Reportaje

Los peores de la Realidad Virtual

Por David Martínez
-

La realidad virtual es la tecnología de moda. Primero fueron los sensores de movimiento, después le tocó el turno a las 3D, y ahora todos apostamos porque el futuro pasa por jugar con unas gafas que nos "metan" en los videojuegos. Pero aquí tenemos la prueba de que no siempre sale bien.   

Seguro que la mayoría de vosotros ya ha tenido ocasión de probar Oculus Rift en alguna feria, o echarle un ojo a los prototipos de Project Morpheus para PS4. Si os interesa la realidad virtual, aquí os ofrecemos una comparativa de gafas de VR.

Pero no siempre fue tan sencillo. Atrás quedan los tiempos en que nos quedamos alucinados con la película El cortador de césped, pensando que algún día podríamos entrar "dentro" de un videojuego gracias a estos aparatos.  A medida que avanzaba la técnica, hemos visto a muchas compañías intentarlo, y pegarse el batacazo.

Como es habitual en nuestra sección Los peores de los videojuegos, damos un repaso rápido y con sentido del humor a los peores dispositivos de realidad virtual. Ah sí, antes de que nadie monte en cólera, hemos incluido un "bonus track" en que no se valora el dispositivo en sí, sino la dignidad de los que lo utilizan.

3D Head Oculus Killer

Los que lo han probado, estuvo en el CES 2015 que se celebró en Las Vegas, dicen que la experiencia no es inmersiva en absoluto. Carece de sensores de movimiento y, de hecho, no es más que un tablet con 3D estereoscópico con una montura enorme... la más grande de nuestra galería de los horrores "virtual".

Al menos lo que sí es seguro es que tras utilizar 3D Head, vamos a replicar la experiencia del dolor de espalda.  Por cierto, lo del nombre "Oculus Killer" parece más una broma de mal gusto que un intento serio de entrar en el mercado de la realidad virtual. Especialmente cuando, en lugar de utilizar juegos comerciales, su demostración era -en el mejor de los casos- penosa.

Virtual Boy

Qué decir del intento prematuro de llevar la realidad virtual a nuestros hogares, por parte de Nintendo. Virtual Boy era incómodo, caro, aparatoso, monocromo (sólo en rojo y negro)... y supuso la salida de Gunpei Yokoi de la compañía japonesa. Pero esta consola también conseguía un buen efecto 3D, con un diseño del mando más que correcto y un catálogo de juegos escaso, pero con títulos interesantes, como Mario Clash, Wario Land o el propio Tetris

Hoy en día, Virtual Boy es una pieza de coleccionista, y se ha ganado un hueco en nuestros corazones, pero como dispositivo de realidad virtual (por supuesto, sin sensor de movimientos) sigue quedándose muy atrás. 

Lenovo VR, Google Cardboard, Samsung VR

Todos estos dispositivos coinciden en su planteamiento. Más que un headset de R.V. son carcarsas en que montamos nuestro teléfono móvil, y dividen la imagen para ofrecer un efecto 3D bastante decente. El problema es que estas monturas: Lenovo VR, Google Cardboard o Samsung VR, no son cómodas y encarecen unos dispositivos que, ya de por sí, no son baratos (y no están pensados para ello).

Si tenéis mucha curiosidad, y no queréis hacer una gran inversión (partiendo de que ya tengáis un smartphone compatible) son una buena opción, aunque necesitan un mando inalámbrico aparte y a la mayoría les falla la ergonomía. 

Nautilus VR

Funciona bajo la misma premisa de los anteriores: un dispositivo plástico en que encajamos un smartphone, que refleja la imagen estereoscópica a través de dos lentes. Sin embargo, su particularidad es que está desarrollado para usarlo bajo el agua, ya que incluye un tubo para respirar. Viendo los  mareos que causan otros dispositivos en tierra, no es difícil imaginarse la cantidad de accidentes y muertes por ahogamiento que se pueden producir al utilizar este "casco". No alcanzó su objetivo en kickstarter.

Lo que más nos gusta es que recuerda a la máscara del ninja Grey Fox en Metal Gear Solid, y lo que menos... ese tubo, por el que parece que entrará el agua, estropeará el dispositivo y matará de asfixia al usuario. 

Virtuix Omni

En este caso, no se trata de un "headset" de realidad virtual, sino de una plataforma concava (y deslizante) que funciona con las gafas y con un arma. En el E3 2015 se podía probar este periférico, y ver cómo los jugadores sudaban la gota gorda intentando avanzar por este terreno inestable sin caerse. Que no os engañe la imagen promocional con una falsa Lara Croft, porque el único juego disponible era un FPS aburrido, con gráficos anticuados y ambientación futurista. 

Project Morpheus: Kitchen

De acuerdo, esta es posiblemente la mejor aplicación de realidad virtual que hemos probado. Se trata de una demo disponible en el E3 2015, en que el jugador está atado a una silla, sin saber lo que le espera... El juego de Capcom para las gafas de PS4 es brutal. Entonces, ¿por qué lo hemos metido en esta lista? Pues porque los jugadores que prueban The Kitchen pueden perder su dignidad. Aquí tenéis un ejemplo:

 

Aquí tenéis otro ejemplo de lo que nos ofrece esta demo. Así que por ahora, queda claro que uno de los requisitos para jugar a The Kitchen es que estemos solos. La chica de aquí abajo consigue mantener el tipo hasta el final... pero acaba cayendo. 

Lecturas recomendadas