Reportaje

Los mejores juegos de X-Men

Por Rubén Guzmán
-

Los mutantes nacen con el Factor-X en sus genes y, en su adolescencia, desarrollan superpoderes. Algunos los ven como monstruos, otros creen que son el siguiente paso en la evolución, pero algo es seguro: un grupo de ellos, los X-Men, merece un sitio entre los más grandes héroes de Marvel. Estos son algunos de los juegos que han protagonizado.

Los X-Men son mutantes temidos y odiados por la misma humanidad a la que han jurado proteger. Pero, ¿los son porque son diferentes, o más bien porque sus videojuegos son malos? No amigos, al menos hay un puñado de juegos protagonizados por La Patrulla X que en su momento nos hicieron vibrar (o al menos nos divirtieron). Y como estamos publicando un especial sobre las pelis de X-Men y esto es Hobby Consolas, no podíamos olvidarnos de estos títulos. Estos son, desde lo simplemente entretenido a lo notable, los juegos de X-Men que merecen la pena.

X-Men

Konami - Arcade - 1992

Los salones recreativos vivían a principios de los años 80 una época dorada en la que juegos deportivos, de tiros, de coches y de golpes se disputaban el corazón de los jugones. Los beat´em ups de avance lateral triunfaban como la coca-cola. Y el debut arcade de los X-Men se produjo en este género con una recreativa de Konami en la que podíamos elegir entre seis X-Men (Cíclope, Coloso, Lobezno, Dazzler, Tormenta y Rondador Nocturno) para enfrentarnos, como no, a Magneto y su Hermandad de Mutantes.

Visto hoy el juego es entretenido pero un poco primitivo: nuestros personajes se enfrentan a lo largo de los niveles con un ejército un poco cutre de centinelas tamaño humano, además de a algunos enemigos específicos de cada escenario, y resulta peculiar (como mínimo) ver a Cíclope derribando robots a puñetazos y rematándolos a patadas cuando están en el suelo. Y es que el uso de los superataques de cada personaje, como el rayo óptico de Cíclope, nos restaba vida. Pero en su época fue un juego estimable, con sprites grandes y bien dibujados, buenas batallas con jefes como Pyro, la Mole o el Wendigo, y un cooperativo muy chulo (había muebles para hasta seis jugadores, toda una fiesta). Por cierto, el juego está disponible en las tiendas virtuales de Xbox 360 y PS3.

Spider-Man & X-Men Arcade’s Revenge

Software Creations / LJN - Plataformas/acción - 1992

El arte del crossover, en el que Marvel es maestra desde su nacimiento como editoral en los 60, también se ha practicado desde hace mucho en el videojuego, y este plataformas de acción es un buen ejemplo. El trepamuros une fuerzas con cuatro X-Men (Lobezno, Cíclope, Tormenta y Gambito) para detener al villano Arcade. Cada personaje afronta dos niveles, con algunos cambios jugables dependiendo de sus poderes. El mejor parado es Spidey, que además de saltar ataca a distancia con su telaraña, puede trepar por algunas paredes y usa su red para balancearse entre abismos. Tormenta, Gambito y Cíclope tienen ataques a distancia y Lobezno lo lleva un poco peor, porque solo ataca de cerca con sus garras. Pero tranquilos, que como cada personaje tiene sus propios niveles, estos están adaptados a sus capacidades. Y todos son buenos saltarines, eso sí. Aunque gráficamente el juego es muy justito y algunos niveles, como uno acuático con Tormente, son un poco rollo, en general su control bastante aceptable y sus buenas dosis de acción lo convertían en un producto entretenido.

X-Men Children of The Atom

Capcom - Arcade - 1994

Entrar en nuestro salón recreativo favorito y encontrarnos con esta máquina fue todo un shock. Por aquel entonces, los X-Men ya no solo eran los reyes de los cómics de superhéroes, sino que habían dado el salto a la tele con éxito con X-Men Animated Series y ya tenían cierto reconocimiento por parte del gran público. Pero aún así, este juego de lucha uno contra uno nos dejó con la boca abierta: desde el primer frame estaba claro que era obra de Capcom, la compañía de Street Fighter o Dark Stalkers y reyes del género. Seis X-Men (Lobezno, Cíclope, Mariposa Mental, Coloso, Tormenta y el Hombre de Hielo) y cuatro villanos (Rojo Omega, el Samurai de Plata, Espiral y un Centinela) eran los personajes seleccionables, y Juggernaut y Magneto los jefes finales.

