Reportaje

Misterios sin resolver de los videojuegos

Por Gustavo Acero
-

Una noche al año, nuestros miedos más profundos despiertan de su letargo, nuestras peores pesadillas cobran vida y nuestros videojuegos desvelan su lado más oscuro y escalofriante. Hoy es Halloween, amigos del misterio, y para celebrar tan pagana tradición, nos hemos atrevido a investigar las curiosidades más acongojantes del mundo del videojuego. Si queréis averiguar el resultado, allá vosotros...

"Un evento terrible condenado a repetirse una y otra vez, un instante de dolor quizá, algo muerto que parece por momentos vivo aún, un sentimiento suspendido en el tiempo, como una fotografía borrosa, como un insecto atrapado en ámbar... Un fantasma. Eso soy yo”.

Probablemente, ésta sea la definición más certera que haya dado el cine sobre un espíritu. La pronuncia Federico Luppi en El Espinazo del Diablo, y se acerca mucho a lo que hemos (ecto)plasmado en este reportaje sobrenatural. Haciendo gala de una valentía inusitada, hemos salido a buscar fantasmas, pero no a la casa maldita de Amytyville, ni al pueblo abandonado de Pripyat, ni siquiera a las ruinas silentes de Belchite, sino a los recónditos rincones de los títulos menos sospechosos de encantamiento; juegos que tenemos en casa y que, por algún siniestro antojo del destino, esconden secretos inexplicables, serendipias inesperadas, Easter eggs que pasaron desapercibidos delante de nuestras napias.

Si el año pasado dedicamos el tramo final de nuestra tertulia de Halloween a leyendas urbanas como Polybius, Majora's Mask, Pokémon o Sonic R, este año hemos querido ir (al) más allá: no vamos a hablar de leyendas, ni de creepypastas ni de glitches rocambolescos, sino de huevos de pascua terroríficos que los programadores introdujeron intencionadamente en sus creaciones por algún motivo que se nos escapa… o eso queremos creer. Existen muchos más de los que aquí citamos, pero hemos seleccionado los más sobrecogedores para poner a prueba vuestra resistencia ante el miedo. ¿Tenéis eggs de acompañarnos? Que empiece nuestro pasaje del terror hacia lo desconocido...

Psicofonías y psicoimágenes en Call of Duty

Primera parada: la Tercera Guerra Mundial. Parece que a los programadores de Infinity Ward les mola el rollo paranormal, y no sólo por los "Ghosts" de su última entrega. El caso que nos (pre)ocupa tiene lugar en Call of Duty: Modern Warfare 3, concretamente en el cementerio del Santuario, uno de los mapas del modo multijugador y Supervivencia, ambientado en un monasterio griego. Si nos dirigimos a cualquiera de las parcelas de hierba y nos quedamos quietos, escucharemos las estremecedoras risas de una niña y una voz femenina que susurra frases como: "¡Ahí está, papá!", “No te acerques mucho a la carretera, cariño” o “Sarah, no te vayas muy lejos...”.

¿Pero a quién pertenecen estas temibles exhortaciones? Según nuestras pesquisas, todo apuntaría a la señora Davis y su hija Sarah, fallecidas dramáticamente por la explosión de un camión mientras paseaban por las calles de Londres. Aquí tenéis la prueba psicofónica...

Pero esto no es nada comparado con el sustazo que nos llevamos en Call of Duty: Black Ops 2 Uprising. En el modo Mob of the Dead, si subimos a la azotea y activamos la mira telescópica del rifle francotirador mientras apuntamos hacia los fuegos artificiales, aparecerá súbitamente una grotesca cara acompañada de un grito desgarrador. No sabemos quién es el dueño de tan tétrico rostro, pero nuestras investigaciones nos acercan al anciano africano Russman, uno de los cuatro personajes jugables en el modo Zombies.

Sea cual sea la identidad del espectro, tal es el shock que provoca este guiño subliminal en la psique humana que muchos jugadores lo han utilizado para trollear a otros incautos, como si de una de esas inefables cadenas de emails se tratase (quién no ha picado alguna vez...). Así que subid el volumen al máximo y apagad las luces, que os prometemos que no pasa nada al final del vídeo; es sólo para que disfrutéis mejor del espectáculo pirotécnico. Je, je, je...

