Lucifer - Así es la tv-serie de estreno en Antena 3
Reportaje

Lucifer - Así es la tv-serie de estreno en Antena 3

Por Jesús Delgado
-

Finalmente, Lucifer ha llegado. El Príncipe de las Mentiras, el Señor del Infierno, aterrizará esta noche en España. Antena 3 emitirá hoy los tres episodios de la comedia sobrenatural y policial que se basa en el cómic homónimo, que no es sino un spin-off de uno de los grandes títulos de finales del siglo XX. ¿Pero cómo es esta serie? ¿Se parece en algo al cómic original guionizado por Mike Carey?

Tom Ellis y Lauren German son los protagonistas de la apuesta veraniega de Antena 3 para las cálidas noches de los lunes. Su serie Lucifer llega a las pantallas españolas esta misma noche, anunciando el reinado del Príncipe de las Tinieblas sobre la soleada y siempre azarosa ciudad de Los Ángeles. 

"¿Pero de qué va esto de Lucifer?", preguntarán algunos, que ya la han visto anunciada. "Están diciendo que se basa en un cómic, pero a mi no me suena que haya nada así en la librería a la que yo voy ni en el FNAC", dirán otros. Bueno, vamos por partes. Lucifer es una serie pergeñada por Tom Kapinos, señor al que todos conocemos por Californication. Y, efectivamente, está basada en un cómic. Más concretamente en Lucifer, de Mike Carey

Lucifer serie

El Lucifer de Carey era una continuación/spin-off de The Sandman de Neil Gaiman. Su premisa, como la de la serie de televisión que nos ocupa, es la del diablo de vacaciones. O más bien de año sabático, excedencia, retiro anticipado, jubilación o como demonios queráis llamarlo. Porque, efectivamente, Lucifer "La Estrella de la Mañana" lo ha dejado. Ha tirado la toalla, ha arrojado el micro y ha hecho un corte de mangas al Altísimo, abandonando el Infierno, delegando el gobierno de los condenados al primer pobre pardillo que el pase por allí. 

Su plan es bien sencillo, pasar lo que le queda de eternidad en la pecaminosa Los Ángeles, bebiendo Mai Thais, tocando el piano y acostándose con famosas y modelos mientras regenta el glamuroso night-club El Lux. Sin embargo, parece que tanto mortales como ángeles estén decididos a amargarle las vacaciones y su retiro no va a ser tan placentero como La Estrella de la Mañana esperaba. 

El cómic original

Como hemos dicho, el cómic original y la serie guardan bastantes puntos en común en cuanto a arranque. Pero a partir de ahí no esperéis que haya más parecido. El cómic de Lucifer dista mucho de ser una comedia de detectives, sobrenatural y con cierto punto pícaro. De hecho es un cómic, y perdonadnos la expresión, más bien jodido. 

Lucifer - cómic original

El cómic de Lucifer, escrito por Mike Carey y dibujado por montones de artistas de Vertigo (el sello adulto de DC Comics, seguía los pasos de Lucifer tras su marcha del Infierno, narrada en Sandman. En donde Neil Gaiman en la historia original mostraba un Lucifer sardónico y burlón, Carey nos retrataba a un arrogante e intrigante demonio, cuyo plan pasaba por huir de la creación, harto de ser una marioneta en manos de su creador, Yahveh. 

Esto, claro le ponía en contra de montones de seres provenientes de distintas mitologías y religiones. Desde los ángeles judeocristianos, pasando por los Basanos (un Tarot viviente con muy mala uva) e, incluso, el propio lobo Fenrir de la mitología nórdica, entre otros. Así, el cómic además trataba temas complejos como sexualidad, existencialismo, o la sociedad y hacía una dura crítica a las religiones (en especial al credo judeocristiano) y a las cosmogonías y teogonías en general. 

Carey construía una obra caústica que merece una lectura detenida y un bloc de notas para ir tomando apuntes, a riesgo de perderse con la trama de lo contrario. Por otro lado, el discurso es muy durito y cínico. Vamos, una de esas lecturas que tanto gustan a los que buscan algo que cope la trilogía de lo "oscuro, adulto y serio". De hecho, no encontraréis excesivos momentos blancos, salvo algún chiste ocasional, propiciado por el malsano y retorcido humor del autor.

Luficer - cómic

Dicho esto, aunque Lucifer no era una obra tan rica y elaborada como Sandman, sí se postulaba como una digna sucesora, incluso por encima de la media respecto a la miriada de series que salieron luego a raíz de la obra original (Muerte, The Dreaming, Los Detectives Muertos, Destino...). Se trata de una serie de cómic cuya lectura os recomendamos muy encarecidamente.