La estética de los personajes era la de los cómics de los noventa (dibujados por Jim Lee), que coincidía con la de la serie de TV. Sprites de un tamaño impresionante, ataques especiales alucinantes y los poderes de los personajes muy bien representados se unián a las batallas feroces e intensas que caracterizaban a los juegos de lucha de Capcom. Una maravilla, vamos, que además guardaba un personaje secreto que anunciaba el futuro: Akuma, de Street Fighter. El juego tuvo conversiones para PSOne y Saturn y, aunque la verdad es que yo no las he jugado, parece que está mejor valorada la de la consola de SEGA (quizá por eso de que tenía más memoria RAM, lo que le permitía gestionar mejor los juegos de lucha 2D y bla, bla, bla…).

X-Men: Mutant Apocalypse

Capcom - SNES - 1994


El mismo año que la recreativa, Capcom aprovechaba la licencia de X-Men para lanzar este beat'em up con toques plataformeros, también inspirado la serie de TV. En esta ocasión, el Profesor Xavier manda a cinco X-Men a la isla de Genosha para rescatar a varios mutantes apresados por Apocalipsis. Los protas son Cíclope, la Bestia, Lobezno, Gambito y Mariposa Mental. Al principio del juego cada uno tiene sus propios niveles, y podemos elegir en qué orden los cumplimos. En los niveles finales, seleccionamos al X-Men que queramos. Los gráficos molan bastante y, aunque a la hora de avanzar no hay mucha diferencia entre jugar con un héroe u otro, sus ataques están diferenciados (y la Bestia tiene la capacidad de colgarse con los pies de las plataformas, todo ahí que decirlo). Como curiosidad, el subjefe del juego es Éxodo, acólito de Magneto y personaje noventero olvidable donde los haya.

X-Men Vs. Street Fighter

Capcom - Arcade - 1996

En 1995 Capcom había continuado el éxito de X-Men Children of The Atom con Marvel Super Heroes, otra recreativa de lucha uno contra uno que en esta ocasión juntó a algunos mutantes de Children of the Atom (en concreto Lobezno, Juggernaut, Magneto y Mariposa Mental) con otras estrellas de la editorial como Spider-Man, Hulk o Iron Man. Pero los X-Men volvieron a reclamar protagonismo en el primer cross-over entre personajes de Capcom y Marvel. Y si por la editorial de cómics jugábamos con los mutantes, la compañía de videojuegos aportó a los más grandes luchadores de la historia de los videojuegos: los de Street Fighter, eso sí, con el aspecto gráfico jovenzuelo que lucían en la subsaga Alpha.

En concreto, se eligieron 9 mutantes (con Gambito, Pícara, Dientes de Sable y el jefe final, Apocalipsis, como debutantes), y se estrenó el sistema de lucha por parejas: seleccionábamos dos luchadores y podíamos intercambiarlos pulsando un botón. Las posibilidades estratégicas aumentaron, ya que nuestros personajes realizaban ataques conjuntos, y el que se quedaba en la retaguardia recuperaba energía lentamente. El juego fue el precedente de algo aún más grande (los Marvel Vs. Capcom) y también tuvo conversiones domésticas para Saturn, PC y PlayStation. La versión de la consola de SEGA era claramente la mejor, un port casi perfecto, mientras que las otras dos perdían calidad (menos cuadros de animación, largos tiempos de carga…).

