Reportaje

Patrulla X: Miedo Encarnado - Review del tie-in

Por Jesús Delgado
-

Patrulla X: Miedo Encarnado es el volúmen que enlaza las peripecias de los X-men con el gran crossover Marvelita de 2011. Este volúmen recoge los arcos finales de Uncanny X-Men vol.1.

Los X-men... ¿Que diablos? La Patrulla - X (¡que estamos en España, redios!) son el grupo de outsiders de Marvel. Bueno, outsiders por decir algo, porque durante mucho tiempo fue su franquicia más rentable, con permiso de Spider-man. Estos tipos siempre han gozado de plena independencia, con líneas argumentales propias, villanos y sus propios problemas, los cuales de alguna manera acababan por salpicar al resto del Universo Marvel, metiéndoles en sus propias movidas, para luego volver otra vez a su mansioncita o, en el caso que nos ocupa, a su isla.

Algo parecido pasó en Miedo Encarnado (Fear Itself), un evento marvelita con Los Vengadores como principal eje, donde la La Patrulla X también participó. En este caso, haciendo que la acción fuera a ellos, en lugar de implicarse en la trama. Así lo demuestra el tomo que Panini España ha publicado recientemente en nuestro país y que es objeto de review.

Patrulla-X: Miedo Encarnadado recopila los últimos números del volumen 1 de Uncanny X-Men, que van desde Uncanny X-Men #534.1Uncanny X-Men #544 (2011). Esto implica que la narración recopilada narra el proceso de los últimos días de Utopía de la población mutante en San Francisco (otra historia muy larga de contar, que viene de Dinastía de M y que se desarrolló más aún en Complejo de Mesías) hasta la formación de nuevos grupos en 2012. Entre medias del arco argumental de Breaking Point, tenemos los números de la colección dedicados a Fear Itself. Ahora bien, ¿es un imprescindible para el resto de la historia de Miedo Encarnado? Pues ahorita mismos os respondemos, jóvenes.

¡Prescinble...

Alguien que no fuera fan acérrimo de los mutantes podría pasar por alto Patrulla-X: Miedo Encarnado. Su implicación en la trama principal del crossover es anecdótica y sin repercusiones y no aporta muchos detalles, a diferencia del Tie-in de Vengadores, que profundizaba un poco en lo sucedido en el campo de batalla. De hecho, no aporta absolutamente nada, salvo la pregunta de "qué pasa con Juggernaut", que "porque sí" se va a machacar a los mutantes para propagar el miedo en nombre de La Serpiente.

Así que, sin que nos tiemble la voz, os aseguramos que os la podéis saltar y Miedo Encarnado se quedaría igual que está. Ahora bien, si como os digo, vuestra droga dura es los mutantes de Marvel, disfrutaréis de lo lindo con ella. Porque, como suele pasar con los títulos que no son propiamente mutantes, la acción se las ingenia para que, aunque el crossover no tenga absolutamente nada que ver con el principal arco argumental, los X-men sean las víctimas de algo que afecta al resto de Marvel. De hecho, nuevamente da esa sensación de que los crossovers mutantes prefieren la endogamia a juntarse con otras series de Marvel, como (por ejemplo) Era del Apocalipsis.

Patrulla-X: Miedo Encarnadado es un tomo hecho para fans acérrimos de los muties. Por un lado, se nos narran un par de tramas centradas en sus últimos días en San Francisco, tras Complejo de Mesías y La Edad Heroica y por otro los números de X-men de Miedo Encarnado, así como el último número de la colección regular original, antes del siguiente volumen. De ahí que, en principio, si bien para el lector medio no revista ningún interés, para los fans a ultranza de los X-men, disfrutarán de lo lindo con esta trama. Y decimos en principio, porque el tomo se debe juzgar más allá de si la premisa está equivocada o no, sino como objeto completo. 

.... pero es tan bonito!

El principal valor de este tomo viene en cambio por quiénes lo firman. Kieron Gillen (autor del cómic de Darth Vader) es el guionista de estas últimas historias. Y eso, amigos, hace que incluso a quien no le gusten los mutantes, disfruten con buenas narraciones de los personajes. Gillen hila dos arcos argumentales, más un par de historias independientes, con un buen gusto, tino y bastante buen atractivo argumental. 

Si bien la historia del crossover tiene el vicio recurrente de los cómics de la Patrulla-X (esa exclusividad victimista que lleva arrastrando desde hace 30 años), la historia está bien construída y se sostiene con la casi plena ausencia de Lobezno, quien está ocupado con Los Vengadores mientras tanto. Esta ausencia del mutante de las garras demuestra nuevamente que los X-men pueden ser muy "sexis" y que cuentan con bastantes personajes interesantes sin necesidad del "tío que es el mejor en lo que hace". Esto nos premite disfrutar de otros tantísimos personajes tan complejos como interesantes, como son Emma Frost, Cíclope, Magneto, Hope Summers... y Coloso (el más importante de este crossover, posiblemente).

Pero además, tenemos a dos grandes dibujando. Uno es precisamente Terry Dodson (Heredero del Imperio, Princesa Leia...) y el otro es Greg Land (La canción final del Fénix), dos autores fetiches de la industria, que suponen lápices de primer nivel para los cómics que nos ocupan. Sus respectivos trazos sitúan este cúmulo de números entre lo más granado de la producción de la Patrulla-X en viñetas. Cada uno, con sus propios puntos fuertes, logra crear imágenes tan potentes como impactantes. El primero, gracias a su propio estilo, logra desarrollar el lado humano de los mutantes, a la vez que permite dotar de cierta dulzura a los héroes. En contraste, Land, cuyo estilo es mucho más agresivo, se adapta perfectamente a la crisis de San Francisco con el imparable Juggernaut avanzando de manera inexorable hacia la ciudad costera.

Resumiendo, si lo que buscáis es completar Miedo Encarnado, el tomo de la Patrulla-X no es un imprescindible. Pero, eso sí, su contenido en conjunto es de altísima calidad y compensa su precio: 24,95. Ya hablemos de guión o de dibujo, se trata de una autentica delicatessen comiquera. Si os animáis os recordamos que podéis encontrar Patrulla-X: Miedo Encarnado en tiendas on-line, grandes superficies y librerías especializadas. 

Lecturas recomendadas