Reportaje

Mechas y robots gigantes occidentales en el cine

Por Raquel Hernández Luján
-

La gran factoría de sueños que es el cine nos ha regalado los ojos con creaciones enormes, auténticas máquinas de guerra. Hoy queremos repasar contigo las películas occidentales que se han atrevido a poner en pie a enormes mechas o a robots gigantes que nos han conquistado, al menos, la atención.

El estreno de Pacific Rim, la última cinta de Guillermo del Toro, nos ha dejado un poco nostálgicos rememorando nuestras series favoritas de mechas con Thais, así que hemos decidido repasar también con vosotros las películas realizadas al otro lado del charco.

Algunas de ellas quizás ni siquiera sean demasiado conocidas, pero está claro que la influencia nipona es avasalladora y que el tema nunca pasa de moda, ¿qué tendrán estos gigantes que nos cautivan la imaginación?

Antes de seguir adelante solo una aclaración ¿cuándo hablamos de mechas y cuándo se robots? Pues bien, los mechas vehículos de gran tamaño y enorme potencial destructivo que pueden ser antropomorfos, zoomorfos o bien sencillamente máquinas de guerra que son pilotados desde su interior, mientras que los robots son autónomos.

Robot Jox (1989)

Sencilla, por no decir simplona directamente, esta película postapocalíptica dirigida por Stuart Gordon nos transporta al final de la 3ª Guerra Mundial, en la que el típico héroe americano que encarna el modo de vida occidental tiene que vérselas con su antagonista (el bloque soviético) en una épica pelea entre robots gigantes.

Los robots se denominan Aquiles y Alexander, y tal extremo llega la pelea que tienen que vérselas finalmente cuerpo a cuerpo en una batalla decisiva. La película no consiguió retornar la inversión, no despertó demasiado interés en el público y obtuvo críticas negativas, si bien es cierto que con el paso del tiempo ha ido convirtiéndose en una de esas películas consideradas como parte de la cultura popular y que cuentan con cierta simpatía del mundo "freak". A su favor, un final de lo más políticamente correcto.

Robot Wars (1993)

Considerada como una secuela de Robot Jox, verdaderamente Robot Wars es una película independiente de la primera, aunque con una temática común: los mechas. En este caso viajamos al año 2041, es decir, a un futuro aún más lejano, en el que el centro rebelde de supervivientes está amenazado por una plaga de gas tóxico liberado en 1993.

Un renegado piloto y una arqueóloga tendrán que ayudarles superando sus diferencias personales, para lo que contarán con un megarobot en forma de escorpión. La cinta apenas supera la hora de duración y se estrenó directamente en el mercado del VHS.

2086 Apocalipsis (1997)

Ian Barry (Sea Patrols) dirige esta película también conocida como Robo Warriors y que digamos que cierra esa falsa trilogía que comenzara con Robot JoxEn el año 2086 la Tierra ha sido conquistada por los Teridax, unos guerreros extraterrestres.

La guerra convencional ha sido sustituida por combates unitarios entre gigantescas máquinas de matar: los robots gladiadores. La resistencia pronto surge entre los habitantes de la Tierra, que intentarán hacerse con el poder de una de las más poderosas máquinas guerreras de sus invasores.

El gigante de hierro (1999)

Considerada como una película de animación de culto, El gigante de hierro es una bonita rareza dentro de la cinematografía infantil. La película narra la relación entre el pequeño Hogarth y un inmenso robot que encuentra después de que caiga del cielo y al que salva de ser electrocutado. Pronto descubre su apetito por el metal, de modo que decidiré esconderlo en una chatarrería.


La película está ambientada en plena Guerra Fría, a finales de los años 50 y retrata el miedo de los habitantes de Rockwell (el pueblo de nuestro protagonista) a un conflicto armado. Dirigida por Brad Bird, un hombre que también nos ofreció en su día dos títulos muy disfrutables dentro del género de la animación: Los increíbles y Ratatuille, El gigante de hierro es uno de esos títulos que no envejecen.

A pesar del éxito de crítica, los resultados en taquilla fueron bastante malos, recaudando sólo 23 millones de dólares en Estados Unidos, sin embargo, el estreno en todo el mundo, cubrió sobradamente su presupuesto de 48 millones alcanzando los 80 millones de dólares.

Saga Transformers (2007 / 2009 / 2011 / ¿2015?)

Michael Bay vino a dinamizar el mundo de los robots gigantes con su espectacular adaptación de Transformers a la gran pantalla. La guerra entre Autobots y Decepticons, dos facciones extraterrestres de robots capaces de cambiar totalmente su morfología, se traslada a la Tierra donde los humanos toman partido por los primeros. La primera película nos muestra el punto de vista el adolescente Sam Witwicky (Shia Labeouf) que termina convirtiéndose en un personaje clave su enfrentamiento.


Apenas dos años después de la primera cinta llegaba una segunda un tanto decepcionante respecto a la primera, Transformers: la venganza de los caídosA pesar de las críticas negativas hacia la película, fue un éxito de taquilla y recaudó un total de 402 millones de dólares en Norteamérica y 836 millones de dólares alrededor del mundo consolidando la franquicia, que, en 2011, se expandiría con una tercera parte denominada Transformers: el lado oscuro de la luna, ambientada en la carrera espacial que enfrentó a los Estados Unidos y la Unión Soviética.


A pesar de que Michael Bay afirmó en su día que con ella finalizaba su trilogía sobre los Transformers, actualmente está trabajando en la cuarta entrega que se estrenaría en 2014. Y, aunque aún no cuenta con un título oficial, tendría lugar en Chicago cuatro años después del conflicto que se desató entre Autobots Decepticons en la última película, siendo parte de lo parece que será "una nueva trilogía" (este hombre concibe el cine así, de tres pelis en tres pelis). Y en ella podríamos ver a los Dinobots, al fin.

Agarraos a la silla porque en total, lleva recaudados más de 2.600 millones de dólares en taquilla (que si contamos merchandising y demás, no lo puedo ni calcular).

Cameos de mechas

El mundo de la ciencia-ficción es el principal terreno en el que podemos encontrar mechas, si bien ha venido a unirse también el floreciente universo de los superhéroes. Buenos ejemplos de mechas lso podemos encontrar tanto en novelas como Starship Troopers como en la saga de La guerra de las galaxias, ¿recordáis los vehículos imperiales AT-AT?

Lobezno inmortal nos ha ofrecido también un curioso ejemplo de integración de un robot gigante y en este caso, también conducido desde su interior y con forma de samuari, en cuyo caso, su finalidad no era otra que "robarle" a Lobezno su adamantium y de paso tratar de arrebatarle su poder regenerador.

Y, por cierto, en común con esta película, encontramos a Hugh Jackman en Acero puro, aquella atípica película protagonizada por robots que se enfrentaban en el ring.

Parece ser que los robots gigantes, ya sean independientes o mechas, gozan de una buena salud. La taquilla internacional hará posible una segunda parte de Pacific Rim, aunque de momento no sabemos si será Guillermo del Toro quien se ponga de nuevo al frente del proyecto, así que ¡preparaos para una nueva invasión!