Reportaje

Misión imposible: 10 cosas que Ethan Hunt ha hecho y tú nunca conseguirías

Por Raquel Hernández Luján
-

Tom Cruise lleva en la brecha desde 1996 dando vida a Ethan Hunt y protagonizando toda clase de proezas en la saga Misión imposible. ¿Te atreves a repasarlas con nosostros? ¡Solo con pensarlo ya me entran agujetas!

Tom Cruise le tomó el gusto al riesgo desde que en 1996 Brian De Palma le sugiriera que diera vida él mismo a su personaje en las escenas de acción de Misión imposible, ¡y ya van cinco entregas cargadas de adrenalina en la que se ha visto en todo tipo de situaciones extremas!

 

Movie Trailers ha creado un mashup en el que se recoplian algunas de las secuencias más míticas de la saga y, no es por desanimar, pero esto no lo conseguiríamos nosotros ni a golpe de gimnasio. Mirad qué pasada:

 

Descolgarse en una sala ultraprotegida para robar información

Ethan Hunt ha experimentado una transformación asombrosa desde que lo conociéramos por primera vez en Misión imposible. Cuando David Koepp y Robert Towne nos presentaron al personaje inspirado en los personajes de la serie de televisión de Bruce Geller, no era un experimentado agente de campo sino que su especialidad era la infiltración y el espionaje. Digamos que era más cerebral que físico, aunque sus habilidades para el combate incluían las destrezas heredadas de la capoeira, el arte marcial a medio camino de la danza acrobática de origen brasileño que no impedía que recibiera algún que otro golpe.

 


 

La primera situación ultradelicada en la que lo vimos fue en la famosa sala de la que debía extraer información. Más tensión no se podía mascar en el ambiente: ni la temperatura podía aumentar, ni podía caer absolutamente nada al suelo (ni siquiera esa gota de sudor que le resbalaba por las gafas para ponerlo a prueba). Y por supuesto, el tiempo era limitado. 

 

Esa misma escena tuvo un homenaje en Protocolo fantasma cuando se quedaba en una postura similar al descolgarse por el conducto de ventilación de un ordenador gigante.

Escapar de un tanque de agua que se rompe

Espectacularidad no le faltó a la secuencia en la que Hunt se escabullía justo antes de quedar atrapado por el agua de un inmenso tanque que se rompe. Se rodó en uno de los estudios de Paramount, como otras míticas escenas, y se utilizaron dieciséis tanques de agua para poder rodarla. A pesar de la peligrosidad, ahí estuvo de nuevo nuestro intrépido Tom saltando justo antes de que el agua devastara el lugar y se lo llevara por delante.

 


 

En Nación Secreta el agua atrapa por completo a Ethan Hunt en una toma subacuática cuando tiene que infiltrarse para conseguir información en un enorme tanque de agua, pero en esta ocasión necesitará algo de ayuda para ganarle la carrera al reloj antes de que se le agote por completo el oxígeno. A lo mejor hay algún valiente con récord de apnea que piensa que sí puede igualar esta proeza de nuestro héroe pero os recuerdo que para eso primero tendríamos que andar por el borde de la piscina sin resbalar, snif!

Sobrevivir sobre un tren de alta velocidad

De muchas de sus habilidades tiene que tirar para sobrevivir encaramado a un tren de alta velocidad mientras un helicóptero pilotado por Jean Reno trata de evacuar al villano Jon Voight protegido por un traje especial y ventosas para asegurar su sujeción. Y eso que él va "a pelo".

 

 

La intensa escena hace que su primer enemigo sea su propia chaqueta, tras deshacerse de ella tiene que tratar de no salir disparado. Y luego todos los clásicos: un túnel, un tren en dirección contraria y hasta el propio helicóptero dentro del túnel que consigue hacer explosionar saliendo indemne ¡por los pelos! La proeza fue de Ethan Hunt... pero sobre todo de los encargados de los efectps especiales de la película.

Engañar al malo con una máscara

La segunda entrega nos regalaba el truquito de las máscaras maravillosas que hacían que Hunt pudiera infiltrarse hasta la cocina. Posteriormente han sido un recurso recurrente, pero aquí le fue muy útil el truco para dejar a Sean Ambrose (Dougray Scott) con dos palmos de narices y zafarse a la carrera con algo que quiere conservar a toda costa: un virus mortal.

 

 

Las máscaras de látex están muy evolucionadas pero ¡no tanto! Así que se queda en el terreno de la ficción pura y dura. Lo más cerca que estaremos de esto será dedicándonos a ser cosplayers.

Salvar el ojo de una puñalada trapera

El duelo a muerte con el malvado villano no podía faltar en una batalla final con ralentizados incluidos (ay, Woo, qué cosas tienes). Tras protagonizar una verdadera danza de coches y no pocas acrobacias en moto dicho cuerpo a cuerpo daba comienzo precisamente cuando uno se abalanzaba sobre otro desde sus respectivas motos.

 

Como curiosidad en uno de los momentos del duelo singular Cruise pateó realmente al pobre actor y el travieso director optó por esta toma que le sirvió de "happy error". ¡Qué pupita!

 

La famosa escena del daga cerca del ojo de Cruise se realizó con un cuchillo real y quedó tan cerca de su ojo como se aprecia en la escena final. Luego tú en casa te pones a cortar jamón y montas La matanza de Texas en cuanto se te escurre el cuchillo... Eso es así, ¡y lo sabes!

