Reportaje

Los mejores juegos indie de 2015

Por Álvaro Alonso
-

Los mejores juegos indie de 2015 tampoco podían faltar en nuestro repaso anual. Pequeñas grandes joyas como Undertale, Rocket League o Hotline Miami 2 que no deberíais pasar por alto... 

¡Toca repasar los mejores juegos indie de 2015! Tras hacer lo propio con los mejores de Xbox One y los mejores de PC, le toca el turno a los pequeños de la casa: títulos de estudios independientes desarrollados con poco presupuesto (comparado con el que gastan los AAA). Lo bueno de disponer de menos capital a la hora de trabajar en un videojuego es que otros aspectos, como la originalidad, se ven potenciados hasta límites insospechados. De ahí que surjan auténticas obras de culto en la industria indie, a las que en muchos casos no se les presta la atención que merecen... Véase el caso de Undertale, juego al que en Hobby Consolas no le hemos hecho ningún caso (ya nos pegamos nosotros el tirón de orejas). A continuación, despedimos el año recopilando lo mejor del desarrollo independiente, esa parte de la industria donde menos es más. Mucho más.

Her Story

Un hombre ha desaparecido y disponemos de una serie de cintas de vídeo que recogen entrevistas realizadas a su mujer (Viva Seifert). Utilizando las pistas que se hallan en las cintas, nuestra misión es resolver el caso al tiempo que descubrimos una historia apasionante, narrada desde una perspectiva única. No se trata de un videojuego convencional y su propuesta puede tirar para atrás a aquellos que busquen "algo más directo"... Pero una vez os sumerjaís en las intrigas de la historia, no habrá vuelta atrás.

Soma

Los creadores del terrorífico Amnesia vuelven con ganas de meternos el miedo en el cuerpo, y esta vez lo hacen con Soma, un título que nos lleva a una ciudad en las profundidades del mar (ejem, Rapture, ejem) donde exploramos, resolvemos puzzles y nos escondemos de criaturas aberrantes. Su atmósfera es sencillamente sobrecogedora y genera una sensación de tensión constante, de esas que se disfrutan el doble con las persianas bajadas y unos buenos cascos.

Broforce

Coge un poquito de rambo, mézclalo con la Jungla de Cristal y Depredador, añádele un toque añejo y ponle una guinda de testosterona. No tenemos ni idea de qué saldría de semejante batiburrillo, pero seguro que Broforce es mejor. Acción 2D de la buena, rindiendo homenaje a los clásicos, y donde lo único que importa es quién tiene la pistola más grande.

Life is Strange

Después del pequeño fiasco de su primer juego, Dontnod Entertainment probó suerte con las aventuras gráficas siguiendo las pautas marcadas por Telltale Games y añadiendo a la fórmula dramas adolescentes y viajes en el tiempo. El resultado es una aventura episódica, con énfasis en la toma de decisiones y su resultado, llamada Life is Strange, y que contará dentro de poco con una edición física que incluye subtítulos en castellano. Para que elegir entre tortilla y gofres no sea tan complicado.

Titan Souls

Si Shadow of the Clossus se hubiese lanzado hace 20 años, probablemente habría sido muy similar a Titan Souls. Este indie coge la idea principal de la obra maestra de Fumito Ueda (tumba a criaturas gigantes a pedrada limpia) y la adapta a los tiempos de ayer, añadiendo su puntito de originalidad y un nivel de dificultad desesperante.

The Curse of Issyos

Con influencias de clásicos como Vampire Killer o Ninja Gaiden, y rindiendo homenaje al maestro de los efectos especiales Ray Harryhausen, The Curse of Issyos nos invita a embarcarnos en una odisea a ritmo de plataformas y golpe de espada, con jefes finales, secretos por descubrir y una dificultad ajustada al dedillo. Es obra del español Locomalito, lo que significa que podéis descargarlo totalmente gratis desde su página (pero si os sentís generosos no dudéis en darle un poco de amor). Si alguna vez habéis soñado con un videojuego de Jason y los Argonautas, no busquéis más: lo tenéis aquí mismo.

