Reportaje

Naruto - Mejores técnicas

Por Thais Valdivia
-

Durante todos estos años la serie Naruto nos ha dado un sinfín de técnicas ninja cada vez más espectaculares y poderosas. Estas son algunas de las mejores.

Dentro de unos meses, concretamente en abril, los seguidores de Naruto en España podrán decirle adiós de manera oficial al manga creado por Masashi Kishimoto. Un manga que a lo largo de todos estos años nos ha ofrecido tanto momentos buenos como momentos malos. En la mayoría de todos ellos siempre se han encontrado presentes las poderosas técnicas ninja con las que todos nuestros personajes preferidos han luchado hasta el final. Sorprendentes, divertidos, poderosos, vistosos... Estos jutsus también merecen tener su momento de protagonismo, por lo que hoy os mostramos algunas de las mejores técnicas (muchas se nos han quedado en el tintero, avisamos) que se han visto tanto en el manga como en el anime. Cuidado, pues os encontraréis algún que otro SPOILER. 

Kamui

Comenzamos yéndonos a otra dimensión. Concretamente a la dimensión que ofrece la técnica conocida como Kamui. Este jutsu sólo puede ser utilizado por aquellos poseedores del Mangekyō Sharingan. El Kamui le da la posibilidad a su usuario de trasladar cualquier persona o cosa a una dimensión completamente diferente. Asimismo, la técnica tiene otro extra, y es que quien la use es intangible durante un determinado periodo de tiempo.

No todo es bueno para los ninjas que usen esta técnica, pues con el paso del tiempo su vista puede resultar severamente dañada. Es por ello que se aconseja un uso moderado, además de tener un gran control sobre el chakra. 

Edo Tensei

La técnica que trae a los muertos a la vida. Esta fue creada por el Segundo Hokage, aunque posteriormente Orochimaru la perfeccionó. Por último, Kabuto logró llevar al Edo Tensei a un nivel superior. "Gracias" a este jutsu los seguidores de la serie pudimos ver cómo regresaban viejos conocidos para darle a la trama un giro de ciento ochenta grados.

Para poder realizar el Edo Tensei con éxito se necesita una muestra de ADN de aquella persona a la que se quiera devolver a la vida y un sacrificio a modo de "recipiente" para que el alma resucitada pueda tener un cuerpo sólido. A partir del instante en que dicho ninja regrese al mundo de los vivos, aquel que le haya invocado tiene completo control de él a través de un talismán especial. Sin duda una técnica que hay que temer por todo lo que implica. 

Amaterasu

Entramos en calor con la técnica de fuego más poderosa, el Amaterasu. Estas llamas negras que se extinguen al cabo de una semana y que se extienden con una velocidad pasmosa sólo pueden ser producidas por usuarios del Mangekyō Sharingan. Unos usuarios que deben enfocar bien a su objetivo para poder comenzar con el incendio.

Al igual que el resto de técnicas oculares de alto nivel, el Amaterasu conlleva un gran riesgo para aquel que la lleve a cabo, pues consigue que sus ojos sangren debido a la cantidad de chakra utilizado. El daño puede ser menor si se posee el Mangekyō Sharingan Eterno, aunque muy pocos lo han adquirido. 

Susano'o

Seguimos con las técnicas derivadas del Mangekyō Sharingan con el espectacular Sunano'o. Con un aspecto que se asemeja al de un samurái, invocar el Susano'o requiere un gran control tanto del chakra como del Mangekyō Sharingan. Y es que el invocador se fusiona con la criatura que ha lanzado al campo de batalla.

A lo largo de la serie vamos viendo cómo no hay dos Susano'os iguales, pues dicha criatura parece adaptarse a la personalidad del ninja que lo invoca. Como curiosidad, la forma final del Susano'o que aparece en el manga difiere un poco de la que se puede ver en la serie de animación. 

Tsukuyomi

El Mundo Espiritual y la Oscuridad es lo primero que viene a la mente cuando hablamos del Tsukuyomi, un Genjutsu (técnica ilusoria) muy peligroso que únicamente los poseedores del Mangekyō Sharingan pueden usar. Al ser una técnica ocular, el contacto visual con el enemigo es clave para atacar.

