Películas francesas
Reportaje

Las mejores películas francesas que no te puedes perder

Por Clara Castaño Ruiz
-

Hace unas semanas os recomendamos las mejores películas italianas que no te podías perder y hoy queremos hacer lo mismo con las mejores películas francesas. Nuestro país vecino es rico en cultura y podemos decir que, en parte, gracias a ellos existe el cine.

El 28 de diciembre de 1895 en París, los Hermanos Lumière realizan la primera exhibición comercial de una película en el Salón indigne du Gran Café de la capital francesa. Allí muestran al público varias películas que habían rodado con el cinematógrafo, entre ellas: La salida de la fábrica o Llegada de un tren a la estación.

Durante los siguientes años, los artistas comenzaron a experimentar con el cine y surgieron los primeros directores. Uno de los más influyentes fue Georges Mélies, primero en construir un estudio cinematográfico en el que se instaló una red de iluminación y un laboratorio. Además, fue el inventor de muchas de las técnicas cinematográficas actuales como cámara rápida, uso de efectos especiales, fundidos a negro… Su película más importante es Viaje a la Luna de la que os hablaremos casi al final de este reportaje.

La magia del cine. Los inventos de los Hermanos Lumière

Hablar de cine francés es hacerlo de Jean Renoir, Jean Cocteau, Jean-Luc Godard, François Truffaut, Jean-Pierre Melville, Luc Besson, Éric Rohmer, Jean-Jacques Annaud, François Ozon y otros grandes directores.

En nuestro reportaje con las mejores películas francesas que no te puedes perder hemos hecho una selección de 20 títulos que son imprescindibles, aunque dada la gran cantidad de largometrajes que existen, seguramente se nos haya escapado alguno. No dudéis en compartir vuestros favoritos en los comentarios.

Amélie (2001)

Esta fábula sobre una chica solitaria y soñadora que ve el mundo de manera especial es la segunda película francesa más taquillera de la historia del cine galo.

Dirigida por Jean-Pierre Jeunet, Amélie se convirtió en todo un fenómeno en las taquillas y, no es para menos, ya que es una cinta original y mágica. Su excelente guión, personajes peculiares, colorista fotografía y pegadiza banda sonora de Yann Tiersen, convierten a Amélie en una de las mejores películas francesas que no te puedes perder.

Gracias al papel de Amélie, Audrey Tatou logró ascender a nivel profesional y protagonizar películas de gran presupuesto como El código Da Vinci con Tom Hanks.

El nombre de la Rosa (1986)

Jean-Jacques Annaud es un director con suerte y lo decimos porque siempre ha conseguido estar rodeado de grandes nombres de la interpretación y eso lo podemos comprobar en la adaptación al cine de El nombre de la rosa de Umberto Eco en donde cuenta con Sean Connery, Christian Slater y F. Murray Abraham en sus papeles principales.

El nombre de la Rosa es una coproducción entre Alemania occidental, Italia y Francia. Curiosamente, ganó el Premio César a la mejor película extranjera y no mejor película de Francia, pero hemos decidido añadirla a esta lista de mejores películas francesas por la envergadura del proyecto.

La novela de Umberto Eco al mejor precio y en edición bolsillo

La versión cinematográfica de la novela de Umberto Eco se aleja de los temas políticos y teológicos para centrarse en los elementos detecitivescos. Los puntos fuertes de la película de Jean-Jacques Annaud están en su ambientación con una Edad Media muy bien recreada, su gran fotografía que mezcla luces y sombras para dar un toque siniestro a la trama y sus interpretaciones memorables.

El silencio de un hombre: el samurái (1967)

Su título no puede ser más acertado ya que los hombres de la película dirigida por Jean-Pierre Melville no hablan demasiado, simplemente entran y salen de las sombras con sus gabardinas y sombreros. El silencio de un hombre es una obra maestra austera que cuenta con un fantástico Alan Delon.