Ahora, ¿por qué narices os soltamos este rollo macabeo? Pues directamente para exponeros que la serie tiene del cómic solo el nombre. Lo cual no implica que sea mala ni aburrida. Ni mucho menos. 

La serie que veremos

Por tercera vez nos reiteramos. La serie y el cómic de Lucifer parten del mismo punto de partida: Lucifer (Tom Ellis) jubilado y viviendo la vida loca en Los Ángeles, regentando un club nocturno... hasta que alguien le viene a estropear la fiesta. Este alguien, ojo, no es precisamente "Papá Dios" ni tampoco ningún viejo competidor demoníaco o algún ángel rencoroso. No, la fuente de sus problemas es un humano, que se carga a una Top Model protegida por el ex-diablo. Enfurruñado, "Luci" decide tomar cartas en el asunto, de manera personal, para llevar a su asesino ante la justicia de los seres humanos.

Prescindiendo de cualquier brújula moral convencional, el ángel caído comenzará a a investigar, lo cual le hará chocar con la investigadora que lleva el caso: la detective Chloe Decker (Lauren German), una madre policía divorciada, que tiene que sacar a una hija pequeña adelante. Y todo ello mientras trata de nadar en el mar de testosterona que inunda la comisaria y se las ve y se las desea para ser tomada en serio por sus compañeros (sobre todo por su escabroso pasado). El choque entre ambos, claro, producirá un rechazo por parte de la agente, que comenzará a cargar de manera paulatina con Lucifer, quien la seguirá de manera incesantemente por diversión, curiosidad y algo más que el Príncipe de las Tinieblas se guarda para sí. 

Vale, dicho de esta manera, sabemos lo que estáis pensando. Parece un pastiche de Castle y El Mentalista, con algo de Supernatural y Buffy por encima. Y no seremos nosotros quienes os llevemos la contraria, porque efectivamente eso parece y eso es. Pero, oye, la mezcla es bastante divertida, no os vayáis a creer.

Para empezar, aunque Tom Ellis no se parece físicamente al Lucifer del cómic y su interpretación es bastante más desenfadada que la del hierático demonio, su caracterización recuerda mucho al punto que le dio Neil Gaiman originalmente. Por otro lado, este tono, en plan pícaro, con cierta vena para hacer cosas no del todo malas, pero con un lado oscuro muy chungo, proporcionado un protagonista sabrosón, debido a su doble moralidad, que a veces es llevada al extremo, sobre todo al poner frente a un ser inmortal frente a las limitaciones humanas, tan ajenas a él. De hecho, da juego y es divertido. 

Los Ángeles es un escenario que da también bastante manga ancha permitiendo una amplia variedad de tramas. Ahora bien, aunque los temas sobrenaturales se van volviendo recurrentes a medida que la serie avanza, el comienzo es bastante simplón, basándose en casos de estrellas de Hollywood, que recuerdan mucho a Ray Donovan, aunque de manera más suave y contenida.

Tampoco hemos de perder de vista el guión. El tonillo amoral es deudo de Californication (¿os acordáis de quién es el creador de ambas series?) y esto da lugar a diálogos bastante maledicientes, a veces salidos de tono y a un humor retorcidillo, otras simplón pero gratificante. Si bien los personajes son algo estereotipados, cumplen con lo que pretende la serie y hacen digestible los cuarenta y pico minutos que dura cada episodio. 

En definitiva, si buscáis una serie basada en un cómic, erráis con Lucifer. Si queréis una serie inspirada en el cómic, pero cuyo objetivo parece suplir en pantalla a las desaparecidas y citadas Castle y El Mentalista, entonces daréis en el clavo. No es una serie para pensar, ni romperse el coco, sino para dejarla puesta, pasarlo bien, echarse un par de risas y aceptar las convenciones (de tarde en tarde algo pueriles y manidas), entonces acertaréis de pleno con esta serie. De hecho, encontraréis que es una serie de detectives moderna de manual, con un planteamiento muy similar a otras muy recientes, fundamentadas en pareja de investigadores de distinto sexo. Uno de ellos alocado y poco convencional y el otro cuadriculado pero eficaz. 

Si este es el tipo de serie que buscáis, estos precedentes os convencen y le queréis dar una oportunidad a Lucifer, recordad que Antena 3 emite hoy los tres primeros episodios, el capítulo piloto, " Lucifer, quieto. Buen diablo" y "El aprendiz del Príncipe de las Tinieblas". El maratón dará comienzo a las 22:40, tras la emisión de El Hormiguero. 

Lecturas recomendadas