Aquel que lleva a cabo el Tsukuyomi es capaz de controlar el espacio, el tiempo y los objetos que tiene a su lado, además de poder llevar a sus adversarios a dicho lugar. Es entonces cuando el enemigo puede ser torturado de cualquier forma posible, haciendo que su dolor dure todo el tiempo que el atacante desee. El daño mental que recibe la persona que ha estado en un Tsukuyomi es irreparable en determinados casos. 

Rasengan (y derivados)

Aunque fue creado por el Cuarto Hokage, lo cierto es que el Rasengan se ha convertido por excelencia en la técnica estrella de nuestro querido protagonista, Naruto. Fue este último quien, con duro entrenamiento y paciencia, logró completar la técnica y conseguir poderosos ataques derivados de ella (Rasen Shuriken, Ōdama Rasengan, Rasenkyūgan, etc.).

Buena concentración y un gran nivel en el control de chakra son dos de los ingredientes principales para crear un Rasengan en condiciones. Al contrario que otras técnicas, esta no requiere que el usuario realice ningún sello con las manos. Sólo basta una mano, aunque bien es cierto que Naruto, al principio, necesita usar las dos, algo que le imprime su sello de identidad a una técnica que es suya por méritos propios. 

Kirin

La electricidad es la gran protagonista de esta técnica creada por Uchiha Sasuke y que se nutre de los rayos que acompañan a las grandes tormentas. Es por ello que, aunque el Kirin es la técnica de rayo más poderosa que se conoce hasta el momento, no requiere una gran cantidad de chakra el llevarla a cabo.

El aspecto de la técnica se basa en una criatura nipona del mismo nombre que posee cuerpo de león, cuernos de ciervo y piel de pez. Todo un despliegue visual y de ataque cuyo punto negativo es que requiere de mucho tiempo de preparación, pues, si no hay una tormenta durante el combate, toca crearla de manera artificial. 

Kyūkyoku Geijutsu

Geijutsu wa Bakuhatsu da (El arte es una explosión) y nunca mejor dicho. La técnica definitiva de Deidara es un suicidio en toda regla, pues en su pecho tiene implantada una bomba conectada a su corazón y a la que da de comer su famosa arcilla explosiva. Posteriormente, el ninja comienza a pasarle chakra a este elemento para que finalmente se produzca una poderosa explosión de la que nadie (o casi nadie) puede escapar con vida.

Como curiosidad, el autor Masashi Kishimoto se inspiró en el artista Tarō Okamoto para crear al personaje de Deidara. Además, la frase que tanto repite nuestro rubio integrante de Akatsuki es la misma que Okamoto popularizó en el año 1981. 

Hiraishin no Jutsu

De nuevo tenemos un jutsu heredado que otro ninja hace como suyo. El Hiraishin no Jutsu fue creado en un primer momento por el Segundo Hokage y posteriormente perfeccionado por el Cuarto Hokage, Minato. Gracias a su envidiable control sobre esta técnica, a Minato se le dio el apodo de El Rayo Amarillo de Konoha (Konoha no Kīroi Senko).

El Hiraishin no Jutsu da al usuario el poder moverse de un lugar a otro en un instante, un pestañeo. Para poder hacerlo es necesario tener un sello especial a modo de marca de reconocimiento, pues hay que saber dónde ir para poder aparecerse donde se quiera. Seguro que mucho querrían aprender todo acerca de esta técnica. 

Oiroke no Jutsu

No podemos hablar de técnicas de Naruto sin mencionar una de las más sorprendentes y divertidas. Sí, hablamos del Oiroke no Jutsu (Sexy no Jutsu). Creado por Naruto como método para convencer, chantajear y distraer, esta técnica le da a su usuario la apariencia de una jovencita de buen ver (lo de que lleve o no ropa depende del momento).

De este jutsu se han derivado otros como, por ejemplo, el Harem no Jutsu (no creo que haga falta explicarlo) y el Oiroke: Otoko no ko Doushi no Jutsu. Este último, desarrollado por Konohamaru, muestra a dos chicos en una posición de lo más pervertida. Sakura fue una de las primeras que la sufrió en persona. ¿Qué versión de este Jutsu os gusta más?


Tenemos muchas otras recopilaciones de mangas y animes. Aquí las tenéis las más recientes:

Lecturas recomendadas