El terrible destino de Luigi en Luigi's Mansion

Todos los que hemos jugado a Luigi’s Mansion en GameCube o a su más reciente secuela para 3DS sabemos lo mal que lo pasa su "valiente" protagonista entre fantasmas de todas las formas y colores; lo que nunca imaginamos es que ese temor podría traducirse en un desenlace tan funesto como el que os vamos a contar. El siguiente Easter egg ha suscitado la rocambolesca teoría de que Luigi no sólo carece del coraje de su hermano, sino que el pavor que sufrió en la mansión fue tan insoportable que acabó suicidándose por ahorcamiento. Es lo que se colige tras visitar la buhardilla del edificio; si esperamos unos segundos frente al cofre, un fuerte relámpago ilumina la estancia, proyectando sobre la pared la inequívoca sombra de Luigi colgado del techo (vídeo aquí).

Los más conspiranoicos sostienen que la versión beta del juego esbozaba una aventura mucho más lúgubre y siniestra de lo que finalmente fue, con el objetivo de atraer a un público más adulto. Si damos crédito a esta hipótesis, Luigi sería un fantasma desde el principio y ni siquiera tendría conciencia de su propia muerte, como el protagonista de cierta famosa película que no os vamos a destripar. Pero nuestro sexto sentido nos induce a pensar que sólo se trata de un error de iluminación que el equipo de Nintendo EAD olvidó (o no quiso) corregir. Sea como fuere, nunca sabremos si el fontanero parapsicólogo fue realmente capaz de hacer un "David Carradine" con su propia aspiradora, en cuyo caso hoy estaría de doble celebración: el Año de Luigi y la Noche de los Difuntos.

Los vigilantes del infierno de Super Mario Galaxy 2

Salimos de la mansión encantada y saltamos al espacio exterior con uno de los misterios jugables más inquietantes de los últimos años. Todo sucede en la Galaxia Llamas Escalofriantes de Super Mario Galaxy 2, concretamente, la tercera galaxia del mundo 5. Se trata del típico nivel volcánico bañado en lava de la saga mariana, pero las llamas son lo menos "escalofriante" que vais a encontrar aquí. Si activáis la vista subjetiva y miráis hacia arriba a la izquierda, advertiréis la angustiosa presencia de tres misteriosos seres que nos observan detenidamente desde lo alto del valle. Nadie habla de ellos en el juego ni existe referencia alguna sobre su procedencia; sólo sabemos que dan muy mal rollo.

Lo más turbador (léase por separado) es que no importa desde qué punto del escenario alcemos la vista: siempre están ahí, escrutando cada movimiento de Mario como guardianes ancestrales del inframundo. Las teorías suscitadas en torno a la posible identidad de estas alargadas criaturas de ojos huecos y brazos ahusados son de lo más variopinto: desde extraterrestres autóctonos del planeta hasta kodamas, espíritus de la mitología japonesa que habitan en los bosques y que encuentran su más fiel representación en La Princesa Mononoke o en los Kologs de Zelda: The Wind Waker. Sin embargo, a nosotros nos recuerdan más a los Cuatro Gigantes de Majora’s Mask... ¿Qué opináis vosotros?

Pero esperad, que aún hay más, y aquí viene cuando la historia adquiere tintes lovecraftianos: los usuarios que han logrado descifrar el código interno del escenario han descubierto que la textura del cielo se titula “BeyondHellValley”, es decir, "más allá del Valle del Infierno", un enclave (o nombre en-clave) que no parece muy propio del universo naif y multicolor de Mario. Y para terminar de meternos el canguelo en el corpiño, el nombre de la capa empleada no es otro que “HellValleySkyTrees”, es decir, "árboles del Valle del Infierno". ¿Árboles antropomorfos que nos acechan desde otra dimensión? Pues casi que nos quedamos con los entrañables kodamas...

Apariciones fantasmales en Super Mario 3D Land

Bajamos de nuevo a la tierra, esta vez la de Super Mario 3D Land, donde también encontramos un easter egg de los que ponen los pelos del bigote de punta. Tenéis que acudir a la bandera de meta del mundo 4-4 y pegaros a la esquina superior derecha, a ser posible sobre el bordillo que sostiene las verjas. Si fijáis la vista justo al lado del cronómetro y esperáis 30 segundos exactos, seréis testigos de una sobrecogedora aparición: el rostro desencajado de una entidad espectral. Para algunos es un alien; para otros, el espíritu de un Shy Guy; para nosotros, un homenaje a voces al Grito de Munch. A los quince segundos, la macabra figura emite un mayor resplandor para después desvanecerse repentinamente, como si nunca hubiese estado allí. Prestad atención a este vídeo o coged vuestras 3DS y comprobadlo por vosotros mismos:

Como diría Licker Jiménez en nuestro Top 10 de Halloween, "sé que esto da bastante miedo, me incluyo". Pero La Cosa no se queda ahí: lo mismo ocurre en el mundo 8-4 (vídeo aquí). En este caso lo tenéis aún más fácil, pues el presunto fantasma hace acto de presencia nada más empezar el nivel. Fijaos en el cuadro inferior derecho de la ventana y temblad de horror. ¿Quién demonios (o qué demonio) será ese ser? ¿Es el Reino Champiñón la nueva Bélmez de la Moraleda? Quizá nunca lo sepamos.