El galán francés es frío y calculador en su papel de un enigmático asesino cuya vida está regida por el honor y el silencio. Una magnífica historia de venganza a lo John Wick o Kingsman, aunque con menos violencia, que ha tenido una gran influencia en Hollywood con ecos en Taxi Driver, American Gigolo o Driver: el desafío. Cine negro de calidad.

Intocable (2011)

Basada en una historia real, Intocable es una película basada en hechos reales que logra convertir asuntos como la marginalidad, la pobreza y la enfermedad en entretenimiento y sin caer en la sátira o la ñoñería. Dos personajes totalmente opuestos: Philippe, un rico tetrapléjico, y Driss, un inmigrante, forjan una gran amistad cuando el segundo pasa a ser cuidador doméstico del primero. Una película imprescindible sobre la amistad que está aderezada con un extraordinario humor.

L' Atalante (1934)

Hay directores que necesitan toda una vida para demostrar y desarrollar su arte, pero el caso de Jean Vigo no es ese. El director fallecía a los 29 años, semanas después del estreno de la película L'Atalante, y no pudo disfrutar de su éxito.

L’Atalante narra la historia de Juliette y Jean, unos recién casados que emprenden su viaje de bodas a bordo de L'Atalante, una barcaza de la cual Jean es capitán. A lo largo de los puertos y presas a los que arriba el bote en el que viajan, vamos conociendo sus sueños, encuentros y desencuentros. Vigo nos lo cuenta con enorme sencillez y lirismo. Su montaje y guión están a medio camino entre la comedia y la tragedia, el romance y el realismo, el cine y el sueño.

La Bella y la Bestia (1946)

Primera adaptación cinematográfica de la novela que Marie Leprince de Beaumont escribió en 1756 y todo un clásico del cine francés. Jean Cocteau, poeta, novelista, dramaturgo, pintor y director, nos regaló una gran fábula, arriesgada y surrealista con la que nos cuenta la historia de amor de un noble convertido en Bestia y Bella, la hija de un rico mercader.

La película de Cocteau añadió un personaje secundario, Avenant, como pretendiente de Bella. Al enterarse de la existencia de la Bestia y con ayuda de las hermanas de Bella, intentará matarla para quedarse con sus riquezas. Algo parecido ocurre con Gastón en la película de animación, aunque aquí no hay hermanas presumidas, que son sustituidas por las tres enamoradas del bravucón cazador. A pesar de contar con muy pocos recursos, La Bella y la Bestia de Jean Cocteau es un alarde de imaginación con excelentes decorados y una magnífica fotografía del "poeta de la luz", Henri Alekan.   

Crítica de La Bella y la Bestia de animación

La Gran ilusión (1937)

Obra maestra de Jean Renoir en la que el hijo del pintor impresionista Pierre-Auguste Renoir nos habla de los valores comunes y la decencia, la necesidad de que tratemos a los que nos rodean con respeto y afecto sin importar nacionalidades o divisiones políticas. Un cuento rodado con maestría y humor con el que Renoir lanza el mensaje de unidad ante las crisis.

Para los que no lo sepáis, narra el día a día de unos prisioneros franceses en un campo de concentración alemán durante la Gran Guerra y su intento de huir al excavar un túnel. Una gran película antibélica que derrocha humanismo. 

La noche americana (1973)

Cine dentro del cine. François Truffaut dirige una delicada y cínica sátira sobre las alegrías y dolores de hacer cine. Una película que está apunto de comenzar a rodarse tropieza con multitud de dificultades entre los miembros del equipo.

Un título divertido y muy interesante que marca un equilibrio perfecto entre la neurosis de 8 1/5 de Fellini y la nostalgia de Cantando Bajo la Lluvia. Ganó el Óscar a la mejor película de habla no inglesa en 1974 y estuvo nominada a mejor director, actriz de reparto y mejor guión original.

