Reportaje

Los mejores juegos de Dragon Ball

Por Álvaro Alonso
-

¡Vamos con afán! ¡Todos a la vez! ¡A buscar con ahínco los mejores juegos de Dragon Ball! Acompañados de la mítica sintonía de apertura de Bola de Dragón, cargamos nuestras reservas de Ki (¡ya están por encima de 9000!) para traeros los mejores juegos de Goku, aquel que murió por nosotros y resucitó para salvarnos.

Tras el exitazo de Dragon Ball Z: Battle of Gods en cines, el Saiyan que llevamos dentro nos ha pedido ganas de marcha: puñetazos y patadas capaces de hacer añicos una montaña, combates frenéticos en las alturas, destructivos ataques de energía... Como en la vida real todas estás acciones están lejos de nuestras posibilidades (por desgracia) acudimos al mejor sitio en el que desahogarnos: los videojuegos. Así que hemos preparado una lista con los que, a nuestro juicio, son los mejores juegos de Dragon Ball.

Esto, por supuesto, no significa que nos hayamos limitado únicamente a ese período (cuando Son Goku no era más que un niño que se pasaba el día comiendo, volando a lomos de la Nube Kinton y apalizando miembros del ejército Red Ribbon con su bastón mágico), también recogemos los mejores juegos de Dragon Ball Z, la etapa en la que la protección de la Tierra pasó a ser el objetivo principal, conocimos a personajes carismáticos como Vegeta o el malvado Frieza y los combates subieron de nivel gracias a las poderosas transformaciones y las impresionantes fusiones. En definitiva, preparaos porque vamos a tener peleas para rato con los mejores juegos de Goku (Kakarotto para los amigos).

10. Hyper Dragon Ball Z (Team Z2, en desarrollo, PC)

¿Nos hemos vuelto locos? ¿Incluimos un título hecho por fans que ni siquiera está  terminado entre los mejores juegos de Dragon Ball? Puede... Pero antes de ir a la sección comentarios para dedicarle palabras malsonantes a nuestra madre y a la madre de Goku, echad un vistazo a este vídeo: Hyper Dragon Ball Z, un brutal juego creado por fans. ¿¡A que ahora ya no estamos tan locos!? Hyper Dragon Ball Z es un título creado con el popular motor MUGEN por unos fans que quieren llevar el estilo clásico de los juegos de lucha de Capcom (como el ya mencionado Street Fighter o la saga Marvel vs. Capcom) al universo Dragon Ball. El resultado es un título de combates con ritmo frenético y sprites sencillamente alucinantes, en el cual hemos depositado todas nuestras esperanzas. Si no nos creéis, podéis descargar una pequeña demo desde la página de Facebook del equipo... Os aseguramos que tras la primera partida ya tendréis el pelo amarillo.

9. Dragon Ball Z: Buu's Fury (Webfoot Technologies, 2004, GBA)

Una pequeña joya que no llegó a cruzar fronteras: Dragon Ball Z: Buu's Fury es en realidad la tercera parte de la saga The Legacy of Goku, que por algún motivo no llegó a ponerse a la venta en nuestro país. El juego recoge la trama del monstruo Buu (ya sabéis, Goku SS3, fusiones, etc..) pero con el sistema de juego propio de un action RPG: podemos subir de nivel, equiparnos con objetos para aumentar nuestros parámetros, aprender nuevos ataques... Un buen respiro para cuando nos cansamos de tanto combate y un título al que dedicarle un buen número de horas si queremos completarlo al 100%, pues incluye enfrentamientos contra personajes de las OVAs como Janemba o Broly.

8. Dragon Ball: Advanced Adventure (Dimps, 2005, GBA)

De la mano de Dimps (los responsables de la saga Budokai) llegó hasta los circuitos de la pequeña Game Boy Advance este título que bien podría haber servido de inspiración para el que viene a continuación. En Dragon Ball: Advanced Adventure recorremos el primer arco argumental de la serie al más puro estilo beat 'em up de la vieja escuela, con gráficos en 2D y oleadas de enemigos constantes. Sin embargo, cuando tiene lugar un combate importante (como los que suceden en el Torneo de Artes Marciales) se convierte en un juego de lucha absolutamente espectacular (la imagen lo dice todo). ¡Porque no es necesario que a Goku le cambié el pelo de color para demostrar que es el mejor luchador del mundo!

7. Dragon Ball: Revenge of King Piccolo (Medi. Vision, 2009, Wii)

Dragon Ball: Revenge of King Piccolo es un beat 'em up exclusivo de Wii que recorre las aventuras de Son Goku junto a Bulma, Krillin, Yamcha, Oolong y el Maestro Mutenroshi en busca de las Bolas de Dragón. Y como no podía ser de otra manera, a lo largo de la historia nos saldrán al paso villanos clásicos como Tao Pai Pai, los miembros del ejército Red Ribbon o su majestad, el Rey Demonio Piccolo, a los que nos enfrentaremos en combates épicos que poco tienen que envidiar a los vistos en la serie. Solo le falta la mítica sintonía de Barón Rojo (que en realidad no era de Barón Rojo) para ser el juego de Dragon Ball definitivo.

6. Dragon Ball Z 2: Super Battle (Banpresto, 1995, Arcade)

Con un sistema de combate clásico, y en exclusiva para placas Arcade, pudimos disfrutar de esta joya olvidada llamada Dragon Ball Z 2: Super Battle. Básicamente, es como si alguien hubiese cogido Street Fighter II y lo hubiese convertido en un juego de Dragon Ball, vamos, una maldita maravilla. Añadidle a eso sprites fantásticos y un ritmo frenético, y estaréis ante todo un "roba-monedas".

