Medievil
Reportaje

MediEvil, así fue la saga en PlayStation y PSP

Por Elisabeth López
-

SCE Cambridge Studio, desarrolladores de RIGS para PS VR o LittleBigPlanet para PSP, creó en 1998 la primera aventura de Sir Daniel Fortesque: MediEvil. Pocos años después, en los años 2000 y 2005 lanzaron MediEvil 2 y MediEvil Resurrection respectivamente.

A principios de este mismo año, se produjo el cierre definitivo de Guerrilla Cambridge, la desarrolladora anteriormente conocida como SCE Cambridge Studio. Fundada en el año 1997, esta empresa es mayormente conocida por haber creado la saga MediEvil, aunque también se encargó del desarrollo de otros títulos exclusivos para Sony como Ghosthunter, Primal o Killzone: Mercenary. Al contrario que otras empresas, Guerrilla Cambridge gozó de mejor fama durante sus primeros años de existencia gracias a los que podríamos considerar su mejor obra: la saga MediEvil. 

Muchos eran los fans que esperaban el regreso de este caballero atípico, sobre todo tras la creación de un tráiler basado en el primer juego utilizando Unreal Engine 4 hace dos años. Pero, tras el cierre de la empresa producido hace tan solo unos meses, las esperanzas de poder ver a Sir Daniel Fortesque en una nueva aventura quedaron reducidas considerablemente. A pesar de todo, los derechos sobre la IP los conserva Sony, por lo que todavía cabe la posibilidad de que la mítica saga vuelva de la tumba para deleite de los fans.

Mientras seguimos esperando a que se produzca cualquier cambio al respecto, vamos a recordar el que es uno de los mejores juegos del catálogo de PlayStation, MediEvil, así como los otros dos juegos que componen la saga. Aunque en la actualidad este título no parezca nada del otro mundo, en su momento fue muy bien valorado gracias a: sus increíbles cinemáticas que ayudaban, a su vez, a conseguir una de las mejores ambientaciones que se recuerdan en la primera consola de sobremesa de Sony, su banda sonora original y un diseño de juego memorable. 

Medievil

Todos merecemos una segunda oportunidad

La historia que nos ofrecía MediEvil nos trasladaba hasta un reino ficticio llamado Gallowmere, donde el brujo Zarok, cansado de sus conciudadanos y de la paz que había, reunió un ejército de demonios para adueñarse del reino. Para detenerle se presentó nuestro héroe, Sir Daniel Fortesque, como campeón del rey que lideró un batallón para acabar con el brujo. Finalmente, Zarok fue derrotado y Fortesque pasó a ser conocido como el Héroe de Gallowmere, aunque la realidad fue otra bien distinta. 

El héroe de Gallowmere no es ningún héroe, puesto que fue de los primeros en caer durante la batalla, por lo que quien consiguió la victoria fue su batallón, no él. A pesar de ello, fue tratado como un héroe de verdad e incluso enterrado en una lujosa tumba dentro del cementerio del reino. Pero, su eterno descanso se vio perturbado cuando, cien años después de lo ocurrido anteriormente, Zarok regresa, y consigue revivir a los muertos y maldecir a los ciudadanos. Sin embargo, la esperanza de volver a intentar tomar Gallowmere será frustrada de nuevo por nuestro héroe, puesto que le revive sin querer. 

Así pues, nos embarcamos en una aventura donde Sir Daniel Fortesque tenía la oportunidad de demostrar que sí es el héroe que todos creen que es. Para ello, debía vencer, definitivamente, a Zarok, aunque antes tenía que derrotar a los numerosos enemigos que se encontraban en el reino.

Medievil

Y al decir tenía queremos decir teníamos, puesto que su misión la sentíamos como propia gracias a la gran ambientación con la que contaba MediEvil. A pesar de que las posibilidades técnicas no eran muchas en aquel entonces, SCE Cambridge Studio consiguió sacarle el mayor partido a las existentes. Ejemplo de ello es el uso de gráficos 3D que, en momentos concretos, contaban con partes desarrolladas en 2D, aunque no desmejoraban ni lo más mínimo el apartado gráfico del juego. 

Otro digno de destacar es el apartado sonoro en general, en especial la banda sonora. No solo es memorable cada una de las canciones que la componen, sino, también, cada uno de los efectos sonoros utilizados en MediEvil que, en última instancia, ayudaban también a conseguir la gran ambientación con la que contaba este título. También es digno de mencionar el control del juego, bastante sencillo de aprender y que se vio mejorado gracias al uso del DualShock. 

Medievil

Con espadas y a lo loco

A todo lo anterior se suma una jugabilidad destacable, basada en: un sistema de combate sencillo que contaba con una variedad de armas y hechizos considerable; la presencia de puzles tanto para avanzar en la historia como para conseguir materiales u otros objetos; el uso de cálices para poder visitar la archiconocida Galería de los Héroes y conseguir armas, objetos o dinero; y la existencia de personajes como las gárgolas u elementos que ayudaban en aquellos momentos en los que nos pudiésemos perder (sí, tenemos que asumir que el laberinto era especialmente difícil).

Así pues, en todo su conjunto MediEvil fue un juego muy memorable a pesar de los siempre recordados fallos de traducción con los que contaba (Hark, ya me entendéis) y que puede que no consiguiese toda la atención que se merecía. Como os contamos al principio, este título recibió una secuela dos años después de que fuese lanzado en el año 1998 para PlayStation y una suerte de remake para PSP en el año 2005. Mientras que MediEvil 2 intentó mejorar la fórmula de su predecesor incluyendo mapas más grandes, nuevos enemigos, entre otros; MediEvil Resurrection pretendía acercarse a los jugadores que no conociesen a Sir Daniel Fortesque en PSP que, lejos de ser una buena jugada, resultó ser un gran desacierto. 

Medievil

Por todo lo que supuso esta saga, en especial su primera entrega, esperamos que, de una manera o de otra, Sony la reviva y nos haga disfrutar de nuevo de este atípico héroe que nos hizo disfrutar de algunos de los mejores momentos que vivimos con PlayStation. 

Lecturas recomendadas