La pasión de Juana de Arco (1928)

Juana de Arco es uno de los grandes iconos de Francia y ha sido protagonista de varias películas. En 1928 se estrenaba La pasión de Juana de Arco, cinta muda protagonizada por Maria Falconetti y que es todo un hito del cine por su producción y forma de narrar.

Las mejores películas francesas que no te puedes perder

La película se centra en la condena a muerte de la dama de Orleans por parte de la Inquisición y destaca por su fuerza visual con los consecutivos primeros planos que ayudan a acentuar el drama.

La regla del juego (1939)

Prohibida en su estreno por ser “demasiado desmoralizante”, la comedia de Jean Renoir es un irónico reflejo de la sociedad francesa . La historia se desarrolla en un castillo a finales de los años 30 en donde un grupo de personas de la alta burguesía y sus sirvientes se juntan para pasar un fin de semana.

Las intrigas románticas, las rivalidades sociales y las debilidades humanas se presentan ante nuestros ojos sin pestañear para ofrecernos un cuadro hilarante, pero melancólico, de una nación dividida por las distinciones de clase.

La vida de Adéle (2013)

Basada en la novela gráfica El azul es un color cálido de Julie Maroh, La vida de Adéle es una de las mejores películas francesas de los últimos años. La trama relata la relación entre Adèle, una estudiante de 17 años, y Emma, una joven universitaria de cabello azul. Una gran historia de amor adolescente y del despertar de la vida que tiene pequeñas semejanzas con Life is Strange.

A pesar de que las actrices Adèle Exarchopoulos y Léa Seydoux declararon después del estreno que no volverían a trabajar con Abdellatif Kechiche por la presión que tuvieron durante el rodaje, el resultado es una película cruda y honesta, un drama absorbente con unas interpretaciones que se sienten reales y auténticas. 

Análisis de Life is Strange 

La vida en rosa (2007)

Una de las melodías que más suenan en las calles de París es La vie en Rose, una de las canciones más importantes de la discografía de Édith Piaf junto con Non, je ne regrette rien.

En el año 2007, el director Olivier Dahan quiso rendir un homenaje a “El gorrión de París” con La vida en Rosa, una película biográfica que está interpretada de forma magistral por Marion Cotillard. La actriz, a la que hemos visto en Assassin’s Creed, se mimetizó con la cantante y se convirtió en el alma de una película que, si bien no es perfecta, si es un buen reflejo de la tortuosa vida de la gran Piaf.

La colección esencial de Edith Piaf

Gracias a su papel, Marion Cotillard logró el Oscar a la Mejor actriz y se convirtió en la segunda actriz extranjera en ganar en esta categoría con una película que no era en inglés, la primera había sido Sophia Loren. 

León: El Profesional (1994) 

Mucho antes de Logan o The Last of Us, Jean Reno y una jovencísima Natalie Portman formaban equipo en León (El Profesional)

La película dirigida por Luc Besson nos narra una historia de venganzas, vínculos y amor fraternal en la que León, un asesino a sueldo, se ve envuelto en problemas cuando rescata a Mathilda, una niña que se ha quedado huérfana. Desde el primer momento, León (El Profesional) se convirtió en una película de culto y es por eso que se trata de una de las mejores películas francesas que no te puedes perder.

Crítica de Valerian y la ciudad de los mil planetas

Los 400 golpes (1959)

En 1959, François Truffaut escribió y filmó una de las primeras grandes películas de la Nouvelle Vague. Con sólo catorce años, Antoine Doinel se ve obligado no sólo a ser testigo de los problemas conyugales de sus padres, sino también a soportar las exigencias de un severo profesor. Deseando dejar atrás todos sus problemas, sueña con conocer el mar y traza un plan con su amigo René para escaparse.

