Reportaje

Los peores hospitales de los videojuegos

Por David Martínez
-

Los hospitales en los videojuegos son un recurso bastante común. Pero en la mayoría de los casos no se trata de un lugar en que nos podamos recuperar de las heridas, sino todo lo contrario. Hospitales, manicomios y sanatorios son el escenario perfecto para meternos el miedo en el cuerpo. ¿Será por sus paredes frías y los largos pasillos vacíos? ¿Será por la cercanía de la muerte? Aquí os dejamos los mejores (peores) ejemplos.   

Si ingresar en un hospital ya suele ser una mala noticia, cuando se trata de hospitales de videojuego, la cosa se pone bastante peor. Casi siempre se aprovechan estos entornos para ponernos los pelos de punta, por la fragilidad de los pacientes, la frialdad de los pasillos, la sangre... el caso es que seguro que se os ha venido a la cabeza alguna secuencia de Silent Hill con sus aterradoras enfermeras, ¿verdad?

Pero hay mucho más. Hace nada hemos disfrutado de un escalofriante prólogo en Metal Gear Solid 5 The Phantom Pain, que tenía lugar en un hospital en Chipre, y seguro que no se os ha olvidado el comienzo de Manhunt 2, o del mismísimo Batman Arkham Asylum, con ese ingreso del Joker en Arkham, durante una oscura noche. Para que no le déis más vueltas, aquí hemos recuperado los peores hospilales de los videojuegos. Como siempre, no están en un orden específico, depende de la experiencia de cada uno. Y si os habéis quedado con ganas de más, aquí tenéis una sección completa con los peores de los videojuegos

Metal Gear Solid V The Phantom Pain

Menudo comienzo, ¿verdad? Venom Snake -Ahab- está recuperándose de un coma de 9 años en las instalaciones de un pequeño hospital en Chipre. Si el inicio, cuando descubre que ha perdido el brazo, no fuera suficientemente intenso, después tenemos que huir a la desesperada, con ayuda de Ishmael, mientras las tropas de XOF acaban con los demás pacientes (y médicos y enfermeros). la cosa se pone aún peor cuando aparece una presencia psíquica y el hombre de fuego. No podemos explicar más, por temor a los spoilers, pero aquí tenéis el análisis de Metal Gear Solid 5 The Phantom Pain para más detalles. 

Manhunt 2

Si el primer juego ya daba "mal rollito" por las ejecuciones que podíamos llevar a cabo, Rockstar rizó el rizo con su segunda entrega. Ya en el primer nivel teníamos que escapar de un hospital decrépito.  Claro, no es de extrañar que el protagonista de Manhunt 2 saliera de un sanatorio mental, pero es que sus compañeros de institución eran todavía peores.

Silent Hill

Los hospitales de Brookhaven o de Alchemilla son los escenarios recurrentes (y más aterradores) de la saga Silent Hill. Cualquier jugador recuerda estos interiores con pánico (junto a la escuela y el parque de atracciones), y en particular por la presencia de uno de los enemigos más carismáticos de toda la saga... esas enfermeras. Esto pasa cuando construyes un sanatorio en las mismas tierras en que hay un cementerio indio, ¿es que no han visto Polstergeist?

Wolfenstein The New Order

Dejamos los fenómenos sobrenaturales a un lado para centrarnos en otra experiencia traumática (y en primera persona). El soldado Blazkowicz despierta como paciente en un hospital, en Wolfenstein The New Order, justo cuando los nazis están llevando a cabo una masacre. Los primeros momentos, en que BJ se encuantra desarmado, son bastante dramáticos, pero después conseguimos "equilibrar la balanza" a tiros. 

Batman Arkham Asylum

Ni el mismo Batman se libra de pasar un mal rato en el hospital. Arkham es una institución mental donde se ha recluído a los peores criminales de Gotham City, y claro, en el momento en que ingresa un paciente tan peligroso como el Joker, aquí tenéis los peores crímenes de Joker, la situación estalla. En los títulos de crédito de Batman Arkham Asylum ya se pueden ver las medidas de seguridad que hacen falta para encarcelar a tipos así. Y cuando se va la luz del ascensor... tenéis uno de los mejores momentos de la saga. En segundo puesto, muy de cerca, nos quedamos con los cadáveres de la familia Wayne.

The Evil Within

Cuando terminamos The Evil Within no tenemos muy claro si hemos llegado a salir de este hospital, o simplemente de nuestra cabeza. En cualquier caso,  el "survival horror" de Shinji Mikami y Bethesda consigue ponernos los pelos como escarpias con distintas versiones del mismo sanatorio. Por un lado, el hospital del mundo real, en que se han cometido terribles crrímenes. Por otro, ese edificio sobrenatural, habitado por criaturas aterradoras, que nos persiguen sin descanso, y para terminar, ese pasillo interminable, en que nos atiende una amable enfermera que parece no tener idea de todo lo que está ocurriendo.

Bloodborne

El mundo de Bloodborne es despiadado. Lo descubrimos al recibir nuestras transfusiones de vieja sangre en la secuencia de introducción de juego, y nos lo confirmó nuestra primera visita al hospital, nada más empezar a jugar. Rastros de sangre, instrumental médico viejo y oxidado y un licántropo para darnos la bienvenida a un juego en que uno se acostumbra a leer "Has muerto" una y otra vez. El aspecto gótico europeo del juego de Miyazaki y From Software son inconfundibles en estos oscuros interiores. 

Outlast

Esta vez se trata de dar una vuelta por un manicomio, armados con una videocámara, en medio de una noche lluviosa. ¿Qué podría salir mal? Pues que cualquiera de los internos que han escapado de las celdas nos mate (a veces literalmente, otras, de un susto) o peor aú, que nos den caza los médicos de la institución. Outlast se desarrolla íntegramente en el hospital de Mount Massive, un lugar al que no querríamos volver ni atados (con una camisa de fuerza).

Theme Hospital 

Y terminamos con el hospital más caótico y divertido de la lista. Nuestro objetivo en Theme Hospital es gestionar la institución sanitaria para que nuestros pacentes tengan una buena experiencia mientras curan sus afecciones. Pero que levante la muleta aquel que en algún momento no ha querido convertir su planta médica en un infierno. Caras tristes, vómitos por los pasillos, interminables colas de espera. Lo bueno es que esta catástrofe sólo nos afecta en el bolsillo, y podemos disfrutar de nuestra crueldad.

Lecturas recomendadas