Everybody's Gone to the Rapture

Cuando nos hablan de mundos post-apocalípticos, a todos nos vienen a la cabeza paisajes desolados y gente pálida cromándose la boca. Sin embargo, el apocalipsis de Everybody's Gone to the Rapture es hermoso y meláncolico, como un cuadro de gran belleza que poca gente se para a admirar en una galería de arte. No deja de ser otro de esos casos en los que el término "videojuego" queda un tanto difuminado, pero si estáis abiertos a probar cosas nuevas y no tenéis problemas con los ritmos pausados, os enamorará.

Downwell

Downwell

Tírate a un pozo y baja, baja y baja todo lo que puedas. Con un concepto tan simple, Downwell es capaz de atrapar en sus garras a todo el que se deja caer, gracias a unas mecánicas de disparo tan sencillas como inteligentes, y a un desarrollo frenético estilo 'roguelike' que hace que cada partida sea distinta a la anterior. Eso sí, tiene un final... Pero vais a sudar sangre para conseguir verlo.

Axiom Verge

 

 

¿Nintendo no lanza un Metroid en condiciones? ¡Tranquilos! ¡La industria indie se encargará de solucionarlo! Axiom Verge coge la famosa fórmula 'metroidvania' y nos la sirve en bandeja con grandes dosis de exploración, ítems de todos los tamaños y colores esperando a ser descubiertos y disparos, muchos disparos. Puede que no sea Samus, pero el doctor Trace sirve para calmar nuestra sed... al menos durante un tiempo.

Westerado: Double Barreled

Red Dead Redemption en 16 bits. ¿Qué? ¿Acaso es necesario decir algo más para que corráis a por Westerado: Double Barreled? Está bien: es un juego en el que puedes disparar a cualquier personaje... EN CUALQUIER MOMENTO (incluso en mitad de una conversación). ¿Seguís dudando? Pensad en vuestra historia de western favorita, e imaginad que sois el protagonista y podéis hacer lo que os venga en gana: montar a caballo, jugar al póker, visitar burdeles, cazar criminales, batiros en duelo o volveros locos y aniquilar a todo un poblado. Todo bajo el encanto de una estética retro ante la que es imposibe no arrodillarse y dar gracias al Señor, Clint Eastwood.

Not A Hero

Not a Hero

Tras el boom de los 'cover shooters', era de esperar que algún desarrollador independiente se animase a ofrecer su propia visión... Lo que no esperábamos es que esa visión estuviese marcada por el desenfreno y la sangre a borbotones. Porque así es Not A Hero: extremadamente rápido y frenético, pero sin perder el puntito táctico de las coberturas. Y para rematar, un sentido del humor tan retorcido como su historia: un conejo antropomórfico viaja atrás en el tiempo para ser elegido presidente y salvar al raza humana. No preguntéis.

Hotline Miami 2: Wrong Number

Es difícil describir Hotline Miami sin hacer alusión a sustancias psicotrópicas y, para colmo, Hotlne Miami 2: Wrong Number lo hace todo más complicado, elaborado... Adictivo. Nuevas máscaras, nuevos personajes, una banda sonora aún más sublime y un desarrollo del que es imposible escapar, lo convierten en uno de los mejores indie de 2015. Entra. Mata. Muere. Repite. Entra. Mata. Muere. Repite. 

Rocket League

Rocket League

Rocket League ha demostrado que conceptos que a priori parecen destinados al fracaso pueden terminar convirtiéndose en éxitos sin precedentes. Al fin y al cabo, ¿quién hubiese imaginado que disputar partidos de fútbol utilizando coches teledirigidos sería tan apasionante? El hecho de que se regalase como juego de PS Plus también tuvo parte de la culpa, pero lo bueno es que dentro de muy poco, los usuarios de Xbox One también podran hacer... Errr ¿chilenas? ¿Trompos? ¿Chilompos?

Ori and the Blind Forest

Hemos hablado en innumerables ocasiones sobre la belleza de Ori and the Blind Forest; gráfica, jugable y argumentalmente. Así que solo añadiremos que si todavía no lo habeís probado, estáis dejando escapar uno de los mejores juegos de 2015.

Undertale

El juego que alegró a Tatsumi Kimishima.

No, en serio, jugad a Undertale. Tiene perros.

Lecturas recomendadas