Reportaje

Los peores juegos de Sega Mega Drive

Por Álvaro Alonso
-

Hoy repasamos los peores juegos de Mega Drive, títulos para la legendaria 16 bits de Sega que no le recomendaríamos ni al mayor fan de Super Nintendo. Bueno, quizás al mayor sí... Por tocar tanto las narices en tiempos de guerra.

Ah... Mega Drive, qué de hermosos recuerdos pegados a su mando jugando a joyas como Flashback, Castlevania: Bloodlines, Gunstar Heroes, Streets of Rage II, Comix Zone, Aladdin, Sonic y... Y una buena cantidad de truños. Porque está visto que por muy maravilloso que fuese el catálogo de una consola, ninguna se libra de contar con una buena ristra de títulos que bien podrían estar enterrados junto al E.T. de Atari (pero enterrados de verdad, nada de volver para recuperarlos muchos años después).

Sí, Mega Drive (o Sega Genesis, si vivís al otro lado del charco) también tuvo un lado oscuro: juegos de dudosa calidad que, aun hoy, la mera mención de su nombre hace que los pobres diablos que les dieron un tiento sientan escalofríos. También es verdad que comparte un buen número de "perlas" con su enemiga mortal, Super Nintendo, así que si echáis en falta títulos como Revolution X, Pitfighter o Rise of the Robots, sabed que no aparecen en la lista porque ya tuvieron su momento de gloria en los 10 peores juegos de Super Nintendo. Pero para gloria, la de los peores juegos de Mega Drive. Gloria... ¡GLORIA!

 

Slaughter Sport

 

Comenzamos con un juego que los europeos tuvimos la "mala suerte" de no disfrutar: Slaughter Sport, también conocido como Tongue of the Fatman. A poco que dominéis el idioma de Shakespeare, os habréis dado cuenta de que este segundo título le viene al pelo, pues el objetivo de este título de lucha es acabar con un señor con serios problemas de sobrepeso y doble identidad estomacal. Cada luchador es más surrealista que el anterior (nuestro favorito es una señorita punky cuya cresta se transforma en una serpiente al atacar)... De hecho, es lo único bueno que tiene el juego, porque en el resto de apartados es sencillamente mediocre.

Dark Castle

 

¿Dificultad desorbitada sin sentido? Check. ¿Apartado técnico cutre hasta decir basta? Check. ¿Controles que harían llorar a Gunpei Yokoi? Check. ¿Sonidos estridentes que te taladran el cerebro? Check. ¿Port del Dark Castle de PC hecho con desgana? Check. ¿Uno de los peores juegos de Mega Drive? Por supuesto. 

Strider 2

 

El de Strider 2 es un caso bastante curioso: como probablemente sabéis, el primer Strider es uno de los juegos más alabados de los años dorados de Capcom en terreno arcade, mientras que esta secuela para microordenadores, Master System y Mega Drive fue desarrollada por Tiertex, una compañía europea que se encargaba de los ports de alguna de las sagas más conocidas de Capcom (Street Fighter, por ejemplo). El resultado de todo este embrollo fue que, aunque a primera vista parecía una secuela a la altura, la realidad era muy distinta y a esta secuela le faltaba todo lo que hizo grande al primer Strider. De hecho, es tan malo que años después Capcom terminó lanzando el auténtico Strider 2 (para recreativas y PlayStation), ignorando por completo todo lo que sucedía en esta entrega "bastarda".

Sword of Sodan

 

Incluso en sus versiones mayores (curiosamente, la de MAC estaba desarrollada por Bethesda), Sword of Sodan no dejaba de ser una mala copia de Golden Axe. Pero el port de Mega Drive fue un absoluto desastre: recortes en niveles y enemigos, gráficos TERRIBLES, efectos de sonido penosos y un sistema de control perjudicial para la salud, que hacía que pasar de la primera fase fuese todo un triunfo... Porque aguantar más de cinco minutos con esta... esta... bazofia era imposible.

Beast Wrestler

 

¿Bestias y dragones dándose de leches en el futuro? ¿Dónde hay que firmar? Lo cierto es que Beast Wrestler tiene algunas ideas de lo más interesantes, como toques roleros y estratégicos entre combates o la posibilidad de mezclar ADN con otros monstruos para aprender nuevas habilidades; elementos que lo diferenciaban del resto de títulos del género. Por desgracia, el control empañaba cualquier atisbo de ingenio y lo convertía en un título sencillamente injugable.

Shaq Fu

 

Al empezar este reportaje, hemos asegurado que los títulos que aparecieron en los peores de Super Nintendo no estarían aquí... Sentimos tener que faltar a nuestra palabra, pero Shaq Fu es TAN malo que debería aparecer en todas las listas de peores juegos de la historia, incluso en las de plataformas en las que no fue lanzado. Shaq Fu representa todo aquello que no se debe hacer en un videojuego; todos los estudios del mundo, cuando empiezan el desarrollo de una nueva obra, lo primero que se preguntan a la hora de implementar nuevas ideas es ¿aparecía en Shaq Fu? ¿Recuerda a Shaq Fu? ¿Se da un aire a Shakille O'Neal? Si la respuesta es positiva, el juego es cancelado y el estudio, desmantelado. De hecho, se rumorea que los problemas de MGSV fueron provocados porque a última hora, Hideo Kojima decidió cambiar a Venom Snake por el jugador de baloncesto, algo que Konami impidió a toda costa... Dando fin a su relación. Shaq Fu, no sólo el peor de Super Nintendo, también es el peor juego de Mega Drive.

Lecturas recomendadas