La Cosa (1982), que fue un encargo de Universal para realizar el remake de El Enigma de otro Mundo (1951), también de Hawks.

Como veis, si al susodicho Tribunal y a su especialista en cine les da por ponerse en plan “killer”, no va a haber dinero para tanta demanda.

Porque, como veréis a continuación, situaciones similares se dan constantemente en la historia del cine. La originalidad, en su sentido más puro, cuesta encontrarla.

Estas son otras películas que, sin ser remakes, se han “inspirado” claramente en films o historias anteriores:

El Resplandor (1980)

La famosa película de Kubrick es un plagio de un film de 1921, The Phantom Carriage.

Terminator (1984)

James Cameron tuvo que llegar a un acuerdo (dinero y aparición en los créditos) con Harlan Ellison, que había escrito un relato de ciencia ficción en el que aparecía “un soldado robot disfrazado de ser humano”.

James Cameron, Ciencia-ficción, Arnold Schwarzenegger

Reservoir Dogs (1992)

La opera prima de Tarantino tiene muchas similitudes con la asiática City on Fire (1987) de Ringo Lem, que no demandó pero si que aprovechó cada ocasión para lanzar más de una pulla. Por Kill Bill, Tarantino también recibió duras críticas por sus múltiples inspiraciones.

Tarantino, acción, señor marrón

Matrix (1999)

Sí, también al clásico de los Wachowski le dieron lo suyo, que si Ghost in The Shell, que si un episodio de Doctor Who, que si el comic The Invisibles…

Neo, ciencia-ficción, Hermanas Wachowski

Rocky (1976)

Parece que el guión original de Sylvester Stallone, por el que fue nominado a un Oscar, no era tan original… Un boxeador llamado Chuck Wepner aseguró que tanto el personaje como la pelea final eran calcadas a las de su vida real. Stallone lo solventó con un cheque del que no se sabe la cantidad…

Sylvester Stallone, boxeo, Óscar

Y vosotros qué pensáis, ¿es lícito copiar o inspirarse en obras anteriores?

Lecturas recomendadas