 


Saltar de un rascacielos

¿Si tuvieras a tu cargo una estrella como Tom Cruise permitirías que saltase desde un rascacielos y se deslizase por su cristalera sin arneses? Abrams cometió la locura para conseguir la escena más impactante de la tercera entrega de la saga porque para conseguirla con sonido era necesario que el actor realizase algunos de los movimientos él mismo, poniendo en riesgo su vida en más de una ocasión. ¡Cómo le gusta el riesgo a este hombre!

 

El propio director dudó a la hora de incluir esta escena en el guión final porque ya sabía que Cruise iba a querer rodarla él mismo.


Sobrevivir en la clandestinidad

Un clásico en Misión imposible: que el héroe sea repudiado y considerado un renegado. ¿Cuántas veces ha tenido que echarle redaños al asunto y buscarse la vida por su cuenta? Aunque es en Protocolo fantasma cuando el agente Ethan Hunt, acusado de un atentado terrorista con bombas contra el Kremlin, es desautorizado junto con toda la organización, al poner en marcha el Presidente el “Protocolo Fantasma”.

 


 

Abandonado a su suerte y sin recursos, el objetivo de Ethan es rehabilitar el buen nombre de su agencia e impedir un nuevo ataque junto a algunos de sus excompañeros y algunos rostros nuevos.


En Nación secreta es la CIA la que absorbe al FMI cuando empiezan a pensar que los éxitos de la división son más fruto del azar que del talento. Ethan huye y Benji es sometido a pruebas poligráficas constantes con las que tratan de dilucidar si sabe su paradero... ¡Qué difícil es volverse invisible!

Trepar el edificio más alto del mundo

De piedra nos dejó Tom Cruise cuando lo vimos trepando por la fachada del Burj Khalifa de Dubai (el rascacielos más alto del mundo) sobre todo si tenemos en cuenta que el actor rodó la escena ¡una vez más! sin dobles. Esto no lo podríamos hacer porque ¡primero tendríamos que tener la pasta para viajar a Dubai!

 


 

Menos impresionados quedarían los que tuvieran reciente el visionado de Misión Imposible II en la que ya habíamos visto a Ethan Hunt dando un recital desde la primera escena en la que escalaba un cañón quedando literalmente colgando en determinados momentos.

Subirse a un avión en marcha

Misión imposible: nación secreta no se anda con rodeos y la primera secuencia de acción en la que vemos al agente del FMI es una verdadera fiesta. McQuarrie exhibe músculo mostrándonos al héroe a la carrera en plena pista de despegue para encaramarse a una aeronave que abandona tierra firme. 

 

 

¿Ethan Hunt consigue salir del paso? Oh, sí, gracias al atolondrado Benji que consigue abrir por control remoto la compuerta dándole acceso al interior del avión. En este caso en concreto, la ficción supera con creces la realidad porque las propias leyes de la física harían que un cuerpo saliera despedido hacia fuera en lugar de hacia dentro. Pero qué diantres, ¡menuda secuencia!

Descolgarse de la fachada de la Ópera de Viena

Los duelos cuerpo a cuerpo son una verdadera pasada en esta última entrega, empezando por la primera vez que nos presentan a Ilsa Faust. Ethan está esposado a un poste y encuentra serias dificultades para zafarse de los matones que quieren acabar con él, pero finalmente se encarama y salta por encima de dicho poste (alucinante).

 

El otro encontronazo con un rival sucede en la Ópera de Viena en plena representación. Entre bambalinas se dan una buena paliza pero él no solo sale victorioso sino que además tiene el placer de descolgarse de la fachada con la bella Ilsa justo antes de que los acontecimientos vuelvan a precipitarse... ¿Os ha picado el gusanillo? ¡Normal! En este caso esto no lo podríais hacer porque hablamos de un monumento emblemático... ¿O que os pensábais, que sería tan fácil? ¡Y habría que sortear las hordas de turistas para caer en el suelo y no sobre un señor con camisa de palmeras y cámara de fotos en mano...

 

 

Ya véis que Tom Cruise tiene cierta tendencia a colgarse de casi cualquier cosa, ¿cuántas veces le ha salvado la vida un cable? ¡Muchas! Ha sido de hecho el elemento común en muchas escenas de acción memorables y extremas empezando por la que a todos se nos viene a la mente del primer episdio. ¡Larga vida a las pelis de espías que nos ponen la piel de gallina!

 

A día de hoy se especula acerca de lo que podremos ver en la sexta entrega y no hay límites, de hecho, la secuencia del avión de Nación Secreta comenzó siendo una broma ¡y ahora podemos disfrutarla como enanos! El director ha dicho "Tom hace exactamente lo que tiene que hacer Ethan Hunt, y eso es lo que hace que cada película de ‘Misión’ sea tan extraordinaria. Por supuesto, nos aseguramos de que cada escena peligrosa sea tan segura como humanamente se pueda, y llevamos a cabo ensayos interminables, pero en el fondo Tom está dispuesto a ponerse en peligro, lo que produce una interpretación única”. 

 

¿Se introducirá en un volcán? ¿Subirá al Everest? ¿Viajará a la Luna? ¿Se enfrentará a un tornado de tiburones? Ethan Hunt lo aguanta todo, así que no os extrañéis... ¿En qué aprieto os gustaría verlo?

Lecturas recomendadas