Reportaje

Los Mejores Cómics: Batman Asilo Arkham, de Morrison y McKean

Por Jesús Delgado
-

Los Mejores Cómics recibe a Batman Asilo Arkham, la obra con la que Grant Morrison inmortalizo el icónico manicominio.En la siguiente reseña os hablamos de un cómic del Caballero Oscuro de obligada lectura. 

Ha llegado la hora de volver al manicomio del Asilo Arkham, todos de cabeza. ¿El motivo? Pues que no hemos podido dejar pasar ya la oportunidad de hablar de esta mítica obra del escritor Grant Morrison (Los Invisibles, X-men, Batman & Son) y del ilustrador Dave McKean (Sandman), en la que se inmortalizó al icónico sanatorio mental de Gotham City como nunca antes. 

Batman Asilo Arkham: Una casa seria en una Tierra seria, el cual es el título oficial de esta novela gráfica, es un cómic publicado en 1989 por DC Comics. En él se narra las viscisitudes de Batman el día de los Inocentes de Abril, cuando el manicomio de Arkham es tomado por los pacientes. Solo, y acosado por sus peores enemigos, el Caballero Oscuro deberá abrirse paso por sus estancias durante una noche y liberar el asilo, tomado por la locura.

¡Un momento! ¿Cómo que esta historia ya os la conocéis, que ya la habéis jugado? Relajad los dedos y soltad los mandos encima de la mesa ahora mismo. Batman Arkham Asylum, el primer juego de la saga Batman Arkham, efectivamente tiene un punto en común con la historia que hoy os proponemos. Y es que el juego de Rocksteady  se basa en gran medida en los acontecimientos que se narran en este cómic. Aunque, eso sí, no esperéis un Joker ciego de Titán en las últimas páginas.

Batman Asilo Arkham es con diferencia, una de las obras más serias y complejas de Batman. Y no nos referimos únicamente a la historia pergeñada por Grant Morrison, la cual está llena de cosntantes referencias cruzadas, alegorías y guiños que pasarán desapercibidos a los lectores más inexpertos. El estilo de Dave McKean también puede ser complicado de entender, sobre todo si no se tiene el ojo entrenado para lecturas que vayan más allá de títulos comerciales. No obstante, dadnos unos minutos de vuestro tiempo; a ver si así os convencemos de por qué deberíais leer este cómic. 

Una casa seria en una Tierra seria, más o menos...

Lo primero que hay que tener en cuenta cuando uno se enfrenta a Batman Asilo Arkham es que no nos encontramos ante una lectura sencilla, de las de pasar páginas y decir "oh, que excelente viñeta, ¡cuanta acción y dinamismo, nananananananana Baat-maaan!". 

Batman Asilo Arkham es, de entrada, una obra deconstructiva de Batman. Recordemos que en 1989 el mundo del cómic, en especial el Caballero Oscuro, pasaba por una época en la que parecía estar de moda criticar a los superhéroes, sacar sus trapos sucios y exponer sus neurosis. Watchmen es un ejemplo de ésto, pero también El Regreso del Caballero Oscuro. En este aspecto, el por entonces joven Grant Morrison se subió al mismo tren de la crítica destripadora que mucho autores e hizo lo propio con el personaje.

Con su obra, Morrison colocaba a Batman en una posición que le ponía delante de sus principales villanos, los cuales son en su mayoría psicópatas y dementes, y establecía un paralelismo. Los unos eran el reflejo del otro, y el otro no era sino el principal sintoma de la locura de todos aquellos. Más aún, si villanos como el Joker o Dos Caras estaba desquiciados, ¿por qué no mostrar también esta fragilidad mental en el héroe?

De hecho, el guionista lo que pretende es demostrar que Batman también tiene un serio problema psicótico y prácticamente así lo sugiere en una de las primeras páginas, cuando el Caballero Oscuro le confiesa a Jim Gordon:

"Tengo miedo de que cuando las puertas de Arkham se cierren sobre mí... que sea como estar en casa".

Con esta lapidaria frase, Grant Morrison viene a sugerir que Batman debería estar encerrado con los mismos maníacos que él captura. Ahora bien, tampoco está a su mismo nivel. Batman está por encima de ellos, como un ente superior en ese mundo de locura. 

De este modo, la trama se desarrolla  por dos caminos paralelo. desarrollando las historias de dos hombres que luchan en vano contra la locura, pues ellos mismos ya la padecen. Por un lado, la historia principal  relata el periplo nocturno de Batman, una especie de Jesucristo que baja a los infiernos para redirmir a los muertos allí atrapados (metafora usada por el propio Morrison y no inventada por el crítico, por cierto); y por otro, se nos muestran flashbacks referidos al fundador del Asilo, Amadeus Arkham, cuyo tránsito desde la cordura a las simas de la demencia, presenciamos a lo largo de los años, explicando lo que ocurre realmente en Arkham.  

Así, la trama propuesta habla de locura y de condenación, de un redentor oscuro atrapado en un inframundo de alienación del que no puede salir. Para ello, el simbolismo está a la orden del día. Morrison recurre a Alicia en el País de las Maravillas, la mitología egipcia, el Apocalipsis de San Juan, e incluso a las tradiciones chamánicas para poner a Batman frente a la locura, cara a cara. Muchas de estas referencias, cuidado, no llegan a pillarse en la primera lectura, y como pasan con las obras de este calado, hasta la segunda o tercera revisión, no se disfrutan y se entienden del todo.

Por otro lado, Dave McKean, cuyo trabajo en las portadas de Sandman es tan legendario como reconocido, establece la atmosfera adecuada para el tema. Si no conocéis el trabajo de este ilustrador, os resumiremos brevemente y a grandes rasgos que se trata de un artista que trabaja con escenas oníricas. La mayor parte de su trabajo no sigue un modelo clásico de acabado, porque tampoco lo pretende. De ahí que sus ilustraciones tengan un tono a irrealidad, difuminadas y vaporosas, que se ajusta a esta siniestra trama como anillo al dedo.

En este aspecto, Batman Asilo Arkham es, posiblemente, el cómic más complicado de Batman, pero también el más profundo y rico en cuanto a detalles más allá de la idea de cruzado con capa que lucha contra el crimen. Es el cómic que vivisecciona a Batman y nos muestra las primeras capas de su atormentada y neurótica psique. De ahí que no sólo sea un título que deba leer todo batmaníaco de pro, sino también cualquiera que tenga gusto por las tramas que impliquen psicosis severas.

¿Dónde puedo conseguir Batman Asilo Arkham?

Este cómic ciertamente no es de los más complicados de encontrar. Desde su publicación en 1989, ha habido numerosas reediciones. Tanto Norma como Planeta DeAgostini publicaron en su día su respectivos tomos, aunque a día de hoy, ECC Ediciones también publica Asilo Arkham dentro de su línea de Grandes Autores de Batman

La edición de ECC de Batman Asilo Arkham se puede encontrar actualmente en prácitcamente cualquier gran superficie o librería especializada. Se trata de un tomo único de 216 páginas, a color, que incluye borradores del cómic original así como una copia del guión que Grant Morrison esbozó para DC Comics a finales de los 80. ¿Su precio? 21,50 euros. Casi nada para semejante tesoro. 


Si os ha gustado no dejéis de leer nuestras otras reseñas, en Los Mejores Cómics:


Lecturas recomendadas