Los 400 golpes es una historia muy bonita y triste al mismo tiempo que está narrada con una gran maestría por el excrítico del Cahiers Du Cinema. Truffaut aprovecha para criticar todos los engranajes de la sociedad y la lucha que un adolescente tiene que llevar para adaptarse a esa realidad.

Los ojos sin rostro (1960)

Entre tanto romance, cine social o de espías, no podemos dejar de hablar del thriller de terror de Georges Franju. Los ojos sin rostro es una mezcla de horror y cuento de hadas que nos cuenta la historia de Christiane, una joven que vive tras la soledad de una máscara de cera que ha congelado su misteriosa belleza.

Christiane era una chica normal hasta que tuvo un accidente de coche y su rostro quedó desfigurado. Desde entonces, su medico y padre se ha empeñado en reconstruir su cara a base de injertos de piel de “donantes” Los ojos sin rostro causó una gran controversia en la época y sus escenas llegaron a causar desmayos entre el público. La piel que habito de Pedro Almodovar tiene algunas semejanzas con la de Georges Franju. 

Pierrot el loco (1965)

Jean-Luc Godard adapta de forma bastante libre Obsesión, novela negra de Lionel White. Ferdinand Griffon, alias 'Pierrot' huye de París con Marianne, la niñera a la que ha contratado su esposa y de la que se ha enamorado. La pareja se dirige al sur de Francia, pero el viaje se complica cuando un grupo de gángsters empieza a perseguirles.

Pierrot el loco es la culminación del la nouvelle vague, una película sin artificios, con poca lógica en su narrativa y exagerando la ausencia de un montaje (aunque lo tiene) Pero, sobre todo, buscando emociones.

Persépolis (2007)

El cine de Francia también tiene grandes ejemplos dentro de la animación. Entre todos ellos, nos hemos decantado por Persépolis, una cinta dirigida por Vicent Paronnaud y que estuvo nominada al Oscar a la Mejor película de animación en el año 2008, premio que se llevó Wall-E.

Persépolis se basa en la novela gráfica de Marjane Satrapi y nos cuenta la historia de Marjane, una joven iraní que tendrá que lidiar con una guerra, el fascismo y su vida familiar al mismo tiempo que trata de descubrir su propia identidad. Las actrices Catherine Deneuve y Chiara Mastroianni prestaron sus voces para los personajes protagonistas.  

Quiéreme si te atreves (2003)

Se habla mucho de Amelie, Los chicos del coro o Intocable, pero Quiéreme si te atreves es de esas películas francesas que tienes que ver al menos una vez. Protagonizada por Marion Cotillard y Guillaume Canet, esta película romántica nos cuenta la historia de amor y odio de Sophie y Julien, amigos desde la infancia que tienen una relación basada en un juego de niños. De hecho, el título original de la película es Jeux d'enfants y nos invita a participar del juego de azar que nos proponen sus dos protagonistas.

The Artist (2011)

Si en 2016 La La Land (La ciudad de las estrellas) se convirtió en todo un fenómeno por ser un gran homenaje a las películas musicales, en 2012 ocurrió algo parecido con The Artist, una cinta muda que quería rendir tributo a las películas del Hollywood de los años 20. Una apuesta arriesgada para los tiempos modernos pero que, como los grandes clásicos, sabe entretener sin necesidad de palabras.

The Artist es una de las mejores películas musicales de los últimos años que ganó el Oscar a la Mejor Película en la 84 edición de los Premios de la Academia de Hollywood.

Viaje a la luna (1902)

El ilusionista George Mélies es el director de Viaje a la luna que se considera la primera película de ciencia ficción y fantasía de la Historia del Cine. Cuenta la historia de un grupo de astrónomos que viajan a la luna con el deseo de descubrir todos sus misterios, lo que no saben es que tendrán que luchar con gigantescos insectos alienigenas. La película original se perdió, pero por suerte se pudo recuperar y restaurar en 2011 para convertirse en una de las mejores películas francesas que no te puedes perder

Lecturas recomendadas