Reportaje

Los peores peluches de los videojuegos

Por David Martínez
-

Los ositos de peluche también pueden ser fuente de pesadillas en los videojuegos. El fenómeno de youtube Five Nights at Freddy´s (o la película Ted) son sólo la punta del iceberg, y es que nos hemos encontrado muñecos "malotes" y aterradores en muchos otros juegos. Aquí tenéis los peores...    

Seguimos rizando el rizo con los peores de los videojuegos. En esta nueva entrega nos enfrentamos a los peores peluches, sí habéis leido bien, esos adorables ositos que nos acompañan a la cama y que, según el juego de que se trate, hemos visto comportarse de manera muy poco "amorosa".

¿Qué hay más terrorífico que un peluche ensangrentado como hemos visto en Silent Hill? ¿O simplemente abandonado en un túnel lleno de mutarachas, como en Fallout? En nuestra lista, en que no están colocados por ningún orden específico, también hay hueco para esos osos blanditos que, como Ted (aquí podéis leer nuestra crítica de Ted 2) resultan ser unos gamberros. Con armas blancas, como en Naughty Bear, o con ametralladoras, como en Dead Rising, veamos de qué son capaces estos ositos de peluche.  

Five Nights at Freddy´s

¿Sabéis lo que es Chuck E. Cheese? Se trata de una cadena de restaurantes, fundada por Nolan Bushnell (sí, el de Pong y Atari) en 1977 que combinaba pizza, máquinas recreativas y mascotas animatrónicas. Pues bien, resulta que si uno se fija en esas mascotas, dan bastante mal rollo... tanto que han servido de inspiración para la saga de juegos Five Nights at Freddy´s  en que interpretamos al guardia de uno de estos restaurantes, que es atacado por las mascotas mecánicas.  Mirad fijamente su imagen y ahora reconoced que os producen escalofríos. En realidad 5 Nights at Freddy´s es un puzle ingenioso, que no hubiera alcanzado este nivel de popularidad si no hubiera sido por la cantidad de youtubers asustados que han colgado sus gritos en la red. Aquí tenéis un gameplay de Five Night´s at Freddy´s 4

Naughty Bear

La verdad es que la idea tenía su gracia. Controlábamos al único osito de Perfection Island que no habís sido invitado a una fiesta de cumpleaños, y claro, se enfadaba lo suficiente como para organizar una masacre entre los demás ositos. Además de la variedad de armas que se podían utilizar en el juego (con golpes que se recreaban en la violencia) Naughty Bear destacaba por la posibilidad de descargar algunos disfraces especiales, como el de Freddy Krueger o el de Jason de Viernes 13. Tuvo una secuela, descargable, a través de PSN y Xbox Live. 

Silent Hill

El conejo de peluche que aparece en distintas entregas de Silent Hill (incluso en la película Silent Hill Revelations) responde al nombre de Robbie the rabbit. Parece que se trata de una de las mascotas del parque de atracciones que hay junto al lago (seguro que recordáis el enfrentamiento en los caballitos). No se sabe si dentro hay una persona -viva o muerta- o sólo es un peluche así de grande, y manchado de sangre. En cualquier caso, Robbie consigue ponernos los pelos de punta, especialmente en una de sus apariciones en Silent Hill 4 The Room.

Fallout 3

Los osos de peluche están repartidos por todo el mapa de Fallout 3 (y también ocurre en Fallout New Vegas). Aunque en principio se trata de un elemento decorativo, es bastante interesante seguir la pista de estos juguetes, a los que en ocasiones encontramos peleando con otros muñecos, como los gnomos de jardín o los dinosaurios. Incluso existe un oso de peluche gigante legendario que se puede encontrar en uno de los túneles de Satcom Array NN-03d. Lo que da bastante mal rollo es encontrarlo entre las pertenencias de los ghouls muertos.  

Fur Fighters

Una de las apuestas más arriesgadas de Acclaim fue este "shooter" en tercera persona protagonizado por animales de peluche. Apareció en Dreamcast y PS2, e incluso estuvo a punto de tener una secuela (que ya aparecía mencionada en el manual del primero). Ahora podemos disfrutar de estos tiroteos multijugador (y de sus malencarados protagonistas) en dispositivos móviles, con un apartado visual más colorido. Sus creadores, Bizarre, tuvieron mucho más éxito con su saga de velocidad Project Gotham Racing

Dead Rising

Dead Rising se caracteriza por la cantidad de disfraces y armas que podemos utilizar para enfrentarnos a una horda de muertos vivientes. Una de los dispositivos para acabar con los zombis que resulta más inetersante es el osito robot de Dead Rising 2 y 3. Podemos programarlo para que diga cosas como "te quiero" mientras acribilla a los caminantes que se acerquen con armas de fuego pesadas, como  la Minimi de la imagen -en ese caso el arma pasa a llamarse Freedom Bear-. También se puede levantar a pulso y utilizarlo como arma contundente. 

Persona 4

Teddie es uno de los personajes más extraños de Shin Megami Tensei Persona 4. Se trata de un oso de peluche, un poco especial, que se dedica a flirtear con las chicas durante la investigación. Pero mientras que Teddie sirve como alivio cómico durante el juego -y se debate por recuperar sus recuerdos y saber cuál es exactamente su lugar- tiene un terrorífico "gemelo" Shadow Teddie, que ataca al grupo de investigadores. Otro aspecto terrirífico son sus juegos de palabras con "Bear" en la versión en inglés. 

Conker´s Bad Fur Day

Aunque Conker sea una ardilla de carne y hueso, también se enfrenta con animales rellenos de gomaespuma. Los Tediz son el enemigo principal al que tenemos que plantar cara en el nivel It´s War de Conker´s Bad Fur Day. Y aunque un osito de peluche no sea demasiado impresionante, cuando le armas con un fusil de asalto M4-A1 y una bayoneta (también con un poco de mala leche) la cosa cambia. Los Tediz también se pueden utilizar en el modo multijugador... y ganan bastante si empuñan una katana.  

Sunset Overdrive

Dejamos para el final una de las armas más locas de Sunset Overdrive. El estupendo juego de Microsoft e Insomniac nos permitía disparar con un lanzagranadas que utilizaba ositos de peluche (con una carga explosiva atada al pecho) como munición. Lo mejor es que, no contentos con meterlo en el juego, tuvimos la oportunidad de ver cómo se comportaría este arma en la vida real a través de la página Walters Workshop. Seguro que la próxima vez que miremos un osito de peluche lo haremos con más respeto. 

Lecturas recomendadas