X-Men Legends & X-Men Legends 2

Activision - GameCube, PS2, Xbox, N-Gage - 2004

Este juego llegó sin hacer mucho ruido y fue una grata sorpresa. Raven Software, desarrollador histórico responsable de clásicos como Heretic, Hexen o Soldier of Fortune, creo para Activision un “action-RPG” al estilo Diablo con los X-Men como protagonistas. Nosotros manejábamos un equipo de cuatro mutantes, elegidos entre los que íbamos desbloqueando de un total de 15 personajes jugables y explorabamos los escenarios desde una perspectiva cenital mientras acabábamos con todo bicho viviente y para acumular puntos de experiencia. Con ellos podíamos mejorar los poderes de los personajes y desbloquear nuevos ataques. El modo cooperativo local para hasta cuatro jugadores fue un acierto, y la plasmación del universo mutante era bastante buena (por esa época, los cómics de X-Men y grupos aledaños ya era un auténtico caos de personajes  y argumentos, y la verdad es que en el juego pasa algo parecido).

X-Men Legends tuvo una secuela igualmente estimable en 2005, titulada X-Men Legends 2 The Rise of Apocalypse, que ofrecía como novedad la posibilidad de controlar a los villanos de la Hermandad de Mutantes, que colaboraban con los X-Men para detener a Apocalipsis. Y como pasó con los juegos de lucha de Capcom, estos dos títulos fueron el precedente de algo aún mayor: Marvel Ultimate Alliance. Menudas secuenciazas de vídeo tenía ese juego, ¿eh?

Un par de Lobeznadas

El X-Men más popular con diferencia, Lobezno, ha disfrutado de un par de títulos como protagonista absoluto que merece la pena recordar. Helos aquí:

X2 Wolverine’s Revenge

Activision - GameCube, PlayStation 2, Xbox - 2003

Aunque salió bajo el paraguas publicitario de la segunda peli de los X-Men de Bryan Singer, el realidad esta aventura de Lobezno era basta fiel a las historias de los cómics. El argumento nos cuenta como el esqueleto de Adamantium de Lobezno ha sido infectado por un peligroso virus, y al mutante canadiense solo le quedan dos días de vida, así que le va a tocar volver al Proyecto Arma-X para buscar la cura.

El juego es básicamente un beat’em up 3D con momentos de sigilo, que representa bastante bien los poderes de Logan, incluida la capacidad para regenerar su barra de vida cuando guardas las garras y sus sentidos animales, que le permiten seguir el rastro de sus enemigos o detectar rayos invisibles por ejemplo. Y la historia refleja muy bien el universo de los cómics, con cameos de X-Men como la Bestia o Coloso y batallas bastante chulas con jefes de la talla de Dientes de Sable, Juggernaut o Magneto. Y Lobezno podía vestir unos de cuantos de sus trajes más memorables, desde el amarillo y azul al casco con el que le mantenian en animación suspendida en el proyecto Arma-X. El juego no era ni mucho menos perfecto, con picos de alta dificultad no muy bien medidos, pero aún así denotaba amor por el personaje y cuidado al representar su universo.

X-Men Orígenes Lobezno

Activision - PS3, Xbox 360, PC - 2009

Esta aventura de acción salió al mismo tiempo que la peli X-Men Orígenes: Lobezno, y pero resultó bastante mejor, quizá porque también es obra de Raven Software (las versiones de Wii y PlayStation 2, creadas por Amaze Entertainment eran un juego de acción distinto, mucho más simple en todos los sentidos). Como casi todos los beat’ em up de ese momento, el sistema de juego recuerda al de God of War, y Logan va aprendiendo combos y acabando con los malos a base de Quick Time Event. Pero, además, el juego incluye sencillos puzles y un pelín de exploración, gráficamente es bastante pintón (los modelos de personajes como Lobezno y Dientes de Sable tienen el aspecto de los actores de la peli) y el argumento, inspirado en el de la peli pero con sus propios giros, no molesta, y nos narra en dos épocas el periodo de Lobezno en el Proyecto Arma X y las consecuencias posteriores. Es una aventura de acción a la que se le puede criticar su falta de originalidad, pero que resulta muy efectiva y perfectamente disfrutable.

Y esto es todo, amigos. Hay más juegos de los X-Men, pero creo estos son los más destacados. Quizá su historia no es tan brillante como en los cómics, pero aún así nos ha deparado momentos memorables. Ah, y si crees que queda algún gran juego mutante por comentar, no te cortes, ¡dínoslo!

Lecturas recomendadas