Monster Boy principal
Reportaje

Monster Boy and the Cursed Kingdom - Avance desde Gamescom 2016

Por Rafael Aznar
-

Tomad nota de este nombre: Monster Boy and the Cursed Kingdom. Lo hemos podido probar en la Gamescom 2016 y ya es uno de los indies que esperamos con más ansias para los próximos meses. Concretamente, llegará a PS4, Xbox One y PC en el primer trimestre de 2017.

Su nombre es inconfundible de lo que pretende ser: el sucesor espiritual de Wonder Boy (y su Monster World), la aclamada saga plataformera que Sega auspició en los 80 y los 90. En tal tarea, el estudio desarrollador, Game Atelier, está contando, de hecho, con la supervisión del padre de la serie, Ryuichi Nishizawa. Eso sí, el juego será digno de los tiempos que corren, con un diseño artístico y una paleta de colores tan viva que nos han dejado embelesados.

Monster Boy and the Cursed Kingdom
Jefes finales así de contundentes (y retro) nos esperan

El juego estará protagonizado por un niño de pelo azul que deberá parar los pies a su tío Nabu, que ha enloquecido y se está dedicando a convertir en monstruos a las personas con las que se tropieza. El propio Monster Boy caerá presa de sus encantamientos y adoptará hasta cinco formas animales, además de su apariencia humana, cada una de las cuales tendrá asociadas unas habilidades que le servirán para afrontar todo tipo de niveles plataformeros, en los que no faltarán los jefes finales, como un pulpo gigante que tratará de aplastarnos con sus cuatro tentáculos. Como muchos sabréis, las transformaciones se estrenaron en la saga con el maravilloso Wonder Boy III: The Dragon's Trap, del que además se está preparando un remake oficial.

Monster Boy and the Cursed Kingdom
Enemigos clásicos como el cangrejo o entornos como las islas regresan también

En la demo que hay en la Gamescom, nosotros sólo pudimos probar la forma humana, en la que llevaremos una espada para dar mandobles, pero podremos usar objetos adicionales, como una varita para lanzar hechizos o unas botas de hierro para poder caminar por debajo del agua. Había otras dos partes de la demo, pero sólo pudimos ver cómo las jugaban otras personas, pues no había más que un único puesto de juego para toda la feria, dentro de la sala que Microsoft tiene dedicada al programa ID@Xbox. Siendo un juego indie, es difícil que se le asignen más espacios (Cuphead sólo tenía dos, por ejemplo), pero no habría estado de más, porque apunta grandes maneras.

Monster Boy no se complica ni inventa la rueda, pero todo lo que hace, encaminado a ser un homenaje a la era de los 8 y los 16 bits, lo hace con un encanto que ya quisieran muchos. Su combinación de saltos con diferentes poderes y habilidades funciona a la perfección. En ese sentido, el desarrollo será muy variado, gracias a las diferentes transformaciones del protagonista. Como cerdo, podrá olfatear olores para encontrar pistas; como serpiente, podrá ascender por paredes o tragarse llaves para transportarlas; como rana, podrá usar la lengua como gancho o nadar sin riesgo de ahogar; como león, será más fuerte y rápido; y como dragón, qué menos que volar, ¿verdad? Son sólo algunos ejemplos de la miscelánea de situaciones que pasará ante nuestros ojos.

Monster Boy and the Cursed Kingdom
La forma de león repite, pero habrá transformaciones nuevas

Mención especial merece la banda sonora de Monster Boy and the Cursed Kingdom, que será un tributo a los plataformas de antaño. En ella, han participado compositores como el maestro Yuzo Koshiro (Streets of Rage, The Revenge of Shinobi), Michiru Yamane (Castlevania) o Motoi Sakuraba (Tales of). Creednos: hay talento detrás de este juego. Si añoráis los plataformas de acción en 2D del pasado, como Wonder Boy o Chiki Chiki Boys, os ha tocado la lotería nostálgica. 

Lecturas recomendadas