Reportaje

Los mejores momentos de Metal Gear Solid V The Phantom Pain

Por Álvaro Alonso
-

Repasamos los mejores momentos de Metal Gear Solid V The Phantom Pain, el magnum opus de la infiltración creado por Hideo Kojima. Acompañar a Venom Snake en su descenso a los infiernos no es tarea fácil; su camino exige grandes sacrificios y deja tras de sí un rastro de sangre y cadáveres que ninguna palabra podrá subsanar. Pero son los actos los que engrandecen a la leyenda, momentos memorables que han quedado grabados a fuego en nuestra retina y que jamás olvidaremos. 

Metal Gear Solid V The Phantom Pain ya lleva una semana entre nosotros, y aunque tiene contenido de sobra para mantenernos pegados a la pantalla durante meses y meses, sois muchos los que ya habéis llegado al final de la aventura (¡al verdadero final!). Por ese motivo, hemos recopilado los mejores momentos de Metal Gear Solid V The Phantom Pain. Por eso, y porque tenemos muchas ganas de saber vuestra opinión sobre el último Metal Gear de Hideo Kojima; ¿cuáles son vuestros momentos favoritos de la quinta entrega? ¿Están a la altura de la saga? Nosotros nos hemos quedado con 15, pero hay más... muchos más, así que no dudéis en acercaros a los comentarios para dejar vuestros favoritos. Y sobra decir que este reportaje contiene SPOILERS A MANSALVA, así que si no queréis que os detripemos absolutamente nada del argumento, ¡retirada!

¿Todavía por aquí? Pues esta es vuestra última oportunidad. A partir de esta adorable imagen de Venom Snake y su peluche de DD, entraréis en territorio spoiler y ni el LaLiLuLeLo podrá evitar que sepáis toda la verdad sobre MGS V The Phantom Pain.

15. La pesadilla del capitán

El prólogo de The Phantom Pain ya forma parte de los anales de la historia por dos motivos: el primero, porque es una de las secuencias de introducción más misteriosas, intrigantes y tensas que se han visto en videojuego alguno. Y el segundo, porque fue con este mismo prólogo con el que Hideo Kojima (Joakim Mogren) presentó MGS V (The Phantom Pain) al mundo. El nipón es un verdadero artista a la hora de elegir canciones como acompañamiento momentos importantes, y en este cao, el The Man Who Sold The World de Midge Ure viene como anillo al dedo. Simplemente inolvidable.

14. ¡Que la Leyenda vuelva a la vida!

Han sido tres largos años esperando pacientemente la llegada sel Señor, nuestro Boss. Y aunque ya lo habíamos visto en infinidad de tráilers, el momento en que Ocelot proncuncia la frase <<Let the legend come back to life!>> y tomamos ¡al fin! El control de Venom Snake, con todo un gigantesco mundo abierto ante nosotros, fue una verdadera experiencia religiosa.

13. ¡Feliz cumpleaños, Boss!

Los juegos de Kojima son especialmente alabados por su atención al detalle y por los secretos y curiosidades que esconden, y si alguien creía que MGS V sería distinto en este sentido, es probable que se deba a las nanomáquinas. Entre todas las Kojimadas que esconde la última entrega, la que más nos ha llamado la atención ha sido la fiesta sorpresa de cumpleaños que los Diamond Dogs le preparan a Snake. Activar esta secuencia es fácil: introduce tu fecha de nacimiento al empezar la partida, y el gran día Miller te avisará de que debes ir a Mother Base para tratar un asunto urgente: comer tarta.

12. Saloma guerrera

Que la banda sonora de The Phantom Pain es gloriosa, no es ninguna novedad. Que es debido, en gran parte, a que se compone de exitazos de los 80, tampoco. Poder usar estas canciones en cualquier momento de la aventura nos regala momentazos alucinantes, pero si nos tenemos que quedar solo con uno, ese es ver cómo Pequod llega a la zona de aterrizaje mientras suena 'Kid's in America'. ¿Qué canción le habéis asignado vosotros?

11. La otra opción

Cuando vimos esta escena en los tráilers, un escalofrío nos recorrió la espalda: ¿Big Boss asesinando a sangre fría a un puñado de niños? Al final, como casi todo lo que hace Kojima, estaba montado para confundirnos y jugar con nuestras mentes, y la realidad es que Venom termina salvando al grupo de muchachos. Aunque eso no quita que la escena sea especialmenete épica:

Kaz: sólo hay dos opciones, cielo... o infierno

Venom: no, hay otra... OUTER HEAVEN.

10. Un diamante en bruto

El bueno de DD acaba de llegar, y ya forma parte del selecto grupo al que solo entran las mejores mascotas de los videojuegos (se está codeando con personajes de la talla de Epona y Yoshi). Tiene un olfato capaz de detectarlo todo, tiene una educación excelente (cortesía del encantador de perros, Shalashaska) y es tan adorable, que pasamos la mayor parte del tiempo acariciándole. Pero... ¿Es un perro o un lobo?