Slender Man te observa en Bit.Trip Runner 2

En muchos casos, lo terrorífico de un "cameo paranormal" no es tanto el guiño en sí como la naturaleza inocente del juego en el que se manifiesta. Es el caso de Bit.Trip Runner2, un simpático plataformas 2D para Steam, Vita, iOS y Wii U en el que nunca esperaríamos encontrar semejante sorpresa. Si fijáis la vista en el fondo del nivel mientras corréis a toda pastilla, contemplaréis la alargada figura de un horripilante individuo que muchos usuarios han relacionado directamente con el mismísimo Slender Man, una especie de hombre del saco moderno nacido de un meme de Internet en 2009, caracterizado por su anormal estatura, ausencia de rasgos faciales y protuberancias tentaculares de su espalda.

El espeluznante personaje se ha convertido en toda una leyenda urbana de la era digital, gracias a la proliferación de innumerables fotomontajes subidos a la red por aficionados de todo el mundo con el mero objetivo de asustar al personal. Pero lo peor viene al completar el nivel; prestad atención a lo que ocurre en pantalla si os quedáis "pasmaos" sin accionar ningún botón...

 
Sin duda, uno de los casos más aterradores a los que nos hemos enfrentado. ¿Quién es esta criatura alopécica vestida de negro con ínfulas de Hitman? ¿Por qué escudriña nuestras almas desde la lejanía sin ningún pundonor? ¿Qué quiere de nosotros? ¿Dinero? ¿Fama? Por desgracia, tampoco hemos hallado solución a esta incógnita.

Los niños demoníacos de World of Warcraft

Concluimos nuestro viaje por los mayores misterios jugables sin resolver con el MMO de rol por excelencia: WoW. El enigma transcurre en una de las casas de la Villa Dorada, situada en la zona este de la ciudad. Normalmente está vacía, pero a las 7 de la mañana (ya hay que estar endemoniado para levantarse a esa hora) aparece un grupo de seis críos más raros que una película de Antena 3 sin anuncios. En el piso inferior no sucede nada fuera de lo normal, hasta que subimos las escaleras y entramos en la habitación de los niños.

Entonces, se reproduce una pista musical absolutamente tenebrosa que no se escucha en ningún otro momento del juego (lo que contrasta con la afición de Blizzard por reutilizar temas en sus títulos), mientras las impúberes criaturas nos miran fijamente sin romper su formación pentagonal, emulando lo que parece la figura de una estrella invertida, tan recurrente en los rituales satánicos. De hecho, en ocasiones se llega a oír una tremebunda voz masculina (atribuida al jefe C'thun) que suelta perlitas como “vas a morir” o “la muerte está cerca” en perfecto inglés. Lo llega a recitar Ana Botella y acabamos como Luigi en su mansión, colgados del techo.





Por más que hemos indagado, no hemos logrado hallar una explicación racional en torno a la procedencia de estos niños malditos... o malditos niños. Aunque para churumbeles poseídos por World of Warcraft, aquel frikazo al que le cancelaron la cuenta por viciado. Wow, ese sí que daba miedo.

Ahora sólo queda hacernos una pregunta: ¿cómo vamos a dormir esta noche después de adentrarnos en estas historias de ultratumba? Aunque tampoco importa mucho, ya que mañana es fiesta. Aprovechadla para jugar a vuestros títulos favoritos y permaneced atentos a cada uno de sus detalles, pues nunca se sabe cuán aciago destino nos espera a la vuelta de la esquina. Si tenéis la suerte o el infortunio de toparos con el misterio, no dudéis en contarnos vuestras experiencias. Nosotros, por nuestra parte, seguiremos buscando respuestas en el limbo de lo ignoto... como insectos atrapados en ámbar. Unos fantasmas; eso es lo que somos. ¡Feliz Hobbyween a todos menos a Slenderman!

Lecturas recomendadas