5. Super Dragon Ball Z (Crafts & Meister, 2006, Arcade/PS2)

Super Dragon Ball Z fue un éxito de máquinas recreativas que recibió una conversión a PS2 muy fiel y con añadidos, como nuevos personajes. Aunque a priori parece un juego tipo Budokai, este título ofrece un sistema de combate clásico, es decir, para ejecutar ataques especiales debemos conocer y efectuar correctamennte una combinación de botones. Aunque de primeras puede tirar para atrás a muchos usuarios, sin duda es el reclamo perfecto para los fans que quieren sumergirse en un juego con un sistema de combate exigente y al mismo tiempo muy satisfactorio con todo el encanto y la magia del universo Dragon Ball Z. Además... ¡Chi-chi es un personaje seleccionable! ¿Quién supera eso?

4. Dragon Ball Z: Shin Butōden (TOSE, 1995, Sega Saturn)

Tristeza infinita. Así nos sentimos cada vez que alguien menciona Dragon Ball Z: Shin Butōden en una conversación sobre los mejores juegos de Goku y compañía. Y es que la cuarta y última entrega de la saga Butōden fue un título exclusivo de Japón, así que aquí no lo olimos hasta muchos años después, ya fuese gracias a la importación o la emulación. ¡Y menuda joya nos perdimos! Gracias al manejo excepcional de las 2D del que hacía gala Sega Saturn, mostraba en pantalla unos sprites genialmente animados que son un calco de los personajes de la serie. Además, tiene un divertidísimo modo en el que debemos ayudar a Mr. Satan a recaudar 10.000 zenis apostando en combates y utilizando todo tipo de triquiñuelas, al más puro estilo "mejor luchador del mundo".

3. Dragon Ball Z: Super Butōden 2 (TOSE, 1994, Super Nintendo)

Puede que la nostalgia esté surtiendo efecto sobre nosotros, pero veinte años después, todavía vemos Dragon Ball Z: Super Butōden 2 como uno de los juegos más maravillosos que han pisado consola alguna. No en vano, el primer Butōden para Super Nintendo fue el título que abrió ante nosotros el universo Dragon Ball en formato videojuego, y eso es algo difícil de olvidar. La segunda entrega perfeccionó el sistema de combate, pulió las asperezas gráficas, aumentó el número de luchadores... Seguiríamos describiéndolo, pero de repente hemos sentido el deseo irrefrenable de enchufar nuestra Super Nintendo y echar unas partiditas. ¡Por los viejos tiempos!

2. Dragon Ball Z: Budokai Tenkaichi 3 (Spike, 2007/2008, PS2/Wii)

Dragon Ball Z: Budokai Tenkaichi 3 es, hoy por hoy, el juego de la saga con mayor plantel de luchadores: nada menos que 161 personajes (incluyendo transformaciones), provenientes tanto de la serie como de las OVAs, se dan cita en este título de lucha para PS2. Además, posee características que lo hacen sumamente fiel a la serie, como la posibilidad de transformarnos en Ōzaru (mono gigane) cuando la noche cae en el campo de batalla, pudiendo así darle la vuelta al combate. ¿Y qué decir de los combates? Posee cientos y cientos de combinaciones de ataque, así como un sinfín de posibilidades que harán las delicias de los jugadores más exigentes, aunque su estilo difiere de los títulos de lucha clásicos y se acerca más a un juego de acción en tercera persona, lo que lo convierte en una suerte de "Dragon Ball simulator"... ¡El simulador de Dragon Ball definitivo!

1. Dragon Ball Z: Bukokai 3 (Dimps, 2004, PS2)

And the winner is... ¡Dragon Ball Z: Budokai 3! El mítico juego de lucha se ganó un puesto entre Los 20 mejores juegos de PlayStation 2, y no es para menos: tiene un elenco de luchadores a altura, con los personajes más importantes de los tres arcos argumentales y sus respectivas transformaciones. Además, posee el mejor sistema de combate que hemos tenido el placer de disfrutar en un juego de Dragon Ball Z: sencillo y accesible para todos los públicos, pero al mismo tiempo profundo, con movimientos y técnicas a las que solo los jugadores más expertos serán capaces de sacar partido. Y todo esto eso sin dejar de lado la espectacularidad a la que nos tiene acostumbrados la serie, con sus choques de ataques de energía, golpes tan veloces que son invisibles al ojo y unos ataques especiales que son la alegría de la huerta (El Big Bang Kamehameha x100 de Gogeta SS4 es sencillamente brutal). Pero aun queda una cosa más que hace que Budokai 3 sea el mejor juego de Dragon Ball de la historia: ¡su secuencia de introducción! Casi todos los títulos de la saga tienen la suya propia, pero esta, con un estilo anime fiel a la serie y una canción pegadiza a más no poder, consiguió que no nos la saltásemos ni una sola vez. Ah... ¡Qué recuerdos!

¡Eh, eh, eh, un momento! ¿Un especial con los mejores juegos de Dragon Ball y no lo firma Daniel Quesada, EL experto de la saga? ¿¡Pero que herejía es esta!? Tranquilos, Gokumaniacos, el señor Quesada aprueba este reportaje y los juegos que en él aparecen, así que podéis dormir tranquilos. ¡O no! Porque recordad que en Los 10 peores juegos de Anime también hemos repasado algunos de los títulos de Dragon Ball más penosos de la historia. No todo está por encima de 9000 en esta saga...

Lecturas recomendadas