9. Oculta en el silencio

Después de llamar la atención de medio mundo en los tráilers, ansiábamos conocer por fin a Quiet. Y el encuentro no pudo ser más legendario: una recreación de la mítica batalla contra The End en Metal Gear Solid 3, con la diferencia de que la francotiradora de que es capaz de esperar el tiempo que haga falta, sin quedarse dormida o morir en el intento.

8. La Mamba Blanca

Y hablando de personajes a los que teníamos muchas ganas de conocer, o más bien, "reconocer"... Cuando Miller nos mandó ir en busca de la Mamba Blanca, el comandante de los niños soldado, y vimos que en los créditos iniciales lo denominaban 'Eli The White Mamba', nos pusimos a dar saltos de alegría. Han pasado muchos años desde que vimos por última vez a Liquid en brazo y hueso, así que conocerle en sus tiempos mozos era una de las cosas que esperábamos con más ganas en The Phantom Pain. Y, por supuesto, el encuentro estuvo marcado por tortas a mansalva y un acento inglés que exclamaba sin parar aquello de... 'It's not over yet!'.

7. Voces

La misión Voces es sin duda una de nuestras favoritas en The Phantom Pain, ya que recupera parte del misterio y la intriga que abundaban en el prólogo. En el preciso instante en que nos tocó bajar al río y la niebla lo cubrió todo, sabíamos que algo malo iba a pasar... Y si encima nos meten una referencia a P.T. Silent Hills, ¡apaga y vámonos! Además, la misión culmina con un enfrentamiento contra el Hombre de Fuego que se puede completar de varias formas distintas, por ejemplo, esperando a que llueva... ¡O incluso extrayéndolo!

6. Sahelanthropus

El enfrentamiento contra el Metal Gear es siempre uno de los momentos cumbre en todo Metal Gear (valga la redundancia), y en The Phantom Pain la batalla asciende a un nuevo nivel: nuestro enemigo es, nada más y nada menos que... ¡Un Orbital Frame! Bromas aparte, enfrentarse a un coloso de metal como el Sahelanthropus es una experiencia difícil de olvidar, y la escena que tiene lugar a continuación, con Diamond Dogs contemplando a la bestia en todo su esplendor, tiene un aire de solemindad e incertidumbre que solo Kojima podía conseguir.

5. En el próximo episodio...

Aunque nosotros nos habíamos tragado todos los tráilers y sabíamos que faltaban bastantes cosas, no pudimos evitar exclamar un grito ahogado cuando, tras ver los créditos por primera vez, apareció en pantalla el resumen del capítulo 2. Es un movimiento brillante y es por eso que, en nuestra opinión, creemos que todo lo referente a este capítulo no debería haber sido mostrado. El efecto se habría multiplicado por mil... O más.

4. La Paz es una ilusión

Sí, Paz está en The Phantom Pain, y la suya es sin duda una de las mejores historias opcionales de toda la aventura. Sin embargo, está tan bien escondida que a menos que te digan exactamente dónde está, es probable que la pases por alto. Y ese lugar es... La imaginación de Venom Snake. Porque tras completar su historia (llevándole las fotos de los soldados deambulantes de Mother Base) y ver la que probablemente es la escena más cruenta de toda la aventura, se descubre que la chiqilla sigue en el fondo del mar, y que lo que nosotros hemos contemplado no era más que un fantasma, un atisbo de alguien que jamás volverá (o sí, hablamos de Kojima al fin y al cabo).

3. Una salida silenciosa

Puede que el motivo por el que viste así no os haya convencido y puede que los constantes primeros planos de sus "encantos" os resulten sexistas e insultantes, incluso es muy probable que os estéis acordando de toda la familia de Kojima por eliminar la posibilidad de utilizarla tras la misión 45... Pero hay una cosa de la que no cabe duda alguna: Quiet es alucinante. Y es justo antes de empezar la propia Misión 45 -que funciona como una suerte de despedida- donde nos deja una de las escenas de acción más impresionantes no solo de The Phantom Pain, sino de la saga Metal Gear en general.

2. Luces, aun en la muerte

Nadie dijo que The Phantom Pain fuese a ser fácil de digerir, pero esto... esto... es demasiado. La misión 43 nos invita a vivir uno de los momentos más duros de la historia de los videojuegos: asesinar a sangre fría a nuestros propios soldados para evitar que un terrible virus se extienda al resto del planeta. La escena que tiene lugar en el sótano, con los Diamond Dogs saludando a su líder mientras esperan a que este les arrebate la vida, es capaz de convertir en demonio al ser más puro. ¡KOJIMAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!

1. El Hombre Que Vendió Al Mundo

No existen hechos, solo interpretaciones. Con esta declaración de intenciones (y con un guiño a MSX), Kojima se despide de los fans de la saga Metal Gear... Pero no sin antes desmontar por completo la saga. El final de MGS V hace que nada tenga sentido (¿alguna vez lo tuvo?) y, al mismo tiempo, lanza un mensaje único solo posible en el medio de los videojuegos: nosotros construimos la leyenda de Big Boss, nosotros somos los protagonistas de la historia. Un mensaje que ha sido el tema principal de la saga y el mismo motivo por el que seguimos jugando día tras día: para ponernos en la piel de un personaje y hacer lo imposible. Cara a cara con el hombre que vendió al mundo, sin duda.

Lecturas recomendadas