Reportaje

El modo foto es lo mejor de esta generación

Por Álvaro Alonso
-

Hoy vengo a hablar sobre el modo foto, una herramienta cuyos usos y aplicaciones han cambiado la forma que tengo de ver los videojuegos. Como diría Optimus Prime, es "más de lo que tus ojos ven".

Hace unas semanas, mi compañero Borja escribió un blog de opinión sobre por qué la de PS4, Xbox One y Wii U está siendo la peor generación de consolas. Si bien estoy de acuerdo con bastante de los puntos que expone, no creo que sea la peor (ni la mejor, ya puestos). Más allá de downgrades, remasterizaciones y juegos sin modo historia, el mayor problema es la falta de caracteríticas verdaremente revolucionarias.

Es como si en los últimos años la industria se hubiese quedado estancada, como si los desarrolladores pensansen que ya está todo inventado y es imposible innovar. En 1998, Super Mario 64 y Ocarina of Time cambiaron la concepción que teníamos de los videojeugos con novedades nunca antes vistas. En 2016, lo más parecido que tenemos son pequeños cambios a fórmulas de sobra conocidas que otros copian hasta la saciedad (vease el marcado de enemigos de Far Cry 3 o el sistema de combate de los Batman Arkham, por poner algunos ejemplos).

Batman: Arkham Knight, por N1ghtwalker.

Y, pese a todo, creo que en esta generación hemos asistido al nacimiento de algo realmente revolucionario y que será cada vez más y más popular. Hablo, como estaréis imaginando por el titular, del modo foto. Vale, en realidad no ha nacido en esta generación (la primera vez que se utilizó fue en Gran Turismo 4, si no me equivoco), pero nunca antes había gozado de tanta presencia y popularidad como ahora (inFamous: Second SonForza Horizon 2La Tierra Media: Sombras de MordorMad Max... La lista sigue y sigue). Es más, en PC existen desde hace años herramientas cuya función es, a grandes rasgos, la misma que la del modo foto. Si a eso le sumamos mods gráficos para mejorar iluminación, texturas, etc., el resultado son capturas fotorrealistas.

Imagino que muchos estaréis pensando: "bah, ¿qué tiene de revolucionario? Sólo sirve para sacar fotos y lucirse en las redes sociales. No aporta nada a los aspectos que más importan en un videojuego, como la jugabilidad." Pues... Sí y no. Lo cierto es que antes de empezar a escribir en Hobby Consolas, estudié un grado superior de imagen y, aunque nunca la he practicado demasiado, me encanta la fotografía. Es sin duda uno de los motivos por los que, a veces, me paso más tiempo buscando la imagen perfecta que jugando.

Uncharted 4: El Desenlace del Ladrón, por jazvdb.

Y no sólo yo, cada vez más gente se está aficionado a la "fotografía de videojuegos" (algunos los llaman "screenshotters") y llenan sus portfolios con imágenes extraídas de sus títulos favoritos. No tenéis más que echar un vistazo a las que acompañan este artículo o a las espectaculares capturas de un fotógrafo profesional en Uncharted 4, para daros cuenta de que jugando con el encuadre, la distancia focal y los filtros se pueden obtener imágenes sencillamente maravillosas; auténticas obras de arte. 

Pero lo cierto es que el modo foto no se trata de una aplicacón que sólo puedan disfrutar los amantes de la fotografía, y tiene usos bastante más interesantes que el fardar en Twitter. A veces se nos olvida la cantidad de tiempo y esfuerzo que hay detrás de un videojuego y, debido a la velocidad de la acción, es fácil pasar por alto una innumerable cantidad de detalles que, en muchos casos, han tenido a una persona del equipo de desarrollo trabajando hasta las tantas.

The Witcher 3: Wild Hunt, por Berduu.

El modo foto me ha ayudado a ir más allá, a poder contar las gotas de sangre que salpican al degollar una garganta, a descubrir los hematomas en la piel de un maleante al que acabo de tumbar y a asombrarme con el nivel de detalle de los animales que cruzan a toda velocidad la pantalla. Es una nueva forma de ver los videojuegos y disfrutarlos aún más.

Meternos en la piel de un personaje y vivir aventuras siempre será el objetivo principal, pero detener el tiempo y robar un momento, alterándolo para que refleje exactamente nuestros sentimientos al jugar... no tiene precio. Una imagen vale más que mil palabras.

No se me ocurre mejor forma de terminar que dejando algunas de las capturas que he sacado estos últimos años. Quién sabe, lo mismo hasta me animo y hago una página donde ir subiéndolas... Y, por supuesto, os invito a que compartáis las vuestras en los comentarios.

Lecturas recomendadas